10/03/2020, 15.57
CHINA
Enviar a un amigo

Policía y censura, para el ‘show’ de Xi Jinping en Wuhan (Vídeo)

de Lu Haitao

La policía y las fuerzas de seguridad, custodiando los apartamentos con vista a las calles que iba a recorrer Xi Jinping. Estudiantes de la escuela secundaria y universitarios, obligados a asistir a lecciones de política on-line, que exaltan el rol de Xi. La gente, cansada del bombardeo de la propaganda. Un libro sobre las proezas del Partido en la lucha contra el coronavirus, retirado, en silencio, de las librerías. Las enfermeras, usadas como instrumentos de propaganda. Silencio sobre el apriete a los doctores que denunciaron el brote de la epidemia.

Beijing (AsiaNews) – Para muchos habitantes de Wuhan, la ciudad devenida epicentro de la epidemia de coronavirus, la visita del presidente Xi Jinping a Wuhan ha sido un lisa y llanamente, un “show”. 

Xi arribó hoy a Wuhan y habría visitado hospitales y barrios residenciales. Según Xinhua, él se habría dirigido al hospital de Huoshenshan, uno de los construidos a toda prisa para alojar a los enfermos de coronavirus. Sin embargo, las fotos de Xinhua muestran a Xi sentado en una suntuosa sala de conferencias, mientras habla -por vídeo - con médicos y pacientes. En tanto, casi como proclamando la victoria sobre la epidemia, los medios oficiales anunciaron que todos los hospitales improvisados montados en salas y estadios habían sido clausurados. 

En las redes sociales, la gente de Wuhan compartió fotos y vídeos que muestran un imponente despliegue de efectivos de la policía y de seguridad en las viviendas particulares (fotos 2 y 3), con policías sentados en el balcón con vista a la calle visitada por Xi. Otros vídeos muestra una masiva presencia policial luego de que Xi dejó el área. 

Hace algunos días, varios habitantes gritaron “¡Falso! ¡Es todo falso!” mientras la vice-premier Sun Chunlan realizaba una visita a un barrio de la ciudad. Las reacciones despertaron mucho interés en la web. 

Cabe notar que las escuelas y universidades de China continúan cerradas. Sin embargo, el Ministerio de Educación ha ordenado a lo estudiantes del nivel secundario y universitario que sigan online los cursos de política que exaltan el liderazgo de Xi y las capacidades del Partido Comunista. 

La epidemia ha manchado la reputación del Partido Comunista, y los líderes de Beijing están haciendo todo a su alcance para restaurar la confianza y el control sobre la población. Los medios oficiales exaltan a Xi, quien habría dado órdenes para hacer frente a la epidemia. En realidad, Xi había designado al premier Li Kequiang como responsable del grupo de gestión, pero el rol de Li fue dejado de margen. 

El descontento de la población hierve doblemente por el debilitamiento de la economía, que también es víctima del coronavirus. Beijing comienza a entender que la gente está cansada del bombardeo de propaganda, que arriesga ser contraproducente. Wang Zhonglin, el secretario del Partido en Wuhan, ha dicho a la población que debe estar agradecida al Comité Central del Partido y a Xi Jinping, pero se topó con una fuerte reacción del público. Fue así que los discursos de Wang fueron eliminados de los medios oficiales. A fines de febrero, el Departamento de Propaganda del Partido había anunciado la publicación de un libro de alto perfil, que exaltaba el rol de Xi, titulado: “Una batalla contra la epidemia: el combate de China contra el Covid-19”. Lo cierto es que silenciosamente, el libro desapareció de los escaparates de las librerías. 

Si bien los medios oficiales elogian la labor de médicos y enfermeros, reprimen sus voces, Doctores como Li Wenliang, que había revelado el inicio de la epidemia, fueron amenazados por la policía. Li Wenliang, un oftalmólogo del Hospital central de Wuhan, murió por la infección. Otros dos oftalmólogos del mismo hospital fallecieron mientras desempeñaban su trabajo. Lo que los medios no dicen es que los dos oftalmólogos eran colegas de Li Wenliang. 

Por otro lado, Beijing exalta a Li Wenliang como un miembro leal al Partido Comunista, pero censura todos los artículos que lo mencionan. La madre de Li insiste en que su hijo era inocente, y exige explicaciones a las autoridades. A principios de febrero, Beijing anunció una investigación sobre la muerte de Li, pero ésta aún no ha arrojado resultados. Los policías que amenazaron a Li y los medios oficiales que ridiculizaron sus palabras, equiparándolas como una fake news apocalíptica, no fueron castigados.

Ai Fen es médica en el hospital central de Wuhan. Ella reveló a los medios que fue amenazada por el jefe del hospital, por haber compartido algunas informaciones online. Ai Fen dijo que fue criticada, y que se sentía en falta al ver cada vez más colegas infectados. La entrevista con Fein fue eliminada de inmediato. 

Beijing ha admitido que más de 3.000 miembros de personal, sumando médicos y enfermeros, se infectaron antes de principios de enero. En tanto, en los medios oficiales aparecen enfermeras encinta que dicen estar dispuestas a trabajar, y que aceptan cortar su cabello (foto 4). El gobierno explica que las enfermeras han aceptado rasurarse completamente, por razones de higienes. Sin embargo, la gente critica estos artículos y dice que las autoridades usan a estas mujeres como instrumento de propaganda.  

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Primera visita de Xi a Wuhan. Los elogios del Partido, las críticas de la gente
10/03/2020 11:55
Medios del Partido publican un vídeo de Wuhan que critica a los líderes: ‘¡Falsos y formalistas!’
06/03/2020 16:06
Llamamiento de académicos chinos: No permitan que la muerte de Li Wenliang sea en vano
08/02/2020 13:11
Guangdong: el 14% de los pacientes curados vuelve a ser portador del virus
26/02/2020 10:31
Coronavirus: más de 3.000 médicos infectados; 1.600, en condiciones graves; 21 muertos
25/02/2020 11:27