01/04/2020, 15.15
ISRAEL - PALESTINA
Enviar a un amigo

Párroco de Gaza: el bloqueo israelí frena el Covid-19 en la Franja, pero se mantiene el alerta

El Padre Romanelli explica que el aislamiento ha permitido “un mayor control” sobre los ingresos y ha favorecido “la contención” de la epidemia. Al día de hoy, son 12 las personas infectadas por el Covid-19, todas provenientes del exterior, de la frontera con Egipto. Los gazatíes llevan años habituados “a las restricciones”. Misas on-line y visitas a las familias, para distribuir la Eucaristía. 

Gaza (AsiaNews)  El bloqueo israelí, que se prolonga desde hace 13 años sobre la Franja “por primera vez ha surtido un efecto positivo”, porque “ha permitido un mayor control sobre los ingresos”  y la “contención” de la pandemia del nuevo coronavirus. En diálogo con AsiaNews, es lo que afirma el párroco de Gaza, el Pbro. Gabriel Romanelli, sacerdote argentino del Verbo Encarnado. Él comenta que la población “no vive esta situación con ansiedad”, pero “está tomando conciencia” de la gravedad de la situación en otras partes, como en Italia o España. El hecho de “no tener un puerto o un aeropuerto” - subraya el sacerdote - ni confines con libre acceso, o turismo y peregrinaciones religiosas, ha limitado la difusión”. 

Según las estimaciones oficiales, ayer se registraron dos nuevos casos de Covid-19 en la Franja, llevando a 12 la cifra total de infectados. Para el Ministerio de Salud de Hamas, que controla el área, todas las personas se encuentran en condiciones “estables, a salvo”, y permanecen en cuarentena. Como en los casos anteriores, se trata de personas que han regresado de otras naciones (en este caso, de Egipto) y fueron controladas en las fronteras, y que por tanto no han podido circular en el territorio con el riesgo de propagar el virus. 

“Los datos oficiales de que disponemos - subraya el Padre Romanelli - hablan de 12 casos, que se encontrarían todos en la frontera con Egipto”. En otras parte del mundo, el nuevo coronavirus “ha causado verdaderos estragos”, pero lo cierto es que “aquí también surgen nuevos casos todos los días: hace una semana, eran dos; ahora, ya son 12”. Las clases “se han suspendido”, los horarios de trabajo han sido “reducidos” e incluso en nuestra parroquia, en la medida de lo posible, favorecemos la modalidad de trabajo remoto”. 

Las autoridades de Hamas, que controla la Franja desde el 2007, han tomado medidas precautorias para limitar la difusión del Covid-19 en un pequeño enclave donde viven dos millones de personas. Las medidas adoptadas incluyen la prohibición de encuentros públicos, el cierre de las escuelas, universidades, parques públicos y lugares de culto, inclusive las mezquitas. Al mismo tiempo, despierta temor la situación del sistema de salud: en total, son 70 las camas de terapia intensiva a disposición, y 62 los respiradores. Las ONG y los activistas por los derechos humanos exigen que se ponga fin a las restricciones que impiden el ingreso de ayuda humanitaria y de médicos. 

En este tiempo de crisis, dos jóvenes palestinos de Beit Lahia, en el norte de la Franja, han reconstruido una antigua fábrica, y han reconvertido la producción para fabricar materiales de protección, y así contener la difusión del nuevo coronavirus. Los operarios que trabajan en el lugar estaban desempleados hace años, y enseguida adhirieron a la iniciativa de los dos flamantes emprendedores. 

“Esta cuarentena - cuenta el párroco de Gaza - no nos ha tomado por sorpresa, y tampoco ha afectado el ánimo de los ciudadanos, porque conviven con las restricciones desde hace años. Nosotros aconsejamos a las autoridades, pero respecto a las normativas, debemos admitir que las personas están habituadas a permanecer en casa, de modo que no hay casos particulares de depresión o de vidas que se han visto alteradas. Aquí, la libertad es limitada y es poco lo que ha cambiado”.  

El sacerdote explica que las autoridades religiosas, y sobre todo el administrador apostólico del Patriarcado latino, Mons. Pierbattista Pizzaballa, “han tomado a tiempo las medidas necesarias”. Ya hace un mes que se suspendieron las actividades de los grupos parroquiales, y para las misas también hay restricciones. “Quien quiere venir a la iglesia - prosigue - puede rezar, pero se aconseja permanecer en casa. Visitamos a los enfermos y a los ancianos, y también hemos comenzado a visitar a las familias y a llevar la Eucaristía. Las celebraciones se transmiten on-line y el próximo domingo, Domingo de Ramos, después de la misa iremos por las casas para distribuir los ramos de olivo”. 

“Aunque la situación es dura - concluye el Padre Romanelli - tratamos de mantener el espíritu. Además, el hecho de no poder asistir a la iglesia no impide rezar, sucede más bien los contrario. Esto es una prueba y pasará, no debemos dejarnos vencer por las circunstancias, y tenemos que mantener la rutina. La providencia no nos abandona, lo sabemos bien, nosotros a menudo debemos afrontar la falta de comida, de agua potable o de corriente eléctrica, pero tratamos de sobrellevar la vida igualmente”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Jerusalén: reabre el Santo Sepulcro. Estudian pautas para acoger a los fieles
25/05/2020 13:49
Mons. Pizzaballa: el coronavirus marca el límite humano, despierta la búsqueda de Dios
27/03/2020 15:33
Coronavirus, Jerusalén: el Santo Sepulcro permanecerá abierto para los ritos, pero sin peregrinos
26/03/2020 14:22
Coronavirus, líder cristiano: Jerusalén blindada, más miedo que en la intifada (Video)
20/03/2020 10:29
Párroco de Gaza: por la epidemia consecuencias terribles. Oración por Italia (Video)
23/03/2020 13:40