27/05/2020, 12.33
RUSIA
Enviar a un amigo

Rusia también ingresa a la Fase 2. Hipótesis teológicas y apocalípticas sobre el virus

de Vladimir Rozanskij

Solidaridad hacia el patriarca Kirill en el día de su onomástico. El problema del uso del coro en la liturgia. Metropolitano Ilarion: Quizás sea una guerra biológica o bio-psicológica, para controlar a las personas. El obispo Irinej de Orsk: La epidemia es uno de los signos de la venida del Anticristo. Cuatro hermanas de la Madre Teresa, infectadas por el virus.

Moscú (AsiaNews) - Aunque con lentitud, Rusia comienza a ver el fin de la fase aguda de la pandemia, pese a que los números siguen siendo preocupantes: en las últimas 24 horas, se registraron 8915 casos de Covid-19 en 83 de las 89 regiones de la Federación Rusa, de los cuales casi 3.000 fueron en Moscú, con 174 muertos (en total, desde marzo, hubo casi 4.000 personas difuntas). Las autoridades regionales, a las cuales Putin ha delegado casi todas las responsabilidades, comienzan a levantar las limitaciones que regían por el aislamiento y la cuarentena.

La Iglesia Ortodoxa, particularmente azotada por la epidemia, también suspira de alivio y comienza a permitir las celebraciones en muchas iglesias, aplacando la ira de tantos “negacionistas” ortodoxos. El patriarca Kirill (Gundjaev), que en las últimas semanas permaneció totalmente apartado en su residencia de Peredelkino, el 25 de mayo presidió  la reunión on-line del Comité patriarcal de lucha contra el coronavirus, que marcó la reapertura, siguiendo los decretos gubernamentales y regionales. Acatando estrictas medidas de distanciamiento, el día anterior, 24 de mayo, tuvieron lugar las solemnes celebraciones de los santos Cirilo y Metodio, “maestros de los eslavos” que también son conmemorados por la fiesta cívica bajo el nombre de “Día de la escritura y de la cultura eslava”. Dado que la fecha coincide con el onomástico del patriarca, todos los miembros del Sínodo felicitaron al patriarca y manifestaron su solidaridad frente a los sufrimientos que le depara este difícil período. Al mismo tiempo, expresaron su agradecimiento por el modo en que él “guía nuestra barca eclesial, y creemos que se levantará el viento y las olas del mar turbulento pronto se calmarán”. 

El miembro más autorizado del Sínodo, el metropolitano Ilarion (Alfeev) planteó sus preocupantes interpretaciones sobre el período que estamos viviendo: “Existe, junto a a hipótesis de una guerra biológica, la posibilidad de una guerra bio-psicológica, cuando se trata de infundir miedo en la población, para controlarla de una forma más radical”, afirmó Ilarion en declaraciones al canal de TV Rossija-24. Por tanto, él invitó a desarrollar una “fuerte inmunidad, no solo a nivel físico, sino también de tipo espiritual, una fortaleza del ánimo”.

Otro obispo ortodoxo, Irinej (Tafunja) de Orsk, publicó en el sitio diocesano un texto donde se examina la “Epidemia de coronavirus desde el punto de vista escatológico” y en el cual  se considera que el Covid-19 es uno de los signos de la venida del Anticristo: “Luego de los códigos fiscales con el 666, las tarjetas de crédito y otras cosas similares, hoy vemos, con la excusa del virus, otro paso más hacia el control total de cada persona. En base a los datos que se controlan se decidirá la vida económica y social de cada quien, y no se podrá vivir sin ellos. Probablemente, la próxima medida será la instalación de un chip, directamente bajo la piel, para controlar no solo la salud, sino también las emociones y las acciones de la gente”. 

Una de las cuestiones más debatidas, en el marco de la reapertura de las iglesias ortodoxas, se refiere a las celebraciones y tiene que ver con la composición de los coros litúrgicos. En efecto, la Iglesia Ortodoxa es una Iglesia “que canta”: las liturgias siempre son cantadas por los celebrantes y por el coro, en nombre del pueblo. El problema es que todo coro conlleva inevitablemente una peligrosa “aglomeración” de personas, que no permite respetar las medidas de distanciamiento. Siendo un “intercambio de alientos”, el coro es tanto más peligroso desde el punto de vista infectivo. Por el momento, la tendencia es restaurar las melodías monódicas, que se remontan a las etapas más antiguas de la liturgia ortodoxa.  

En tanto, un pequeño escándalo “negacionista” se verificó en Moscú, en este caso, en el ambiente católico: la gran comunidad de las Misioneras de la Caridad de Madre Teresa, que funciona en los alrededores de Moscú y trabaja con niños minusválidos, aparentemente no habría respetado las normas de aislamiento. Como consecuencia, 4 de las 10 hermanas contrajeron el coronavirus, además de varios voluntarios, e inclusive algunos niños alojados en el centro. Las mujeres continúan circulando por las calles de Moscú, asistiendo a las personas sin techo, con total despreocupación frente a la epidemia.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Rusia prepara los desfiles de la Victoria; suspendido el starets anti-Covid
29/05/2020 13:09
La lucha del higúmeno Sergij contra el ‘poder fuerte’ del patriarca Kirill
18/06/2020 14:31
Continúa la tragedia de la Iglesia rusa, golpeada por el Covid-19
09/06/2020 10:16
Rusia trata de superar el virus, mientras la Iglesia Ortodoxa convive con la tragedia
19/05/2020 14:04
Covid-19: Rusia pasa al segundo puesto mundial por número de infectados. Los remedios ayurvédicos y budistas
13/05/2020 10:05