30/03/2018, 13.47
SIRIA
Enviar a un amigo

Guta oriental, dan a conocer las prisiones secretas de los milicianos

Entre los detenidos en manos de las milicias de Jaych Al-Islam, figuran mujeres y niños. Los prisioneros eran víctimas de torturas, se los explotaba para la construcción de túneles secretos y eran utilizados como escudos humanos. A muchos se los encerraba en jaulas colocadas en las calles o plazas, al aire libre. Las monjas trapenses estuvieron entre los primeros que denunciaron los abusos.

Damasco (AsiaNews) – Con la caída de Guta oriental, el enclave rebelde en los suburbios de Damasco que estuvo largo tiempo asediado por el ejército del gobierno, surgen los primeros detalles sobre la violencia y los abusos cometidos por los grupos rebeldes (y yihadistas) que controlaron el área durante años. Entre éstos, figuran las milicias de Jaych Al-Islam, que encerraban a un gran número de prisioneros en cárceles improvisadas en el área de Duma, dejando tras las rejas incluso a mujeres y niños (en la foto).  

Fuentes locales informan que, durante mucho tiempo, la cuestión de los detenidos en manos del grupo rebelde fue un tema tabú entre los habitantes de Guta oriental. En efecto, se había difundido el temor de que hubiera represalias por parte de los miembros de la poderosa milicia en lucha contra el ejército del presidente sirio  Bashar al-Assad.

Los primeros que denunciaron los crímenes cometidos por las milicias fueron algunos miembros de la oposición, que hacían referencia a intimidaciones y a la práctica difundida de la tortura. Con el correr del tiempo se multiplicaron los casos de intimidación –incluso sobre civiles- y la violencia sobre los prisioneros. Muchos disidentes o combatientes de facciones rivales eran encerrados en cárceles oficiales y clandestinas, junto a civiles acusados de colaboracionismo con Damasco.

Violencia cotidiana perpetrada por milicianos con el silencio de los medios y de los gobiernos occidentales, como es subrayado en una dura carta de acusación escrita por las monjas trapenses, y tal como fuera denunciado por el nuncio apostólico, el Card. Mario Zenari. En la misiva, las religiosas han denunciado la práctica de encerrar en “jaulas de hierro” a hombres y mujeres “expuestos al aire libre y usados como escudos humanos”.  

Con la reconquista de Guta oriental, los que fueron prisioneros en otro tiempo, ahora pueden relatar el drama vivido. La suerte de militares y civiles, entre ellos, de mujeres y niños que fueron llevados del territorio en la época en que éste era fiel al gobierno, fue uno de los puntos de las tratativas entre los mediadores rusos y los  exponentes de  Jaych Al-Islam.

A excepción de la ciudad de Duma, el ejército fiel al presidente Assad ya controla el 90% del territorio que solía estar en manos de los milicianos. Según el Observatorio sirio de derechos humanos, en la ofensiva han muerto más de 1600 civiles. Fuentes locales citadas por Le Monde refieren que el 26 de marzo pasado, los soldados del gobierno liberaron cuando menos a 28 personas, soldados y civiles, que llevaban largo tiempo detenidos en las cárceles de los rebeldes.

Sin embargo, el mayor número de detenidos y prisioneros se encontraría precisamente en Duma, que aún sigue tomada por los rebeldes. Se trata de los “raptados de Adra”, miembros del servicio de seguridad, funcionarios y sus familias, que fueron capturados en 2013 en el contexto de la avanzada de los grupos anti-Assad, junto a otros grupos de prisioneros de guerra.

Los medios del gobierno sirio acusan a la cúpula de Jaych Al-Islam de haberse negado a liberar a estos detenidos durante las últimas negociaciones, llevadas a cabo la semana pasada. Los prisioneros también son retenidos por cuestiones de carácter confesional, puesto que son en su mayoría alahuitas [la etnia del presidente Assad]. Se los considera una “moneda de cambio” para futuras tratativas.

En los últimos años, las altas esferas del gobierno han privilegiados las tratativas para la liberación de oficiales y combatientes, dejando a los civiles abandonados a su suerte. Estos últimos han sido utilizados, por parte los grupos rebeldes, para la construcción de túneles en la zona asediada por los soldados del gobierno, que les permitan huir de la captura. Otros, fueron incluso torturados.

Según es referido por expertos del Centro de documentación de los abusos en Siria, el grupo combatiente de Jaych Al-Islam figura entre aquellos que han asesinado al mayor número de prisioneros. Los números son difíciles de cuantificar, aunque sigan siendo siempre inferiores a los de los de los detenidos en las cárceles del gobierno.

Los que fueron liberados como consecuencia de las tratativas, describen un clima de violencia y terror. Las mujeres y los niños eran separados de los hombres, algunos eran encerrados en jaulas colocadas en las calles y en las plazas de la ciudad, y utilizados como escudos humanos para protegerse de los ataques de fuerza aérea siria y del aliado ruso. Aún hoy, entre las decenas de detenidos que siguen en manos de grupos rebeldes y yihadistas, hay mujeres y niños pertenecientes a las minorías religiosas.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Vicario de Alepo: la cumbre entre Irán, Turquía y Rusia es un paso hacia la paz. Pero Occidente da miedo
28/08/2018 10:42
Líderes de Rusia, Turquía e Irán se reúnen en Ankara, en busca de un acuerdo sobre Siria
03/04/2018 11:03
Guta oriental: continúa la evacuación, miles de rebeldes han abandonado el área
26/03/2018 10:58
Siria: peligra la frágil tregua de la ONU y hay nuevos bombardeos del gobierno en Guta oriental
26/02/2018 10:27
El Consejo de seguridad de la ONU vota la resolución para una tregua en Siria. Dudas sobre Rusia
23/02/2018 10:16