27/09/2020, 13.54
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Oración por el Cáucaso, los migrantes y los refugiados. La paciencia y la gracia de Dios

En el Ángelus, el Papa Francisco pidió una oración silenciosa por el conflicto en el Cáucaso. No se pudo concretar el encuentro con el patriarca armenio Karekine II. Una oración también por los migrantes y refugiados, en la Jornada mundial dedicada a ellos. La obediencia no consiste en decir "sí" o "no", sino en actuar, en cultivar la viña, en construir el Reino de Dios. Jesús no señala a los recaudadores de impuestos y las prostitutas como modelos de vida, sino como "privilegiados de la Gracia”, que Dios ofrece a todo aquel que se abre y se convierte a Él. Dios es paciente con nosotros:… espera ansiosamente nuestro “sí”.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - El Papa Francisco pidió hoy una oración “silenciosa” a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro para el Ángelus, preocupado por las noticias de los enfrentamientos en el Cáucaso entre los separatistas armenios de Nagorno Karabaj y el ejército azerbaiyano, lo que provocó muertes en ambos bandos. "Rezo por la paz en el Cáucaso - dijo Francisco - y pido a las partes en conflicto que hagan gestos concretos de buena voluntad y hermandad, que puedan conducir a la solución de los problemas no mediante el uso de la fuerza y ​​las armas, sino a través de diálogo y negociación. Recemos juntos, en silencio, por la paz en el Cáucaso.

Según fuentes de AsiaNews, el patriarca armenio Karekine II tenía previsto reunirse hoy con el Papa Francisco. Pero el encuentro fue muy corto porque el patriarca regresó inmediatamente a Armenia.

Después de la oración mariana, el pontífice recordó también la Jornada mundial del migrante y del refugiado, que se celebra hoy.

Anteriormente, el Papa había comentado el Evangelio del día (26º domingo del año A, Mateo 21: 28-32), la “parábola de los dos hijos”. "Cuando el padre los invita para ir a trabajar en la viña - dijo Francesco - el primer hijo responde impulsivamente que no, pero luego se arrepiente y va; en cambio el segundo hijo, que inmediatamente responde "sí", en realidad no lo hace. La obediencia no consiste en decir "sí" o "no", sino en actuar, en cultivar la viña, en construir el Reino de Dios. Con este sencillo ejemplo, Jesús quiere superar una religión entendida sólo como práctica exterior y rutinaria, que no afecta la vida y las actitudes de las personas".
 

“Esta afirmación - siguió diciendo - no debe hacernos pensar que actúan bien los que no siguen los mandamientos y la moral de Dios, y dicen:«¡De todos modos, los que van a la Iglesia son peores que nosotros!». Jesús no señala a los recaudadores de impuestos y las prostitutas como modelos de vida, sino como ‘privilegiados de la Gracia’, la Gracia que Dios ofrece a todo aquel que se abre y se convierte a Él. De hecho, cuando escucharon su predicación, estas personas se arrepintieron y cambiaron su vida. En el evangelio de hoy, el que produce la mejor impresión es el primer hermano, no porque le dijo que ‘no’ a su padre, sino porque después el ‘no’ se convirtió en ‘sí’”. Y añadió: "Dios es paciente con nosotros: ... espera ansiosamente nuestro ‘sí’, para acogernos de nuevo en sus brazos paternales y colmarnos de su misericordia sin límite".

“Pero la conversión, cambiar el corazón - concluyó - es un proceso de purificación de las lacras morales; por eso nunca es indoloro. El camino de la conversión siempre pasa por la cruz. No hay santidad sin renuncia y sin combate espiritual, para hacer lo que podamos y llegar a vivir en la paz y la alegría de las Bienaventuranzas. El Evangelio de hoy pone en tela de juicio la manera de vivir la vida cristiana, que no está hecha de sueños ni de bellas aspiraciones, sino de compromisos concretos, para abrirnos cada vez más a la voluntad de Dios y al amor a los hermanos. Pero eso, hasta el más pequeño signo concreto, no se puede hacer sin la Gracia”.

Con ocasión de la Jornada mundial del migrante y del refugiado que se celebra hoy, el pontífice recordó el monumento “Ángeles sin saberlo”, dedicado precisamente a los migrantes, que se encuentra expuesto en la Plaza de San Pedro y fue bendecido el año pasado. Francisco dedicó la Jornada de hoy a los "refugiados internos", con un Mensaje publicado el pasado mes de mayo que se titula "Como Jesucristo, obligados a huir. Acoger, proteger, promover e integrar a los desplazados internos”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Nikol Pashinian: No permitiremos a Turquía un segundo genocidio armenio
29/09/2020 15:01
Nagorno Karabakh, el coronavirus colabora con la paz
24/04/2020 12:02
El Papa en Azerbaiyán: no dejar de intentarlo todo para alcanzar la paz
02/10/2016 17:42