14/02/2019, 13.34
IRAK
Enviar a un amigo

Nínive: después de ISIS, las milicias chiitas Shabak amenazan el futuro de los cristianos

Sacerdote iraquí: “Bartella es el epicentro del problema”, pero la cuestión también afecta a Karamles y Qaraqosh. Está en acto un plan de “alteración demográfica”, orquestado por los líderes chiitas y respaldado por Bagdad. La Iglesia iraquí rechaza la respuesta armada y prosigue por el camino del diálogo. Se necesita una fuerza de policía institucional que también se abra a los cristianos. 

Karamles (AsiaNews) – No hay paz para los cristianos del norte de Irak. Si bien, por un lado, sigue vivo el recuerdo de la violencia perpetrada por los yihadistas del Estado Islámico (EI, ex ISIS), en las últimas semana se está perfilando una nueva amenaza sobre el futuro de la comunidad: las milicias chiitas que mantienen lazos con los Shabak, que prácticamente están obstaculizando el retorno de los habitantes a sus lugares de origen, en la Llanura de Nínive. El epicentro de este nuevo capítulo de la persecución anti-cristiana es Bartella, una pequeña ciudad en la que es cada vez más frecuente ver por la calles y plazas imágenes de milicianos que luchan contra el ISIS, así como estandartes que muestran a los santos y figuras sagradas de la tradición chiita.

“Bartella es un problema, un caso especial”, cuenta a AsiaNews Don Pablo Thabit Mekko, responsable de la comunidad cristiana en Karamles. “En estos años –prosigue- la presencia de los Shabak ha aumentado de forma desmedida y los cristianos tienen miedo de regresar. Al menos 600 familias que huyeron en la época del EI siguen en Erbil, en el Kurdistán iraquí, y por el momento no tienen en vista regresar. En la ciudad se está produciendo una auténtica alteración demográfica, que comenzó en el 2003, luego de la invasión estadounidense y que en el último período ha sufrido una aceleración”.

La presencia de milicias locales chiitas, agrega Don Pablo, “crea descontento y las perspectivas a futuro despiertan malhumor y preocupación”. Para el sacerdote, se estaría llevando adelante, de manera  encubierta, un intento de “modificar la demografía del área”, según algunos, de acuerdo a un “plan” orquestado por la plana de líderes chiitas y piloteado desde el exterior, con la complicidad de una parte “de los políticos Shabak y de exponentes que están en Bagdad, que los sostienen”.

Hasta hace 30 años, la población de Bartella era cristiana en su totalidad. Los cambios demográficos de las últimas décadas han alterado su composición, y han terminado dividiéndola entre una mitad constituida por cristianos y otra por los Shabak, una etnia musulmana que es en su mayor parte chiita. Cuando el Estado Islámico (EI, ex ISIS) conquistó un área considerable del norte de Irak, incluyendo la Llanura de Nínive, toda la población de Bartella abandonó la zona a causa de las persecuciones que realizaban los radicales sunitas.

Hoy, habiendo pasado dos años desde la expulsión de los yihadistas del “Califato”, menos de un tercio de las 3.800 familias originarias que poblaban la localidad han podido retornar al lugar. La mayor parte de ellas aún sigue en el exilio y teme que se reanuden las persecuciones, las amenazas y las intimidaciones de algunos exponentes de la comunidad Shabak, que preside las milicias chiitas que controlan el área.

Tras la expulsión del ISIS, están surgiendo con fuerza creciente las divisiones confesionales, milicias y grupos armados que tratan de apoderarse de porciones de territorio cada vez más vastas en el norte de Irak, sobre todo en la Llanura de Nínive, que en otra época supo ser cristiana en su totalidad. Qusay Abbas, un representante de los Shabak en el Parlamento, afirma que los ataques son obra de una pequeña minoría que no es representativa. Sin embargo, las historias (y las denuncias) que llegan de Bartella, y de otras ciudades del área, cuentan una verdad distinta: sostienen que las milicias están tratando –la mayor parte de las veces, por la fuerza- de eliminar  al sector cristiano de la población. En efecto, serían cada vez más frecuentes los casos de ataques de trasfondo sexual, los hurtos, amenazas y los casos de violencia en el ámbito privado. Recientemente, un hombre de etnia Shabak disparó una ráfaga de proyectiles durante más de una hora, frente a una iglesia de la ciudad.

“Lo que está sucediendo en Bartella –subraya Don Pablo- se registra también, aunque en menor medida, en otras localidades de la Llanura, como Karamles y Qaraqosh. Estamos ante un movimiento que está tratando de expandirse”. “Un consejo de sabios de la Llanura de Nínive –que comprende cristianos, árabes, shabak- ha entablado diálogos y está intentado resolver la situación. Lamentablemente, no hay acuerdos oficiales y no se halla el modo de aplicar los acuerdos entre las partes, que rara vez se dan”.

En este contexto, la Iglesia iraquí se mantiene firme en su rechazo a crear una milicia armada cristiana, y refuerza las iniciativas tendientes al diálogo y a la confrontación. “La situación sigue siendo delicada –concluye el sacerdote- y los cristianos tienen miedo. Una de las soluciones viables, y que nosotros desearíamos se diera a futuro, es la instalación de una fuerza policial, institucional, en cuyo seno también participen cristianos, que puedan dar su contribución enrolándose para proteger la ley y el estado de derecho”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Nínive, Card Sako: apoyar la presencia cristiana, amenazada por tensiones y violencias
12/09/2019 14:46
Tillerson: una cumbre Riad-Bagdad en clave anti-iraní
23/10/2017 13:57
Bagdad y Teherán contra Washington: las milicias chiíes son la esperanza de Irak y de la región
24/10/2017 12:44