21/09/2018, 12.48
CHINA
Enviar a un amigo

Petición de 297 líderes protestantes: que Beijing detenga su violencia contra los cristianos

El documento denuncia la destrucción de iglesias, destrucción de cruces, prohibición de educar religiosamente a los niños, presiones para adherir a estructuras controladas por el Partido. Estudioso: “Algunos sugieren que, ya que la fidelidad de los cristianos es antes a Dios y no al Partido comunista, existe un conflicto de intereses que el Partido considera que pueda obstaculizar potencialmente el proceso de unificación”

 

Beijing (AsiaNews)- Una petición firmada por 297 pastores protestantes de 21 provincias autónomas chinas al gobierno para que detenga su “acción violenta” contra los cristianos y de aceptar la distinción entre la Iglesia y el Estado.

En la petición ellos, demuestran valentía, denunciando que desde cuando entraron en vigor los nuevos reglamentos religiosos (1 de febrero) la presión contra las iglesias chinas aumentó, provocando “acciones violentas… sin precedentes desde fines de la Revolución cultural”.

“En setiembre de 2017- se lee en la petición- el Consejo de Estado emitió el nuevo Reglamento sobre la Administración de los asuntos religiosos e inició a implementar estos reglamentos en febrero de 2018. Desde entonces, las iglesias cristianas en toda China sufrieron diversos grados de persecución, desprecio e incomprensiones de parte de entes del gobierno durante los cultos públicos y las prácticas religiosas, comprendidas varias medidas administrativas que intentan alterar y distorsionar la fe cristiana. Algunas de estas acciones violentas no tienen precedentes desde que terminó la Revolución cultural”.

“Estas acciones comprenden las demoliciones de cruces que estaban sobre los edificios eclesiásticos, la remoción violenta de expresiones de fe como cruces y versículos expuestos en las casas de los cristianos, las amenazas a las iglesias para hacerlas adherir a las organizaciones controladas por el gobierno, la imposición a las iglesias de exponer la bandera nacional o cantar canciones que elogian al Estado y a los partidos políticos, la prohibición a los niños cristianos de poder entrar en las iglesias para recibir una educación religiosa y la negación a los creyentes del derecho a reunirse libremente”

Estas acciones, prosigue el documento, no son sólo “injustas” y “un abuso del poder del gobierno”, sino que también “violan los derechos humanos de la libertad de religión y de conciencia y los principios del derecho universal”.

Por otra parte, “Las Iglesias cristianas están dispuestas a obedecer a las autoridades en China que Dios ha nombrado y a respetar a la autoridad del gobierno de guiar la sociedad. creemos y estamos obligados a enseñar a todos los creyentes que la autoridad del gobierno proviene de Dios y que hasta que el gobierno no se exceda las fronteras del poder seglar indicado en la Biblia y no interfiera o no viole nada en lo relacionado con la fe o el bien del alma, los cristianos están obligados a respetar a las autoridades, a rezar con fervor por el bien de ellas y a rezar intensamente por la sociedad china. Por el bien del Evangelio, estamos dispuestos a sufrir los daños causados por la injusta aplicación de la ley. Por amor a nuestros a nuestros conciudadanos, estamos dispuestos a renunciar a todos nuestros derechos terrenos”.

“Por este motivo, creemos y estamos obligados a enseñar a todos los creyentes que todas las verdaderas iglesias en China que pertenecen a Cristo deben aceptar el principio de la separación entre Iglesia y Estado y deben proclamar a Cristo como único jefe de la Iglesia. Declaramos en materia de conducta externa, las iglesias están dispuestas a aceptar el control legal por parte de la administración civil o de otros departamentos gubernamentales como hacen otras organizaciones sociales. Pero en ninguna circunstancia alentaremos a nuestras iglesias a unirse a una organización religiosa controlada por el gobierno, a registrarse en el Departamento de la administración religiosa o a aceptar cualquier tipo de afiliación. Además no aceptaremos ninguna ‘prohibición’ o ‘enmienda’ impuesta a causa de nuestra fe. Por amor al Evangelio, estamos dispuestos a soportar todas las pérdidas de nuestra libertad y de nuestras vidas”.

La actitud de las autoridades, según Aaron Ma, un investigador con sede en Asia per Open Doors International, demuestra que los cristianos son un enigma para el Partido comunista chino: “El PCC cree que la Iglesia sea una fuerza desestabilizadora, pero no porque sea mala; de hecho, las comunidades y las autoridades locales tienden a creer que los cristianos son buenas personas. Algunos sugieren que, ya que la fidelidad de los cristianos es ante todo y antes a Dios y no al Partido comunista, existe un conflicto de intereses que el Partido considera pueda obstaculizar potencialmente el proceso de unificación. Otros están más preocupados de lo que perciben como un potencial ‘caos’ que deriva del gran número de cristianos”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Henan, suprimida una Iglesia doméstica protestante
18/03/2019 15:35
Beijing prohíbe la venta online de Biblias
05/04/2018 14:40
Justin Welby, arzobispo de Canterbury, visitará China del 24 al 26 de abril
11/04/2019 11:32
Guangzhou: Como Judas. Quien denuncia a las iglesias subterráneas recibe premios en dinero
29/03/2019 17:22
Protestantes de Hong Kong rezan vestidos de negro, en apoyo de los chinos perseguidos
24/12/2018 10:03