07/08/2015, 00.00
IRAK
Enviar a un amigo

Mar Sako: un año después de la tragedia de Mosul, sólo la unidad y la reconciliación salvarán a Irak

de Louis Raphael I Sako*
En el primer aniversario del gran éxodo de la llanura de Nínive, el patriarca caldeo envía una carta llamada al gobierno y al Parlamento. Denuncia las difíciles condiciones en las que viven hoy los cristianos y yazidis, y los miles de muertos entre los musulmanes. Paz única respuesta a la violencia de los grupos extremistas que "explotan la religión".

Bagdad (AsiaNews) - En la noche del 6 al 7 de agosto del año pasado, cientos de miles de personas abandonaron las aldeas en la llanura de Nínive, desde Qaraqosh a Karameles, mayoritariamente cristianos, para escapar de la milicia del Estado Islámico, la búsqueda de refugio en Erbil y en otras partes del Kurdistán. Para conmemorar este momento dramático en la historia reciente de los cristianos en Irak, el Patriarca Mar Raphael Louis I Sako ha dirigido en esta hora una carta-llamada a los miembros del gobierno de Bagdad y el Parlamento, exigiendo respuestas concretas a una crisis que es cada vez más dramático.

Para el prelado, es esencial para promover un proceso de reconciliación y unidad nacional para lograr el objetivo de una paz duradera. "La base más auténtica de la verdadera reconciliación - advierte su beatitud - es la lealtad a Irak, la única tierra formada por todos sus ciudadanos, y no sólo por parte de algunos individuos o grupos de personas".

La semana pasada, el patriarca caldeo había enviado al Papa Francisco y obispos de todo el mundo una
oración  para recordar la difícil situación de la comunidad perseguida. Un llamado a la paz y la seguridad "antes de que sea demasiado tarde" y la fuerza "para mantenernos firmes en esta tormenta". A continuación, la carta de Mar Sako a los más altos cargos de Irak. Traducción editada de AsiaNews:

Un año después de la expulsión, cristianos y yazidis viven aún en condiciones difíciles a nivel físico, psicológico y social, dentro de los centros de acogida; mientras que sus tierras están ocupadas y su patrimonio en peligro de extinción. Añádase a esto los miles de muertos entre los musulmanes iraquíes, los más de tres millones de refugiados y la destrucción de gran parte de la infraestructura.

Los grupos extremistas que explotan el manto de la religión y utilizan la violencia para extender su dominio y su ideología son una amenaza para todos nosotros. Por lo tanto, todos los políticos y miembros del gobierno deben hacer todos los esfuerzos para dar lugar a una sincera iniciativa de diálogo y reconciliación y asociaciones para la paz. Las operaciones militares, que por sí solos no son suficientes.

Esta reconciliación nacional debe basarse en unos principios estructurales y humanos fundamentales, porque ningún proyecto concreto, especialmente un proyecto moral como la de una "reconciliación nacional", puede tener éxito si no hay una visión clara del país, un modelo del Estado que queremos construir, junto con un mecanismo eficaz para poner en práctica un modelo de este tipo.

Nuestra situación es cada vez más trágica y los conflictos están creciendo. ¡No es ningún secreto que hay fuerzas que quieren seguir esto hasta la completa destrucción!

¡El peligro y sus consecuencias deberían unir a los hijos e hijas de nuestro único hogar! A pesar de todo, la reconciliación sigue siendo la única opción para nuestra comunidad.

El objetivo de la reconciliación nacional es la base de todo. Es la condición esencial para el fin del conflicto y restaurar la cohesión nacional dentro del establecimiento nacional. Esta reconciliación debe promoverse de manera abierta y considerar nuestro camino común en la historia. Comienza con nosotros mismos, a través de nuestros hermanos y hermanas, y termina involucrando nuestra relación con Dios.

La reconciliación con nosotros mismos es nuestro mayor esfuerzo para unir nuestra conducta externa a nuestras convicciones más profundas, sin disimular nuestro deseo de unidad y armonía.

La reconciliación con nuestros hermanos y hermanas se basa en nuestra consideración de ser socios entre sí, y no adversarios. Debemos esforzarnos para construir verdaderas y honestas relaciones con los demás, a través de la comprensión, el reconocimiento y aceptándose entre sí, sin tratar de tomar posesión de la propiedad del otro o eliminar la presencia.

Además, tenemos que pensar seriamente en cómo volver a abrir las carreteras bloqueadas, cómo abatir los muros, quitar las barreras psicológicas, de manera que miremos el uno al otro como personas libres y responsables, con el debido respeto por la diversidad y las diferentes opiniones . De esta manera, nos hacemos más fuertes y unidos contra las fuerzas que tratan de dividirnos y separarnos unos de otros.

El poder no es un mero liderazgo, exclusividad, superioridad, y la posesión, sino que su propósito más íntimo es servir a las personas y al bien común, especialmente a aquellos que están desesperados y oprimidos.

La reconciliación con Dios es una relación personal y social, que se alcanza a través de la reconciliación con nosotros mismos y con nuestros hermanos y hermanas. Esta relación de respeto y cercanía con Dios, al mismo tiempo nos permite forjar una más íntima y profunda con los humanos. Fluye en nuestras relaciones con los demás, como una forma de amor sin fin y el cuidado por los demás, la amistad y el deseo de construir una comunidad más grande en el cual sea predominantemente una comunicación abierta y una fuerte colaboración.

La base más auténtica de la verdadera reconciliación es la lealtad a Irak, la única tierra formada por todos sus ciudadanos, y no sólo por parte de algunos individuos o grupos de personas.

En cuanto a las diferencias que existen entre las personas, pueden ser un fenómeno saludable si adoptamos una forma civilizada de dialogar, negociar y dar prioridad al bien común. Estos contrastes son parte de la riqueza de nuestra cultura y de nuestra sociedad, como un lugar de encuentro gozoso y leal, aunque a veces difícil, donde la vida pasa en nombre del respeto mutuo, incluso en un contexto caracterizado por las diferencias entre nosotros.

La reconciliación significa también asumir la propia responsabilidad con determinación y confianza, con devoción, sabiduría y visión, sabiendo hacer concesiones que conducen a la paz, la estabilidad y la prosperidad del país para el bienestar de su pueblo. Nuestra fuerza hoy radica en la fortaleza de nuestra economía y no en la fuerza del poder militar. ¡Nuestra economía debe ayudar por encima del desmantelamiento de la ideología militante!

 La reconciliación en plano nacional y político es esencial, dadas las circunstancias actuales, e implica la revisión de las instituciones existentes y su pertinencia, con el fin de relacionarlos con nuestros tiempos. Tenemos que encontrar nuevas organizaciones basadas en ideas más eficaces y apropiadas para un Estado moderno, fuertes y civilizados, que es sostenible y representante de los ideales de la mejor y más realista de su gente. Un Estado de este tipo debe ser no sólo resistente al "colapso", sino a la vida en sí misma, confiado, capaz de atención y cuidado hacia los países vecinos y en el seno de la comunidad de naciones.

La promoción de una economía fuerte, que puede resolver el problema del desempleo y la pobreza, y construir infraestructura sólida, la prestación de servicios eficaces a los ciudadanos y contribuir a la estabilidad de la nación. Este es su verdadero sueño.

Un nuevo modelo de educación y nuevos planes de estudio, y un aparato de información que es edificante, porque a través de la sensibilización y la educación que puede eliminar a los extremistas que fomentan el odio y la violencia.

Restaurar el papel de la clase media, un elemento de gran importancia, para que esta sea apoyo a la movilidad social y económica.

El contexto religioso debe mantener su papel profético en la defensa de los derechos de las personas y la definición de sus responsabilidades. Hablando de su papel profético, nos referimos a que el lenguaje utilizado por las autoridades religiosas debe contribuir al desarrollo y la estabilidad de la sociedad, dirigiéndola hacia sus valores más altos.

El gobierno iraquí debe promulgar una ley que penaliza las actividades basadas en el desprecio de la religión y de los lugares sagrados, así como las formas de discriminación, la difusión del odio y la división por diversos medios de expresión.

Por último, y ahora es aún más urgente el deseo de una verdadera reconciliación nacional para lograr la meta de una paz duradera y para permitir que las personas desplazadas de varias denominaciones puedan regresar a sus hogares, sus campos, su ciudad y su negocio. Lo que tenemos que lograr, a través de este proceso de reconciliación, son la audacia y el coraje de la voluntad política que da lugar a una posición moral y nacional capaz de salvar al país y su gente.

* Patriarca de Babilonia de los Caldeos y presidente de la Conferencia Episcopal de Irak

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Patriarca de Bagdad a los líderes musulmanes: Demasiado silencio sobre el Estado islámico, un nazismo en el nombre del Islam
20/11/2014
No se convirtió al Islam: cristiano iraquí torturado y asesinado por militantes del Estado Islámico
02/09/2014
Desde Siria a Irak, nuevos horrores (y decapitaciones) de las milicias del Estado Islámico
29/08/2014
Hermana iraquí: El Estado islámico quiere el genocidio humano y cultural de los cristianos
14/05/2015