01/01/2019, 12.21
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: María es madre y ‘trae a la Iglesia el clima de un hogar’

En la misa por la solemnidad de María, Santísima Madre de Dios, Francisco exhorta a “dejarse tomar de la mano” por María. “Un mundo que mira al futuro sin mirada materna es miope. Podrá aumentar los beneficios, pero no sabrá ver a los hombres como hijos. Tendrá ganancias, pero no serán para todos. Viviremos en la misma casa, pero no como hermanos. La familia humana se cimenta sobre las madres”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – “Tómanos de la mano, María”. Es la oración que el Papa Francisco dijo en el día en que la Iglesia celebra la solemnidad de María, Santísima Madre de Dios. Porque María “es madre y regenera en los hijos el asombro de la fe”, “trae a la Iglesia el clima de un hogar”, “nos arraiga en la Iglesia, donde la unidad cuenta más que la diversidad, y nos exhorta a cuidarnos unos a otros”, “recuerda que, para la fe, es esencial la ternura, que evita la tibieza”.

En la homilía de la misa celebrada en la basílica de San Pedro, Francisco aludió a la “mirada de la Madre, a la mirada de las madres. Un mundo que mira al futuro sin mirada materna es miope. Podrá aumentar los beneficios, pero ya no sabrá ver a los hombres como hijos. Tendrá ganancias, pero no serán para todos. Viviremos en la misma casa, pero no como hermanos. La familia humana se cimenta sobre las madres. Un mundo en el cual la ternura materna es relegada a mero sentimiento podrá ser rico en cosas, pero no rico en provenires”.

“Al comenzar el año –siguió diciendo- pidámosle a ella la gracia del asombro ante el Dios de las sorpresas. Renovemos el asombro de los orígenes, cuando nació en nosotros la fe. La Madre de Dios nos ayuda: que la Theotokos, que generó al Señor, también nos regenere a los hijos en el asombro de la fe”. La vida sin asombro se vuelve gris, rutinaria; lo mismo sucede con la fe. Y también la Iglesia necesita renovar el asombro de ser morada del Dios vivo, Esposa del Señor, Madre que engendra hijos. De lo contrario, corre el riesgo de parecerse a un hermoso museo del pasado”.

Dejémonos mirar, dejémonos abrazar, dejémonos tomar de la mano” por María. “Dejémonos mirar. Especialmente en momentos de necesidad, cuando nos encontramos atrapados por los nudos más intrincados de la vida, hacemos bien en mirar a la Virgen. A la Madre. Pero es hermoso ante todo dejarnos mirar por la Virgen. Cuando ella nos mira, no ve pecadores, sino hijos. Su mirada dirigida a nosotros nos dice: ‘Queridos hijos, coraje; ¡aquí estoy yo, vuestra madre!’”.

Dejémonos abrazar. Después de la mirada, entra en juego el corazón, en el que, dice el Evangelio de hoy, «María conservaba todas estas cosas, meditándolas» (Lc 2,19). Es decir, la Virgen guardaba todo en el corazón, abrazaba todo, hechos favorables y contrarios. Y todo lo meditaba, es decir, lo llevaba a Dios. Este es su secreto. De igual manera, ella se preocupa por la vida de cada uno de nosotros: desea abrazar todas nuestras situaciones y presentarlas a Dios. En la vida fragmentada de hoy, donde corremos el riesgo de perder el hilo, el abrazo de la Madre es esencial, dijo Francisco, hay mucha dispersión y soledad a nuestro alrededor, el mundo está totalmente conectado, pero parece cada vez más desunido. Necesitamos confiarnos a la Madre. En las Escrituras ella abraza muchas situaciones concretas y está presente allí donde hay necesidad: va hasta donde su prima Isabel, acude a socorrer a los esposos de Caná, alienta a los discípulos en el Cenáculo… María es el remedio a la soledad y a la disgregación. Es la Madre de la consolación, que consuela porque permanece con quien está solo. Ella sabe que para consolar no son suficientes las palabras, se necesita la presencia, y ella está presente como madre. Permitámosle abrazar nuestra vida. En el Salve Oh Reina la llamados ‘vida nuestra’: parece exagerado, porque Cristo es la vida (cfr. Jn 14, 6), pero María está tan unida a Él, está tan cerca de nosotros, que no hay nada mejor que poner la vida en sus manos y reconocerla como ‘vida, dulzura y esperanza nuestra’”.

 “Luego, en el camino de la vida, dejémonos tomar de la mano. Las madres toman de la mano a los hijos y los introducen en la vida con amor. Pero cuántos hijos hoy van por su propia cuenta, pierden el rumbo, se creen fuertes y se extravían, se creen libres y se vuelven esclavos. Cuántos, olvidando el afecto materno, viven enfadados e indiferentes a todo. Cuántos, lamentablemente, reaccionan a todo y a todos, con veneno y maldad. En ocasiones, mostrarse malvados incluso parece ser signo de fortaleza. Pero es sólo debilidad. Necesitamos aprender de las madres que el heroísmo está en darse, la fortaleza en ser misericordiosos, la sabiduría en la mansedumbre”.

“Y si Dios no prescindió de la Madre, entonces, con más razón la necesitamos nosotros. Jesús mismo nos la ha dado, no en un momento cualquiera, sino en la cruz: «Ahí tienes a tu madre» (Jn 19,27) dijo al discípulo, a cada discípulo. La Virgen no es algo opcional: debe ser acogida en la vida. Es la Reina de la paz, que vence el mal y guía por el camino del bien, que trae la unidad entre los hijos, que educa en la compasión”.

“Tómanos de la mano, María. Aferrados a ti, superaremos las curvas más peligrosas de la historia. Llévanos de la mano a redescubrir los lazos que nos unen. Reúnenos bajo tu manto, en la ternura del amor verdadero, donde se reconstituye la familia humana: ‘Bajo tu protección nos acogemos, Santa Madre de Dios’. Digámoslo todos juntos a la Virgen: ‘Bajo tu protección nos acogemos, Santa Madre de Dios’”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: “Perdón por los escándalos que en los últimos tiempos sucedieron ya sea en Roma como en el Vaticano”
14/10/2015
Papa: La familia de Nazaret es santa porque ‘está centrada en Jesús’
30/12/2018 13:08
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Rajarampur, el Triduo Pascual en el santuario de la Virgen de Pompeya (Foto)
31/03/2018 13:06
Nuestra Señora del Carmelo, el encuentro con Jesús en la carne sufriente de nuestros hermanos y hermanas
18/07/2017 16:18