26/03/2020, 14.27
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: este año no se realizará el Vía Crucis en el Coliseo, ni el Lavado de los pies

El ministerio vaticano del Culto Divino difundió un decreto con las “indicaciones” que hay que seguir en la organización de las celebraciones que van del Domingo de Ramos a la de Pascua. Para los ritos, ninguna “asistencia de pueblo”. Podrán ser de ayuda “los medios de comunicación telemática en directa, no grabada”. 

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – Este año no se realizará el Vía Crucis en el Coliseo, ni el Lavado de los pies,  para el Papa Francisco y las otras celebraciones con los fieles. Será una Pascua diversa para todos. Lo evidencian las disposiciones tomadas por el ministerio del Culto Divino difundió un decreto con las “indicaciones generales” que hay que seguir en la organización de las celebraciones que van del Domingo de Ramos a la de Pascua. Un documento que se hizo necesario por “el rápido desenvolverse de la pandemia” y “teniendo en cuenta las observaciones de las Conferencias episcopales”.

El decreto parte de la consideración que la fecha de Pascua “no puede ser transferida”. Como consecuencia, en los países “afectados por la enfermedad, donde están previstas restricciones respecto a los encuentros y a los movimientos de las personas, los Obispos y los Presbíteros celebren los ritos de la Semana Santa sin presencia de pueblo y en un lugar adapto, evitando las concelebraciones y omitiendo el intercambio de la paz”.

Igualmente, los fieles, “sean avisados sobre la hora de inicio de las celebraciones de tal modo que puedan unirse en oración en sus propias casas”. Podrán ser de ayuda “los medios de comunicación telemática en directa, no grabadas. En todo caso sigue siendo importante dedicar un importante tiempo a la oración, valorizando sobre la Liturgia Horarum.

A estas decisiones generales, siguen aquella relativas a las celebraciones de la Semana Santa, para vivir bien la misma, las Conferencias episcopales y las diócesis individuales son invitadas a “ofrecer subsidios para ayudar la oración familiar y personal”. 

La celebración del Domingo de Ramos deberá realizarse “dentro del edificio sagrado” y se pide que las catedrales adopten “la segunda forma prevista por el Misal romano, en las iglesias parroquiales y en los otros lugares la tercera”. En cuanto a la Misa crismal los episcopados podrás, según la situación del país, indicar una eventual transferencia de la fecha.

En cuanto al Triduo pascual, en la Misa in “Coena Domini” del Jueves Santo, “el lavado de los pies, ya facultativo, se omita”. No se efectuará tampoco la procesión conclusiva y el Santísimo Sacramento  será guardado en el tabernáculo. “Excepcionalmente” se concede a los presbíteros la facultad de celebrar la Misa “sin presencia de pueblo, en un lugar adapto”

El Viernes Santo, durante la oración universal tocará a los obispos “predisponer una especial intención para quien se encuentre en situación de pérdida, los enfermos, los difuntos”. Modificado también el rito de la adoración de la Cruz, el beso “sea limitado al solo celebrante”. 

La Vigilia Pascual, sea celebrada “exclusivamente en las iglesias catedrales y parroquiales” y para la liturgia bautismal “se mantenga sólo la renovación de las promesas bautismales”. El decreto, invita a los seminarios, colegios sacerdotales, monasterios y comunidades religiosas abstenerse a las indicaciones y deja al “juicio del obispo” la transferencia a “otros días convenientes, por ejemplo el 14 y 15 de septiembre” las “expresiones de la piedad popular y las procesiones que enriquecen los días de la Semana Santa y del Triduo Pascual”. 

También la Congregación para las Iglesias Orientales dio indicaciones análogas al Ministerio del Culto Divino. Entre las recomendaciones, el pedido de mantener “rigurosamente las fiestas en el día previsto del calendario litúrgico, con las relativas celebraciones que será posible realizar y transmitir en streaming de tal modo que puedan ser seguidas por los fieles en las casas”, a los cuales va igualmente recordado “el valor de la oración personal y familiar”. 

Para el Jueves Santo, ya que en la celebración litúrgica de la mañana algunas Iglesias sui iuris celebran la consagración del Santo Myron, “tal celebración no estando ligada en Oriente a este día, puede ser trasladada a otra fecha”. Para el Viernes Santo se invita a valorar “la oración alrededor de la Cruz y a la tumba de Cristo, solos o en familia, utilizando los ricos textos de las tradiciones orientales propios del día”. Para la noche de Pascua, la invitación a las familias es “reunirse para leer el Evangelio de la Resurrección, encendiendo una vela y cantando algunos himnos o cantos típicos d la respectiva tradición que a menudo son conocidos a memoria por los fieles”, donde “posible a través el toque a fiesta de las campanas”. (F.P)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Conciertos, danzas tradicionales y un ‘pequeño’ banquete: así festejaron la Pascua los católicos turkmenos
12/04/2018 13:32
Viernes Santo en Manila: un "camino de penitencia" para proteger al país de los desastres naturales
16/04/2014
Misa crismal, Mons. Pizzaballa: en un mundo que crea esclavitud, Cristo nos vuelve libres
18/06/2020 12:05
Papa: Via Crucis en el silencio y en el desierto de la plaza de san Pedro
10/04/2020 23:44
Mons. Hinder: En Abu Dabi, testimoniar el Evangelio en una sociedad marcada por el islam (Fotos)
24/04/2019 14:43