24/02/2017, 18.26
INDONESIA
Enviar a un amigo

Un tira y afloja entre el gobierno de Indonesia y Freeport McMorRan, coloso minero estadounidense

Del 10 de febrero la Freeport McMorRan Inc. Interrumpió la propia actividad minera dejando sin trabajo a miles de obreros indonesios. El motivo es una disputa entre la compañía y el Estado respecto a la cantidad de los impuestos y los acuerdos comerciales que se deben renegociar con el gobierno.

Yakarta (AsiaNews)- Desde el 10 de febrero, la Freeport McMorRan Inc. (coloso minero americano en la extracción de cobre y oro) interrumpió temporáneamente la propia actividad a causa de la rígida posición del gobierno indonesio que prohibió a la compañía de exportar metales concentrados (o sea no sin labrar). A los miles de obreros de la Freeport-cuyos establecimientos se encuentran en los montes Grasberg de Timika y en la provincia de Papuasia- se les dijo que permanezcan en sus casas porque la producción no retomará después de la firma de “nuevos acuerdos comerciales” con el gobierno.

De hace meses en Indonesia existe un tira y afloja entre la compañía minera y el Estado respecto al pago de los impuestos para exportar cobre concentrado. Recientemente, los vértices del Estado, en modo de evitar la exportación de materiales brutos. La decisión tomada por el gobierno, tiene el objetivo de establecer acuerdos comerciales “más ecuos” entre la Freeport y el país. Sin embargo, el punto crucial es el intento de controlar en modo más minucioso al coloso minero.

El 10 de febrero el ministerio de Energía y de Recursos mineros propuso la opción definitiva para la firma de un nuevo “esquema” de acuerdos económicos. Este prevé substituir el actual “contrato de negocios” (Kontrak Karya, Kk) con el así llamado “Permiso para las actividades mineras con finalidades comerciales” (Izin Usaha Pertambangan Khusus, Iupk). Este último, al contrario del “Kk” no es un acuerdo comercial, sino que atribuye al gobierno la propiedad legítima de las áreas mineras y la posibilidad de garantizar “permisos” de extracción a la Freeport.

Si la compañía se negará a firmar el lupk, esta no será más habilitada a exportar cobre concentrado y por lo tanto desarrollar cualquier tipo de negocio comercial. Además el “bloqueo” temporáneo del comercio afectaría a miles de trabajadorse indonesios que trabajan en las mineras de la Freeport.

La compañía americana siempre rechazó firmar el lupk, sosteniendo que el total de los impuestos que hay que pagar al gobierno no debería corresponder a una cifra “fijada” sino más bien a una suma establecida con regularidad en base de las leyes de recolección de impuestos (standard). En el acuerdo “Kk”, la suma de los impuestos es actualizada en el curso de un período de tiempo “concordado entre ambas partes”.

Para disminuir las tensiones y restablecer los acuerdos comerciales entre el ministerio y la Freeport, el gobierno propuso tres opciones. La primera es la firma del “lupk” por parte de la compañía, de modo que se garantice el permiso de exportar cobre concentrado mientras sean negociados los acuerdos comerciales a largo término. La segunda condición prevé que según las leyes sobre los minerales y el carbón (UU Minerba del 4 noviembre 2009), exista todavía la posibilidad de renegociar los acuerdos comerciales como son las expectativas de la Freeport. La tercera opción indica que en caso no se lograse llegar a un acuerdo, el caso sería llevado a la atención de la Corte de arbitraje internacional.

Ignitus Jonan, ministro católico indonesio para la Energía e le Recursos mineros, afirmó que la Freeport no se demostró bastante “grande” en el cumplir el pago de los impuestos estatales de los últimos años. “No es grande cuánto un elefante”, afirmó Jonan refiriéndose a la Freeport, que se habría comprometido en pagar sólo 424 millones de euros de impuestos, mucho menos de la suma pagada por las industrias del tabaco (casi 14 millardos de euros).

Al inicio, Richard C. Adkerson – administrador delegado de la Freeport – afirmó que el país ganó al menos el 60% de las entradas financieras provenientes del propio proyecto y que desde 1992 “hemos pagado más de 15 millardos de euros de impuestos”

En todo caso, como lo recuerda Jonan, hay todavía seis meses para renegociar los acuerdos.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papúa, Yakarta y la minera Freeport llegan a un acuerdo. Se salvan los puestos de trabajo
24/08/2017 18:11
Efecto pandemia: millones de nuevos pobres en el sudeste asiático
15/10/2020 16:35
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26
Coronavirus, fuerte aumento de contagios en el Sudeste asiático
23/03/2020 11:00
Acuerdo entre seis países de la ASEAN sobre la lucha contra el terrorismo islámico
25/01/2018 13:28