14/02/2021, 14.27
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: en el día de San Valentín felicidades a los novios y enamorados

En el episodio del leproso que se acerca a Jesús y Él lo cura, vemos que “Dios no es indiferente, no se mantiene a una 'distancia de seguridad'; de hecho, se acerca con compasión y toca nuestra vida para curarla. Cercanía, compasión, ternura: son las tres palabras que resumen el estilo de Dios”.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - El día de San Valentín, el Papa Francisco concluyó el Ángelus enviando sus "mejores deseos" a los novios y enamorados. "Hoy, día de San Valentín - dijo - no podemos dejar de dirigir un pensamiento y una felicitación a los novios , a los enamorados: los acompaño con mis oraciones y los bendigo”.

También recordó y expresó su "agradecimiento" a las personas que "colaboran en favor de los migrantes". Hoy en particular, agregó, a los obispos de Colombia, por la decisión de las autoridades nacionales de emitir un nuevo estatuto a favor de los migrantes venezolanos.

Antes de comenzar la oración mariana, Francisco se asomó por la ventana a la Plaza de San Pedro - "qué hermosa está la plaza con sol", comentó. A unas mil personas que se encontraban presentes les habló del episodio del Evangelio en el cual un leproso se acerca a Jesús, que lo toca y lo cura, superando todas las convenciones sociales que aún hoy siguen creando aislamiento. “En este episodio podemos ver que se encuentran dos "transgresiones": el leproso que se acerca a Jesús y Jesús que, movido por la compasión, lo toca para curarlo”. La lepra, vista como un castigo divino, efectivamente excluía cualquier contacto social. “Jesús, en cambio, permite que ese hombre se acerque a Él, se conmueve, incluso extiende la mano y lo toca. De esa manera lleva a la práctica la Buena Noticia que anuncia: Dios se ha hecho cercano a nuestra vida, se compadece del destino de la humanidad herida y viene a derribar todas las barreras que nos impiden vivir la relación con Él, con los demás y con nosotros mismos".

“Con este gesto - subrayó - Jesús muestra que Dios no es indiferente, que no se mantiene a una "distancia segura"; por el contrario, se acerca con compasión y toca nuestra vida para curarla. Cercanía, compasión, ternura: en estas tres palabras se resume el estilo de Dios. Es un gran transgresor, en este sentido ”.

“Aún hoy - dijo Francisco - en el mundo muchos de nuestros hermanos sufren por esta enfermedad, o por otras enfermedades y condiciones que lamentablemente están asociadas a un prejuicio social”. “Pero a cada uno de nosotros nos puede ocurrir experimentar heridas, fracasos, sufrimientos, egoísmos que nos cierran a Dios y a los demás. Porque el pecado nos encierra en nosotros mismos. Frente a todo esto, Jesús nos anuncia que Dios no es una idea o una doctrina abstracta, sino Aquel que se "contamina" con nuestra humanidad herida y que no teme entrar en contacto con nuestras heridas”. Para 'contaminarse', Dios se hizo pecado, Él, que no puede pecar".

Para cumplir con las reglas de la buena reputación y las costumbres sociales, a menudo silenciamos nuestro dolor o usamos máscaras para disimularlo. Para conciliar los cálculos de nuestro egoísmo o las leyes internas de nuestros miedos, no nos involucramos demasiado en el sufrimiento de los demás. Por el contrario, pidamos al Señor la gracia de vivir estas dos "transgresiones" del Evangelio de hoy. La del leproso, para que tengamos la valentía de salir de nuestro aislamiento y, en vez de quedarnos allí para compadecernos o llorar nuestros fracasos, acudamos a Jesús tal como somos. Señor, soy así. Sentiremos ese abrazo, ese abrazo de Jesús que es tan hermoso. Y luego la transgresión de Jesús: un amor que nos hace ir más allá de las convenciones, que nos hace superar los prejuicios y el miedo a mezclarnos con la vida del otro”. 

El gesto de Jesús fue para Francisco el punto de partida para referirse a esos “buenos confesores que no están allí con un látigo en la mano, sino solamente para recibir, escuchar y decir que Dios es bueno y que Dios perdona siempre, que Dios no se cansa de perdonar. A todos ustedes, a todos los que están hoy aquí, en la plaza, les pido un aplauso para estos confesores misericordiosos”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: sobre el clima “el hombre es un estúpido, un testarudo que no ve”
11/09/2017 23:30
Papa en Colombia: trabajar por la dignidad de todos, especialmente por los pobres y los descartados
10/09/2017 20:44