09/06/2018, 14.02
ISRAEL-PALESTINA
Enviar a un amigo

Uri Avnery: 'Gaza, de segunda Singapur a prisión al aire libre'

de Uri Avnery

El gran estadista condena a su país por la situación de la Franja. El vacío dejado en Gaza por el retiro deseado por Sharon. El nacimiento de Hamas, sostenida por los servicios secretos israelíes que querían dañar al OLP. El bloqueo rígido y el círculo vicioso de la violencia. Ahora, los palestinos intentan la resistencia no-violenta, desplazando al ejército israelí.          

Jerusalén (AsiaNews)- Gaza, fuerte cuánto la muerte es el amor. Es el jeugo de palabras (en hebreo “aza”  significa sea fuerte Gaza) con el cual l estadista Uri Avnery inicia la narración en la cual retoma el hilo de la ruina de Gaza que de posible “segunda Singapur” pasó a ser una prisión al aire libre. Avnery condena a Israel: Ariel Sharon retira las tropas y las colonias de la Franja sin consignarla a “nadie”. “Pero la naturaleza odia los vacíos” y el poder de la Franja se llenó de islamistas de Hamas. Grupo de la inteligencia israelí que sostiene contra la Organización para la liberación de Palestina (OLP). De aquí, inicia el férreo bloqueo de la Franja y el inicio del “círculo viciosos” de las violencias. Y ahora llega la resistencia no-violenta de los palestinos.

Ayer, en 5 puestos de control a lo largo de la frontera con Israel, unas 10 mil personas han participado a la “Marcha del millón para Jerusalén”: la enésima protesta de la “Marcha del retorno”, serie de manifestaciones con las cuales los palestinos reivindican el derecho de volver a sus tierras ancestrales. Una vez más, el ejército israelí reaccionó con violencia, matando a 4 personas e hiriendo a más de 600, 117 con heridas de armas de fuego.

¡Oh Gaza! Fuerte, cuánto la muerte es el amor.

Siempre amé a Gaza. Es un juego de palabras. El Cantar de los cantares de la Biblia nos dice que el amor es tan fuerte como la muerte. Fuerte en hebreo es “aza”. “Aza” en hebreo es también el nombra de Gaza.

Viví tantas horas felices en Gaza. Tenía muchos amigos allí. Desde el doctor Haidar Abd al-Shafi, de izquierda, a Mahmoud al-Zahar, islamista ahora ministro de Exteriores de Hamas.

Stuve allí cuando Yasser Arafat, l hijo de una familia gazawa, volvió a casa. Me pusieron en primera fila en el recibimiento en la frontera de Rafah y aquella noche me recibió en el hotel a lo largo de la playa de Gaza, sentándose junto a mí en un palco durante una conferencia de prensa.

Nos vimos amigablemente en varias oportunidades en la Franja de Gaza, en los campos de refugiados y por las calles de Gaza city. En todos lados, hemos hablado de paz y del lugar que Gaza ocuparía en el futuro Estado de Palestina.

Bien, ¿pero es entonces Hamas, la terrible organización archi-terrorista?

Al inicio de los años noventa, el Premier Yitzhak Rabin, exiló a 15 eminentes islamistas de Gaza al Líbano. Los libaneses no los dejaron entrar y los exilados tuvieron que vegetar por 1 año al aire libre, en la frontera.

Protestamos contra la expulsión y colocamos tiendas frente a la oficina del Premier en Jerusalén. Permanecimos allí 45 días con sus noches, incluidos en algunos en que nevaba. En el campo éramos hebreos y árabes, incluidos algunos islamistas árabes-israelíes. Pasamos largas jornadas y noches discutiendo sobre política. ¿Referente a qué? En lo que se refería a la paz, es obvio.

Los islamistas eran personas gentiles y trataban a mi esposa, Raquel, con la misma gentileza.

Cuando los exilados al final obtuvieron el permiso de volver a casa, fue organizado un recibimiento para ellos en la más grande sala de Gaza. Fui invitado, junto a un Grupo d compañeros, luego también participamos de un banquete.

Reporto todo esto para describir la atmósfera de ese tiempo. En cada cosa que yo decía reafirmaba que era un patriota israelí. Apoyaba la paz para los dos Estados. Antes de la primer Intifada (iniciada el 9 de diciembre de 1987) Gaza no era un lugar de oscuro odio. Por el contrario.

Masas de trabajadores atravesaban los puestos fronterizos cada mañana para ir a trabajar a Israel y así mismo los comerciantes vendían sus productos en Israel o atravesaban Israel para ir a Jordania, también recibían sus mercaderías en puertos israelíes.

Entonces ¿cómo logramos-nosotros, el Estado de Israel-transformar Gaza en lo que es hoy?

Era el verano de 2005, el entonces Premier Ariel Sharon decidía cortar todos los ligámenes con la Franja de Gaza. “Arik”, soldado de corazón, había decretado que el costo de la ocupación de la Franja era más alto que los beneficios. Entonces él retiró el ejército, los colonos y entregaba la Franja-¿a quién? A nadie.

¿Por qué a ninguno? ¿Por qué no al OLP que era la autoridad palestina ya reconocida? ¿Por qué no, dentro de un contexto de un acuerdo? Porque Arik odiaba a los palestinos del OLP y a Arafat. No quería saber nada con ninguno de ellos. Por esto dejo la Franja y basta.

Pero la naturaleza odia los vacíos. Una autoridad palestina se creó en Gaza. Las elecciones democráticas se realizaron y Hamas ganó en toda Palestina. Hamas es un partido religiosos-nacionalista que en su origen fue sostenido por los servicios secretos israelíes (Shin Bet) para perjudicar al OLP. Cuando el OLP no aceptó los resultados electorales, Hamas tomó el poder n Gaza por la fuerza. Y así se vino a crear la situación actual.

Durante todo este tiempo teníamos todavía una opción positiva.

La Franja de Gaza podía convertirse en una floreciente isla. Los optimistas hablaban de una “segunda Singapur”. Hablábamos de un puerto en Gaza, con la debida inspección de los bienes que entraban a Gaza o en un puerto neutral en el extranjero. Un aeropuerto en Gaza, con la apropiada inspección de seguridad, fue construido, usado y después destruido por Israel.

Y ¿qué hizo el gobierno israelí? Obviamente, lo exactamente opuesto.

El gobierno sometió a la Franja de Gaza a un bloqueo rígido. Todas las conexiones entre la Franja y el mundo externo fueron cortadas. El aprovisionamiento podía llegar sólo a través de Israel. Israel aumentaba o reducía las importaciones de los bienes esenciales según su capricho. La cuestión de la nave turca Mavi Marmara, asaltada en un modo sanguinario cerca de la costa de Gaza, enfatizó el total aislamiento.

Ahora la población de Gaza alcanzó los 2 millones. Muchos de ellos son prófugos provenientes de Israel, que fueron expulsados durante la guerra de 1948. No puedo decir que soy inocente-mi unidad del ejército combatió en el sur de Palestina. Lo vi suceder. He escrito sobre esto.

El bloqueo creó un círculo vicioso. Hamas y las organizaciones más pequeñas y más extremistas) han llevado adelante hechos de resistencia (o “terror”). Como reacción, el gobierno israelí intensificó el bloqueo. Los gazawi respondieron con mayor violencia. El bloqueo empeoró. Y así en adelante, hasta esta semana.

¿Y en lo que se refiere a la frontera sur de la Franja? En un modo más bien extraño, Egipto coopera con el bloqueo israelí. Y no sólo por la mutua simpatía entre el dictador militar egipcio Abd al-Fatah al-Sisi y los dirigentes israelíes. Existe también una razón política: el régimen de al-Sisi odia a los Hermanos Musulmanes, su oposición prohibida que considera a la organización como madre de Hamas.

También el régimen del OLP en Cisjordania coopera con el bloqueo israelí contra Hamas, que es su principal adversario en el cuadro político palestino.

Así la Franja de Gaza permanece completamente aislada, sin amigos. Excepto algunos amigos idealistas alrededor del mundo, que son muy débiles para hacer la diferencia. Y naturalmente, Hezbolá e Irán.

Por ahora prevalece un cierto equilibrio. La organización gazawa realiza ataques violentos, que no provocan un real daño al Estado de Israel. El ejército israelí no desea ocupar d nuevo la Franja. Luego, los palestinos han descubierto una nueva arma: la resistencia no-violenta.

Hace muchos años, un activista árabe-americano, pupilo de Martin Luther King, fue a Palestina a predicar este método. No encontrando quien lo escuchara, volvió a los EEUU. Luego, al inicio de la segunda Intifada, los palestinos intentaron este sistema. El ejército israelí reaccionó a puro fuego vivo. El mundo observa la foto de un niño agredido mientras estaba en los brazos de su padre. El ejército niega toda responsabilidad, como siempre. La resistencia no-violenta muere con el niño. La intifada pretendió muchas víctimas.

La verdad es que el ejército israelí no tiene una respuesta para la resistencia no-violenta. En una tal campaña, todas las cartas están en manos de los palestinos. La opinión pública mundial condena a Israel y aplaude a los palestinos. Por lo tanto, la reacción del ejército es abrir fuego, de modo tal que inducen a los palestinos a realizar acciones violentas. Con esas, el ejército sabe cómo obrar.

La resistencia no-violenta es un instrumento muy difícil. Se necesita de una enorme fuerza de voluntad, un severo auto-control y superioridad moral. Estas cualidades se pueden encontrar en la cultura india, que dio el nacimiento a Gandhi y en la comunidad americana negra de Martin Luther King. No existe una tradición similar n el mundo musulmán.

Por esto es sin duda sorprendente que en la frontera de Gaza ahora los manifestantes estén encontrando las fuerzas en sus corazones. Los eventos del Lunes Negro, el 14 de mayo, sorprendieron al mundo. Masas de seres humanos desarmados, hombres, mujeres y niños han desafiado con valentía a los francotiradores israelíes. No llevaban armas. No “asaltaron el recinto”, una mentira difundida por el aparato propagandístico israelí. Se quedaron parados, expuestos a los francotiradores y fueron asesinados.

El ejército israelí está convencido que los habitantes de Gaza no superarán la prueba, que volverán a la inútil violencia. El pasado marte (29 de mayo, Ndr) pareció que esta afirmación fuese correcta. Una de las organizaciones de Gaza realizó un “acto vengativo”, lanzando más de cien ataques con morteros hacia Israel, sin provocar daños. Fue un gesto inútil. Un hecho violento no tiene la posibilidad de herir a Israel. Entrega sólo municiones para la propaganda israelí.

Cuando se piensa en la lucha no violenta, habría que recordarse de Amritsar. Es el nombre de una ciudad india donde, en abril de 1919, soldados bajo el mando británico abrieron un fuego homicida contra los manifestantes indios no-violentos, matando al menos a 379 e hiriendo cerca de 1200. El nombre del comandante, el coronel Reginald Dyer, entró en la historia, para su eterna vergüenza. La opinión pública británica quedó enmudecida. Muchos históricos creen que ese fue el inicio del fin del control británico en India.

El “lunes Negro” en la frontera de Gaza recuerda uno de estos episodios.

¿Cómo terminará?

Hamas ofreció una “Hudna” por 40 años. Una Hudna es un armisticio sagrado, que ningún musulmán se atrevió a romper.

Ya mencioné a los cruzados, que permanecieron en Palestina por casi 200 años (más que nosotros, por el momento). Ellos concordaron o entraron en diversas Hudna con los Estados musulmanes hostiles que lo circundaban. Los árabes se abstuvieron con rigor.

La pregunta es: ¿El gobierno israelí es capaz de aceptar una Hudna? Después de haber incitado a las masas de sus seguidores y haberlos llenado de odio mortal contra el pueblo de Gaza en general y Hamas en particular, ¿osaría aceptar?

Mientras los habitantes de la Franja de Gaza están estrangulados, privados de remedios, de suficiente comida, de agua potable, de electricidad, ¿nuestro gobierno caerá en la trampa de la ilusión y creerá que Hamas colapsará?

Ciertamente no sucederá. Como cantábamos en nuestra juventud: “Ningún pueblo se retira de las trincheras de su vida”

Como los mismos hebreos están demostrando desde hace siglos, no hay límite sobre lo que un pueblo pueda soportar cuando su existencia está en juego.

Esto es lo que nos cuenta la historia.

Mi corazón está con el pueblo de Gaza.

Quiero pedirles perdón, en mi nombre y en el de Israel, mi país.

Sueño el día en que todo esto cambiará, el día en el cual un gobierno más sabio aceptará una Hudna, abrirá las fronteras y permitirá al pueblo de Gaza volver al mundo.

También ahora, yo amo a Gaza, con el amor que la Biblia dice: ser fuerte cuánto la muerte.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Decenas de miles de personas en los funerales por los muertos de Gaza. Protestas y huelgas en Cisjordania
15/05/2018 17:20
Más muertos y heridos en Gaza: 'Israel no es capaz de entender el grito del pueblo palestino'
21/04/2018 15:42
Masacre de Gaza: las reacciones del mundo
15/05/2018 10:48
Activistas israelíes: la ‘vergüenza’ de Israel en Gaza
03/04/2018 14:46
Gaza, ‘Jornada de la Tierra’ y el derecho al retorno de los refugiados
30/03/2018 14:56


Viajes