05/07/2018, 13.49
CHINA - EEUU
Enviar a un amigo

Por qué a China no le conviene boicotear marcas de los EEUU

Los expertos resaltan que muchas marcas de los EEUU presentes en China son cogestionadas por empresas locales. La idea de Beijing, de ejercer un boicot contra las marcas estadounidenses, podría terminar perjudicando la economía local. Además de la aplicación de aranceles, Xi Jinping piensa en cómo poner en aprietos a las empresas americanas que operan en suelo chino. “No hay producto estadounidense vendido en China ni sociedad estadounidense que invierta en China, que pueda considerarse a salvo de sus represalias”.

Beijing (AsiaNews/Agencias) – Boicotear las marcas americanas no es conveniente para Beijing. En efecto, los expertos resaltan que muchas grandes empresas y marcas estadounidenses que operan en suelo chino son cogestionadas por empresas locales. Algunas de éstas incluso tienen el respaldo del Estado.

La lista abarca marcas como Coca-Cola, Walt Disney y McDonald’s. Ciertos economistas destacan el hecho de que estas grandes marcas son controladas por empresas y fondos de inversión chinos. Por ejemplo, McDonald's, cuya casa central se encuentra en Illinois, posee apenas el 20% de la empresa que opera en China, siendo que en julio de 2017 cedió el 80% a Citic Ltd y a otros inversionistas chinos. En el rubro de cadenas de comidas rápidas, en abril del año pasado, Coca-Cola vendió su establecimiento embotellador en China a Cofco y a la Hong Kong Swire Pacific. En una misma situación se encuentra Disneyland en Shanghái, donde la marca americana es una mera accionista minoritaria. La administración del parque está a cargo de Shanghai Shendi Group, un consorcio de gestión estatal, que posee el 57% del establecimiento. Disneyland abrió sus puertas en 2016 y atrajo a más de 11 millones de visitantes en el primer año.

“No existe la presa perfecta, si nos referimos a las marcas de los EEUU en China”, dice Tom Orlik, el jefe del equipo de economistas de Bloomberg Economics en su sede de Beijing. “El riesgo es que China termine golpeándose con sus propias manos”. El analista en política china de Gavekal Dragonomics, Yanmei Xie, declara: “No hay producto estadounidense vendido en China ni sociedad estadounidense que invierta en China, que pueda considerarse a salvo de las represalias de Xi Jinping”. En efecto, además de aplicar aranceles a los productos provenientes de los EEUU, Beijing piensa castigar a las empresas estadounidenses a través del aumento de gastos administrativos y burocráticos. Sin embargo, debe tomarse en consideración que las exportaciones chinas hacia los Estados Unidos rondaron los 505 millardos de dólares durante el año pasado, en tanto las importaciones de los Estados Unidos giraron en torno a los 130 millardos de dólares.

De todas maneras, Xi Jinping podría inclinarse por asumir el riesgo, y boicotear las marcas de los EEUU. De hecho, no sería el único en afrontar el peligro de sufrir daños colaterales. Además, no todas las marcas americanas presentes en China tienen una participación local. Como consecuencia, Beijing podría optar por castigar a estas últimas y evitar afectar a aquellas marcas cuya gestión es manejada en forma conjunta con las empresas chinas.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
La guerra del aluminio, entre Washington y Beijing
28/02/2018 10:47
Washington expulsa a 35 diplomáticos rusos. Moscú espera a Trump
30/12/2016 09:48
Guerra de aranceles: Trump anuncia nuevas tarifas por un valor de 200 millardos
18/09/2018 14:36
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26