29/03/2021, 12.41
TIERRA SANTA
Enviar a un amigo

Patriarca de Jerusalén: Pascua, ‘comenzar a vivir de nuevo’ tras la oscuridad de la pandemia

Más de mil fieles asistieron a la procesión en el Monte de los Olivos junto al Patriarca Pierbattista Pizzaballa. Un signo "de la necesidad que se tiene de volver a la normalidad, a los encuentros, a la vida real". El futuro de las peregrinaciones, "que se reanudarán de forma gradual", y de la escuela "con la modalidad a distancia (DAD) operando, pero solo hasta cierto punto". El viaje del Papa a Irak fue un acto "valiente". Respecto a la participación del mundo judío "es algo a lo que vamos a llegar, pero se necesita tiempo".

Jerusalén (AsiaNews) - La Iglesia de Tierra Santa está "comenzando a vivir de nuevo: por supuesto que hay que tomar precauciones; todavía no llegamos a las multitudes que solíamos tener en el pasado, pero gradualmente estamos volviendo a la vida" después de la pandemia. En diálogo con AsiaNews, es lo que subraya el Patriarca de Jerusalén de los Latinos, Pierbattista Pizzaballa, al relatar cómo fue la procesión al Monte de los Olivos y la misa del Domingo de Ramos. La celebración fue ayer (ver fotos) en presencia de grupos de fieles, tras el levantamiento de las medidas de confinamiento obligatorio y después de varios meses de misas y liturgias a través de Internet. "Había una atmósfera de gran entusiasmo, y la verdad es que no esperábamos tanta gente. Participaron al menos 1.500 personas, algunos dicen que 3.000; como sea, eran muchos, y esto es un signo evidente de la necesidad que tiene la gente de volver a la normalidad, de encontrarse, de volver a la vida real".

En vista de las celebraciones de Semana Santa y Pascua, se espera proseguir con la modalidad presencial. Aunque, tal como explica el patriarca, "en nuestra diócesis tenemos realidades muy diferentes: Palestina y Jordania siguen bajo un confinamiento obligatorio estricto, porque la pandemia [de Covid-19] está golpeando con fuerza. En cambio, otras zonas como Israel y Jerusalén están saliendo del confinamiento y volviendo a la vida normal". Me gusta pensar en Jerusalén como la ciudad que abre caminos”, agrega, “la crucifixión ya pasó y ahora esperamos la resurrección”. 

Fueron varios meses de celebraciones en línea, distanciamiento y miedo generalizado por el coronavirus. Ahora, “la gente siente la necesidad de rezar juntos y de reencontrarse como comunidad. Aquí, en Tierra Santa, la pandemia golpeó duramente, dejó muertos y también heridas en la sociedad. Esto nos ha hecho levantar la mirada y entender que necesitamos de Dios. No se vive solamente de la salud del cuerpo y aunque la vacuna es fundamental y hay que aplicarla, creo que es un error asociarla a la palabra salvación, como de hecho se hizo. La verdadera salvación es otra cosa”. 

Algunos de los sectores más afectados por la pandemia son el turismo religioso -las peregrinaciones- y las escuelas. Se trata de dos elementos de importancia fundamental para la vida de la Iglesia en la región y para los cristianos. "A finales de año", subraya, "veremos una recuperación, pero será muy gradual porque se basará en acuerdos relacionados con la vigencia de la vacuna y el pasaporte verde". El miedo a viajar seguirá, los costes serán más altos, pero al mismo tiempo creo que poco a poco estas situaciones se irán desbloqueando".

Además de los muertos, “la otra tragedia provocada por la pandemia es la que vive precisamente la escuela: de hecho, nuestros alumnos han perdido dos años y la enseñanza a distancia (DAD) funciona hasta cierto punto. Y también hay consecuencias económicas, porque los niños no van a la escuela y las familias no pueden pagar los aranceles, pero los sueldos del personal docente hay que pagarlos igual. Todo ello ha creado situaciones muy graves, que ya se veían antes de la pandemia pero que la emergencia sanitaria ha agravado. Todavía estamos en medio de este caos, que aún no ha terminado, espero que a finales de año tengamos ideas más claras sobre el futuro".

El patriarca nació en la provincia de Bérgamo (Italia) el 21 de abril de 1965. Estudió en Bolonia, donde fue ordenado diácono el 27 de enero de 1990 y sacerdote el 15 de septiembre del mismo año. Trabaja en Tierra Santa desde 1999; en mayo de 2004 fue elegido Custodio, y fue confirmado para un segundo mandato el 22 de marzo de 2010. En 2013 fue postulado por tres años más, y su mandato terminó en abril de 2016. Pocas semanas más tarde, el 24 de junio, fue nombrado administrador apostólico - debido a que su predecesor alcanzó el límite de edad-, a lo que siguió su elección como patriarca el 24 de octubre de 2020. 

El Patriarca Pizzaballa también dedicó un pensamiento al reciente viaje del Papa Francisco a Irak y reflexionó sobre el modo en que ello ha impactado en Tierra Santa y (también) en el diálogo con el mundo judío, así como con el Islam. "Tierra Santa (ríe) es un lugar donde hay poca tierra y mucha piedra, y la piedra absorbe poco. Digamos que fue un viaje muy valiente, que no cambió la vida de Irak en lo concreto, pero sí lo cambió todo en cuanto a actitudes y relaciones. Aquí no hubo repercusiones inmediatas, pero sí se confirmó la dirección marcada por el Papa: todavía estamos en medio de este caos, que aún no ha terminado, espero que a finales de año tengamos ideas más claras para el futuro". Un futuro que no puede prescindir de la participación del mundo judío, después de haber abrazado el Islam suní de al-Azhar y los chiíes vinculados a Nayaf y al-Sistani.

"Todavía falta, pero eso no quiere decir que no se pueda lograr” - observa Pizzaballa. “No hay que hacer gestos por el mero hecho de hacerlos, para las cámaras. Hay que hacer gestos que sean verdaderos. Ahora las heridas en este Oriente Medio, cada vez más sectario, son profundas, por lo que esperar que todo cambie y llegar a la paz y al amor mutuo sería ingenuo, impensable por ahora. No se puede hablar de fraternidad excluyendo a nadie, porque todos son necesarios pero cada uno debe llegar a ella a su debido tiempo. Además, también hay una fragilidad evidente en la vida política y social", como confirman las recientes elecciones políticas en Israel: "Es difícil encontrar una síntesis, un acuerdo, un bien común superior a los intereses de los individuos”, concluye. “Todavía hay mucho camino por recorrer”.  

(Fotos tomadas del sitio web del Patriarcado Latino de Jerusalén)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Párroco de Gaza: Una Pascua 'viva y participativa', más allá del Covid-19
03/04/2021 11:13
Jerusalén, Semana de la Unidad: los cristianos, ‘satélites alrededor del único sol, que es Cristo’
22/01/2018 13:45
Mons. Pizzaballa: decenas de miles de fieles y peregrinos visitan Jerusalén para Pascua
26/03/2018 15:17
El padre Pierbattista Pizzaballa administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén
24/06/2016 13:32