22/11/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: la misión de evangelizar la verdadera razón para renovar la propia vida

Las "sugerencias" de Francisco a los participantes en el III Congreso Mundial de los Movimientos Eclesiales y Nuevas Comunidades: mantener "la frescura de carisma", respetar en la formación la libertad de las personas y siempre buscar la comunión, recordando que para lograr este objetivo", la conversión debe ser misionera.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Mantener "la frescura del carisma", respetar en la formación la libertad de las personas y siempre buscar la comunión, recordando que para lograr este objetivo", la conversión debe ser misionera: la fuerza para superar las tentaciones y deficiencias viene de la profunda alegría de anunciar el Evangelio". Estas son "sugerencias" que Francisco ha ofrecido a los participantes en el III Congreso mundial de los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades con el tema "La alegría del Evangelio, una alegría misionera..". , celebrada recientemente en Roma por el Pontificio Consejo para los laicos.

La primera "sugerencia", preservar la frescura de carisma, es decir, en las palabras del Papa, siempre renovar el "primer amor". "Con el tiempo aumenta la tentación de conformarse, de endurecerse en patrones tranquilizadoras, pero estériles".  Sin embargo, "si es necesario para su supervivencia una cierta institucionalización del carisma, no debemos engañarnos a nosotros mismos que las estructuras exteriores pueden garantizar la acción del Espíritu Santo. La novedad de tu experiencia no consiste en los métodos y formas, que también son importantes, pero en la disposición a responder con renovado entusiasmo a la llamada del Señor, es este coraje evangélico que permitió el nacimiento de los movimientos y las nuevas comunidades Si las formas y los métodos son defendidos por ellos mismos se convierten en ideología, lejos de la realidad que está cambiando constantemente; cerrado a la novedad del Espíritu, finalmente sofocará el propio carisma que los ha creado. Siempre se ha de regresar a las fuentes del carisma y encontrar el impulso para afrontar los retos de hoy en día".

"Otra cuestión es cómo acoger y acompañar a los hombres de nuestro tiempo, especialmente a los jóvenes. Somos parte de una humanidad herida, donde todas las instituciones educativas, sobre todo la más importante, la familia, tienen algunas dificultades graves 'en cualquier parte del mundo. El hombre de hoy vive serios problemas de identidad y encuentra difícil tomar sus propias decisiones, por lo que tiene una disposición a ser influenciado, delegando en otros las decisiones importantes de la vida. Tenemos que resistir la tentación de sustituir la libertad de las personas, a dirigirlos directamente sin esperar que maduren realmente. Un progreso moral o espiritual alcanzado mediante el aprovechamiento de la inmadurez de las personas es un aparente éxito, condenado al fracaso. La educación cristiana en vez requiere un acompañamiento paciente que espere el tiempo de cada uno, como lo hace con cada uno de nosotros el Señor¸ la paciencia es la única manera de amar de verdad y llevan a la gente a una relación sincera con el Señor".

"Otra indicación es aquella de no olvidar que el activo más valioso, el sello del Espíritu Santo es la comunión". "Para que el mundo crea que Jesús es el Señor, debemos ver la comunión entre los cristianos, porque si se ven divisiones, rivalidades y murmuración, cualquiera que sea la causa, ¿cómo se puede evangelizar? Recordad este principio: "La unidad prevalece sobre el conflicto" (cfr Esort. ap. Evangelii gaudium, 226-230), porque el hermano vale mucho más que nuestras posiciones personales: para él Cristo derramó su sangre (cf. 1 Pe 1,18-19). La verdadera comunión, entonces, no puede existir en un movimiento o una nueva comunidad, si no se integra en una comunidad más amplia que es nuestra Santa Madre la Iglesia jerárquica. El todo es mayor que la parte (cfr Esort. ap. Evangelii gaudium, 234-237) y la parte tiene sentido en relación con el conjunto. Además, la comunidad también consiste en afrontar juntos y unidos las cuestiones más importantes, como la vida, la familia, la paz, la lucha contra la pobreza en todas sus formas; la libertad de religión y la educación. En particular, los movimientos y comunidades están llamados a trabajar juntos para ayudar a curar las heridas producidas por una mentalidad que se centra en el consumo mundial, olvidando a Dios y los valores esenciales de la vida".

. "Para llegar a la madurez eclesial, por lo tanto, mantened la frescura del carisma, respetad la libertad de las personas y siempre buscar la comunión No olvidar, sin embargo, que para lograr este objetivo, la conversión debe ser misionera: la fuerza para superar las tentaciones y fracasos es la profunda alegría de proclamar el Evangelio, que es la base de todos sus carismas. De hecho, "cuando la Iglesia pide el compromiso de la evangelización no hace otra cosa que indicar a los cristianos el verdadero dinamismo de la realización personal" (Esort. ap. Evangelii gaudium, 10), el verdadero motivo de la renovación de la vida, porque la misión es la participación en la misión de Cristo, que precede y nos acompaña en la evangelización".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00
Papa: el testimonio ‘siempre ‘rompe con una costumbre’ y además ‘te pone en riesgo’
08/11/2018 13:44
Papa: los carisma, dones de Dios para el bien de toda la Iglesia
01/10/2014
Cardenal Gracias: redescubrir la nueva evangelización en los pasos de San Francisco Javier
03/12/2014
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40