10/09/2019, 13.40
EMIRATOS-OMAN
Enviar a un amigo

Vicario de Arabia: una ‘fiesta’ la inauguración de la nueva iglesia en Omán, tierra para descubrir

La apertura de la parroquia de san Francisco Javier en Salalah un “evento extraordinario” en un clima de “gran serenidad”. Entre los desafíos de una comunidad de migrantes la pérdida del trabajo y las perspectivas para los jóvenes. La fe “única estabilidad, unida al entusiasmo de la gente”. Mascate mantiene una posición de apertura y esto permite negociar dentro de los conflictos.

 

Abu Dhabi (AsiaNews)- Para los católicos de Omán la apertura de la nueva iglesia Salalah, un centro “mil Km al sur de la capital Mascate” fue “un evento extraordinario” en un contexto de “gran fiesta para una entera comunidad”. Es cuanto narra a AsiaNews, Mons. Paul Hinder, vicario apostólico de Arabia meridional (Emiratos Árabes Unidos, Omán y Yemen), desde hace poco volvió a los Emiratos después de un viaje al vecino Omán para la inauguración de la parroquia de S. Francisco Javier. “Para los fieles de la zona- subraya el prelado- no sucede a menudo ver reunidos a 3 obispos y un grupo nutrido de sacerdotes y religiosas”. 

“Durante la tarde del 7 de septiembre- se realizaron los festejos con los representantes del gobierno y del ministerio de Asuntos religiosos. El día sucesivo de la dedicación de la iglesia y la celebración. Para los católicos locales no estaba descontada la presencia, porque para ellos era un día de trabajo. Las celebraciones iniciaron a las 7 de la tarde y muchos permanecieron hasta después de las 22 hs, para luego realizar un largo camino para volver a casa. Pero han hecho de todo para estar presentes y su serenidad dio vida a un clima extraordinario”.

El lugar de culto, construido en poco menos de un año y medio en un terreno cedido por el sultán, dispone de 600 puestos para sentarse, un balcón con vista hacia el altar y una sala polifuncional, donde entran unas mil personas. “La comunidad católica de Omán, cuenta Mons. Hinder- está bien y está viva. Tenemos 4 parroquias, 2 en la capital que están floreciendo y de otras 2, una en el norte y la otra en Salalah, en el sur”.

¿Los problemas? La “pérdida del trabajo” narra el vicario “y por esto no pocos deben volver a sus propios países. De aquí la leve disminución de los católicos, pero que hasta ahora no alcanzó niveles dramáticos. Sin embargo, sobre el futuro no se pueden hacer previsiones a causa de la crisis económica y de sus posibles desarrollos”.

El desafío, prosigue Mons. Hinder, es “dar fuerza a los fieles de vivir esta situación de inseguridad en una cierta serenidad. También permanece la preocupación para los jóvenes, porque no hay escuelas católicas y no es fácil mantenerlos en contacto entre ellos. Muchos después de la graduación vuelven a sus países de origen. La realidad sigue siendo muy fluida, como en los otros países también en Omán estamos frente a una Iglesia de migrantes, que falta de estabilidad. Es más, la fe es nuestra única estabilidad, unida al entusiasmo de esta gente que me asombró y llenó de alegría”.  

Para garantizar una mayor estabilidad sería importante construir otros lugares de culto, de los cuales se siente la necesidad pero por el momento no hay nuevos proyectos en tal sentido. Las relaciones con los vértices institucionales y religiosos (musulmanes) son buenas y “justamente ayer-cuenta el vicario-me encontré con el ministro para los Asuntos religiosos para discutir algunos temas de interés común”. “Las relaciones son buenas- confirma el prelado-si bien no hay todavía relaciones oficiales entre la Santa Sede y el Sultanato de Omán. Pero, estamos trabajando en esta dirección”.

Artífice de aquella que las investigaciones definen a la sociedad más “felices” de la región al sultán Qaboos bin Said Al Said, pero que, es anciano y está enfermo y se encuentra en debe afrontar el pasaje de poderes con el objetivo de salvaguardar los principios cardinales. La dirigencia trata de mantener una cierta neutralidad frente a las crisis regionales y mundiales, gracias también a la naturaleza específica del islam profesado en sus confines, Se trata de mantener buenas relaciones con Irán, sin contrariar a los sauditas. Un camino que le valió la definición de “Suiza de Oriente Medio”.

Omán, recuerda Mons. Hinder, “conserva una posición de apertura hacia todos y esto le permite negociar dentro de los conflictos”. Por otro lado el rol del sultán fue fundamental también en la liberación del p. Tom, el sacerdote salesiano indio raptado en Yemen en un reciente pasado. La población es muy agradable-concluye el prelado- no excluye la presencia extranjera y yo mismo jamás he encontrado dificultad en las relaciones. También a nivel turístico es una nación interesante y para descubrir, también y sobre todo en este período en el cual Yemen está cerrado (a causa de la guerra) y no es posible entrar”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Salalah, autoridades musulmanas y un millar de fieles en la inauguración de la nueva iglesia
09/09/2019 15:59
Omán, líderes políticos y religiosos dieron el último adiós al sultán Qabus. El sucesor, a favor de una continuidad
13/01/2020 14:07
Vicario de Arabia: el corazón 'desmilitarizado' de los cristianos, contra los conflictos y la violencia
11/01/2020 10:53
Fe, diálogo y solidaridad: los jóvenes de Arabia se preparan para el Sínodo
24/11/2017 13:23