31/08/2017, 15.39
ASIA
Enviar a un amigo

ONU: el 80% de los ríos del Asia-Pacífico está contaminado, provocando 1,8 millones de muertes por año

El estudio fue realizado por el Programa ambiental de las Naciones Unidas y abarca 41 países. Cerca de 1,7 millardos de personas no tienen acceso a servicios higiénicos básicos. Casi el 80% de las aguas efluentes es volcado a los arroyos. Esto acarrea graves consecuencias para la salud y el ecosistema. 

Islamabad (AsiaNews/Agencias) – En la región del Asia-Pacífico, más del 80% de las aguas de los ríos está contaminado; las pésimas condiciones de los recursos hídricos causan la muerte de 1,8 millones de personas cada año. Es lo que afirma el último informe del Programa ambiental de las Naciones Unidas (UNEP). El estudio fue difundido en la vigilia del segundo fórum de ministros de Medio Ambiente de la región Asia-Pacífico, que se llevará a cabo el próximo 5 de septiembre en Bangkok. Los resultados del estudio, según la opinión de expertos, evidencian las graves carencias de los gobiernos en su desempeño para asegurar a la población el acceso a recursos limpios, que no resulten dañinos para la salud y el ambiente.  

Los países abarcados por el área examinada son 41. El reporte de la agencia de la ONU se centra en una situación sumamente crítica, la de la contaminación ambiental, tema de público conocimiento en lo que respecta a Asia. Entre los países mencionados, sobresale China, donde 100 millones beben agua envenenada; la India, donde hace tiempo se debate acerca de cómo contener la intoxicación que provocan las aguas del río Ganges; el Pakistán, teatro de la mayor intoxicación masiva provocada por arsénico en las márgenes del río Indo; el Bangladesh, donde se registran 43.000 muertos por año a raíz de este tema, Vietnam, que con la industria siderúrgica Formosa Group contamina mares y ríos; y Tailandia, uno de los países que arrojan más plásticos al agua del mar.

Según el estudio, los agentes contaminantes más comunes con los residuos orgánicos, las sales disueltas y los metales pesados presentes en los cursos de agua, además de los pesticidas y residuos químicos de las actividades industriales. Las fuentes tóxicas son aguas efluentes no tratadas o tratadas sólo en parte, los residuos agrícolas, las descargas industriales, y los restos de alimentos y sedimentos que fluyen en el agua durante el período de lluvias.

Los expertos consideran que la principal causa de la polución de los ríos ha de hallarse en las escasas medidas higiénicas de la población, incluida la práctica de defecar y echar residuos al aire libre, lo cual produce la contaminación de la tierra por parte de baterías y agentes orgánicos. Aquí entran en juego –afirma el estudio- las responsabilidades políticas: en efecto, en Asia y en el Pacífico, cerca de 1,7 millardos de personas no tienen acceso a servicios higiénicos básicos, y casi el 80% de los desagües van a parar a los arroyos, sin que se realicen tratamientos previos de depuración.

Entre los trastornos médicos provocados por el envenenamiento del agua, se citan el cólera, la diarrea, las infecciones intestinales, el tracoma (infección de la córnea), la malnutrición, la malaria, el dengue, esquistosomiasis (parásitos en la sangre) y filariasis (parásitos cuyos portadores suelen ser los perros). Además, la salud humana también se ve amenazada por la acumulación de metales pesados en plantas que son consumidas como alimento. Esto depende en gran medida de los métodos de irrigación utilizados en los terrenos contaminados.

Por último, en lo que respecta a los residuos sólidos, los datos reportan que en la región se producen 1,21 millones de toneladas de residuos por día. Se prevé que el número irá en aumento, y se calcula que para el 2025 los residuos llegarán a ser de 2,65 millones de toneladas por día. De no apresurarse a reparar la situación desarrollando sistemas de tratamiento adecuados, concluye el informe, las consecuencias para la salud y para el ecosistema serán todavía más perjudiciales: un aumento de la polución del aire y de olores nauseabundos, la descomposición del suelo y de las capas acuíferas, tanto las napas subterráneas como las de la superficie. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
El viaje de Trump en Asia: un ojo a Corea del Norte y otro al comercio
06/11/2017 12:10
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
ONU: el desarrollo de la región Asia-Pacífico no es sostenible
28/03/2020 17:52