15/02/2019, 19.08
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: no tengan miedo, Jesús está en el emigrante que llama a la puerta

Francisco celebró la misa en la apertura del Meeting “Libres del miedo”, promovido por instituciones católicas que se dedican a la acogida y a la integración. “Es verdad, el temor es legítimo” frente a personas tan diversas de nosotros. “Y asì, a menudo, renunciamos al encuentro con el otro y levantamos barreras para defendernos». Estamos llamados en cambio a superar el miedo para abrirnos al encuentro... Renunciar al encuentro no es humano”.
 

Roma (AsiaNews)- No tengan miedo, Jesús está en el emigrante que llama a la puerta, es Jesús, si bien es difícil reconocerlo: “con las ropas rotas, con los pies sucios, con el rostro deformado, el cuerpo llagado, incapaz de hablar nuestra lengua”. Fue un fuerte, pero al mismo tiempo cordial pedido a la acogida en l visita que el Papa realizó hoy por la tarde a la Fraterna Domus de Sacrofano (Roma) para celebrar la Misa de apertura del Encuentro: “Libres del miedo”, promovido y organizado por la Fundación Migrantes, de Caritas Italia y por el Centro Astalli desde hoy al 17 de febrero de 2019.

Entre los emigrantes y voluntarios de instituciones católicas que se dedican a la acogida y a la integración, Francisco hizo su reflexión sobre el “no tengan miedo”, dicho por Moisés a los hebreos que llegados a las orillas del Mar Rojo ven llegar al ejército del faraón y por Jesús a los apóstoles cuando va hacia ellos caminando sobre las aguas.

“A través de estos episodios bíblicos -dijo- el Señor nos habla hoy y nos pide dejar que ël nos libre de nuestros miedos. ‘Libres del miedo’, es justamente el lema elegido para vuestro encuentro. Libres del miedo. El miedo es el origen de la esclavitud y también el origen de toda dictadura, porque sobre el miedo del pueblo crece la violencia de los dictadores”.

“Ante la maldad y lo feo de nuestro tiempo, también nosotros, como el pueblo de Israel, estamos tentados de abandonar nuestro sueño de libertad. Sentimos un miedo legítimo ante situaciones que nos parecen no tener salida. Y las palabras humanas de un líder o de un profeta no son suficientes para tranquilizarnos, cuando no podemos sentir la presencia de Dios y no somos capaces de abandonarnos a su providencia. Así, nos cerramos en nosotros mismos, en nuestras frágiles seguridades humanas, en el círculo de los seres queridos, en nuestra rutina tranquilizadora. Y al final renunciamos al viaje a la Tierra Prometida para volver a la esclavitud de Egipto”.

“Este replegarnos en nosotros mismos, signo de derrota, aumenta nuestro miedo a los “otros”, a los extraños, a los marginados y a los forasteros. “Y esto es particularmente evidente hoy, ante la llegada de migrantes y refugiados que llaman a nuestra puerta en busca de protección, seguridad y un futuro mejor. El temor es legítimo, sobre todo porque falta la preparación para este encuentro. Recordando la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado del año pasado, el Santo Padre dijo que, “No es fácil entrar en la cultura de los demás, ponerse en el lugar de personas tan diferentes a nosotros, comprender sus pensamientos y experiencias. Y así, a menudo, renunciamos al encuentro con el otro y levantamos barreras para defendernos”.

“Estamos llamados a superar el miedo para abrirnos al encuentro. Renunciar al encuentro. Y para ello, no basta con justificaciones racionales y cálculos estadísticos. Moisés dice al pueblo frente al Mar Rojo, con un enemigo aguerrido que lo sigue a las espaldas: “No tengan miedo”, porque el Señor no abandona a su pueblo, sino que obra misteriosamente en la historia para realizar su plano de salvación. Moisés habla así porque confía en Dios”

“El encuentro con el otro es también un encuentro con Cristo. Él mismo nos lo dijo. Es Él quien llama a nuestra puerta hambriento, sediento, extraño, desnudo, enfermo y encarcelado, pidiendo ser recibido y asistido. Y si aún tenemos alguna duda, aquí está su clara palabra: “En verdad les digo, todo lo que a uno de estos mis hermanos más pequeños, me lo habéis hecho a mí” (Mt 25-40). En este sentido, recuerda que el Maestro alienta a sus discípulos: “¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo! (Mt 14,27)”. Es realmente Él, aunque nuestros ojos tengan dificultad para reconocerlo: con ropas rotas, pies sucios, rostros deformados, cuerpos adoloridos, incapaces de hablar nuestro idioma.... También nosotros, como Pedro, podríamos ser tentados a poner a prueba a Jesús, a pedirle una señal. Y quizás, después de algunos pasos vacilantes hacia Él, volver a ser víctimas de nuestros miedos. ¡Pero el Señor no nos abandona! Aunque seamos hombres y mujeres "de poca fe", Cristo sigue extendiendo su mano para salvarnos y permitir un encuentro con Él, un encuentro que nos salva y restaura la alegría de ser sus discípulos.

“Si esta es una clave válida para interpretar nuestra historia hoy, señala el Papa, entonces debemos empezar a agradecer a quienes nos dan la oportunidad de este encuentro, es decir, a los "otros" que llaman a nuestra puerta, ofreciéndonos la posibilidad de superar nuestros temores de encontrarnos, acoger y ayudar a Jesús en persona”.

“Y quien tuvo la fuerza de dejarse liberar del miedo, quien experimentó la alegría de este encuentro está llamado hoy a anunciarlo sobre los techos, abiertamente, para ayudar a los otros a hacer lo mismo, predisponiéndose al encuentro con Cristo y su salvación. “Es una gracia que trae consigo una misión, fruto de una entrega total al Señor, que es para nosotros la única certeza verdadera. Por eso, como individuos y como comunidad, estamos llamados a hacer nuestra la oración de los redimidos: Mi fuerza y mi canto es el Señor, él ha sido mi salvación” (Ex 15,2).
 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Caritas Bangladesh adhiere a la campaña ‘Share the journey’ para refugiados y emigrantes
28/09/2017 16:19
Migrantes: no es sólo un ‘capricho’ del Papa Francesco
24/11/2017 18:07
Papa: es “un deber” acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes
21/02/2017 14:15
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54