21/03/2019, 13.06
NUEVA ZELANDA - ISLAM
Enviar a un amigo

Pierde a su esposa en los ataques de Christchurch pero perdona al asesino

Farid Ahmed se mudó a Nueva Zelanda en 1988. Desde 2013, el hombre está confinado a una silla de ruedas debido a un accidente de tráfico. Durante el ataque, su esposa Husna salvó a un grupo de fieles. Mientras regresaba para ayudarlo, la mujer recibió en la espalda los disparos de Brenton Tarrant.

Wellington (AsiaNews / Agencias) - El dolor, la fuerza para perdonar y el coraje de decir: "Todavía te amo". Farid Ahmed (foto), un bangladesí de 59 años, perdió a su esposa Husna en los ataques contra la comunidad islámica en Christchurch, pero aseguró "no albergar resentimiento" contra el asesino, el australiano Brenton Harrison Tarrant de 28 años. Armado con rifles de asalto, el 15 de marzo, el supremacista blanco realizó una acción terrorista que mató a 50 personas: 42 en la mezquita de Al Noor y ocho en la de Linwood.

Farid Ahmed se mudó a Nueva Zelanda en 1988. Seis años más tarde, se unió a la mujer con la que se casaría el mismo día en que llegó a Oceanía. Desde 2013, el hombre está confinado a una silla de ruedas debido a un accidente de tráfico. Cuando Tarrant irrumpió en la mezquita de Al Noor disparando indiscriminadamente, Husna Ahmed estaba en el área reservada para mujeres. "Mantengan a sus hijos, vengan por aquí", gritó mientras conducía a un grupo de fieles por una puerta lateral. Una vez que las mujeres y los niños estuvieron fuera de peligro, Husna regresó a la mezquita para ayudar a su esposo. Pero mientras corría, fue muerta a tiros por la espalda.

"Me preguntaron:"¿Qué sientes acerca de la persona que mató a tu esposa? Contesté: "Amo a esa persona, porque es un ser humano, es mi hermano", dice Farid Ahmed. El hombre dice que no puede odiar a Tarrant: "No apruebo lo que hizo, está mal". Pero tal vez estaba herido, tal vez algo sucedió en su vida... pero al final es mi hermano. Le he perdonado y estoy seguro que si mi esposa estuviera viva, ella haría lo mismo".

Durante las noches de insomnio dedicadas al luto, los pensamientos de Farid a menudo volvían al asesino: "Se me ocurrió que quería darle un abrazo", dice. “Ojalá pudiera conocer a su madre y abrazarla, y luego decirle: "Tú eres mi tía". Desearía tuviera una hermana para abrazarla y decirle: "No eres diferente de mis hermanas". Algunas personas pueden llamarme loco, pero hablo desde el fondo de mi corazón, no estoy fingiendo: si tuviera la oportunidad, lo abrazaría".

Farid espera que la persona responsable de la masacre, y aquellos que comparten sus ideologías, reflexionen sobre lo que ha sucedido y cambien vidas. "Todo ser humano - concluye el hombre - tiene dos lados: uno malo y otro compasivo. Saca este último, en lugar de matar y odiar ... Ojalá pudiera decirlo. Me sentiría honrado si pudiera llevar a una persona de la crueldad a la generosidad".

Días después de la masacre, continúan las manifestaciones de solidaridad de los neozelandeses, todavía sacudidas por el episodio más grave de violencia en la historia moderna del país. Mientras tanto, el gobierno toma medidas para prevenir tragedias similares. La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, declara hoy que las ventas de armas militares semiautomáticas serán prohibidas por nuevas leyes más estrictas. La policía anuncia que ha identificado a todas las víctimas de los ataques, dando luz verde a su entierro.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Christchurch, llevar el velo islámico ‘por solidaridad’ es ‘ambiguo’
28/03/2019 13:17
Misionero en Mindanao: Que desde Christchurch nazca el espíritu de ‘fraternidad humana’
21/03/2019 17:53
Iglesias pakistaníes en alerta máxima tras los atentados en Nueva Zelanda
19/03/2019 13:22
Masacre de Christchurch: el mundo se solidariza con Nueva Zelanda y con los musulmanes
18/03/2019 15:29
Daca: cristianos, musulmanes e hindúes condenan el ataque a las mezquitas de Christchurch
18/03/2019 14:39