04/12/2019, 17.42
CHINA
Enviar a un amigo

La historia se repite: Xi Jinping como Chongzhen, el último emperador Ming

de Wei Jingsheng

El emperador Chongzhen se perdía en las luchas internas de palacio y no se preocupaba de hacer la paz con los enemigos externos. Usaba la represión como único medio para tener al pueblo sometido. Tenía una clase dirigente falsamente patriótica y arrogante. Xi Jinping es un perfecto “hermano” de Chongzhen, que terminó su vida ahorcándose y perdiendo el imperio. Una reflexión del “padre de la democracia” en China.

 

Washington (AsiaNews) – Recientemente, en un período de reposo, me puse a leer la historia de la dinastía Ming. Inesperadamente desccubrí cuánto Chongzhen se asemeje a Xi Jinping. Chongzhen es el último emperador de la dinastía Ming, que se ahorcó mientras el ejército de campesinos rebeldes entraba en la capital Beijing.

La dinastía Ming murió por mano de aquel ambicioso emperador que era Chongzhen. también Xi Jinping es un ambiciosos emperador, sin demasiadas capacidades. La dinastía Ming tuvo muchas responsabilidades de coexistir en modo pacífico con los rivales fuera de las fronteras, pero rechazaba hacer la paz hasta cuando las otras partes la hubiesen pedido. Ella continuó arriesgando de ser ser abatida, hasta que no había ya una forma de salir.

Xi Jinping se comporta igualmente como si fuese el gemelo del emperador Chongzhen. ¿Por qué?

Académicos de todos los tiempos sugirieron muchas razones y todas muy racionales. En síntesis, ellas son fundamentales 3. La primera: el líder en el vértice conoce sólo los complot y los engaños de las luchas de poder, en vez de saber cómo gobernar una nación. La segunda: la entera clase en el gobierno estaba intoxicada de auto-vanagloria y se representaba la realidad con una psicología arrogante, incapaz de tratar con los hechos del día, culpando a los otros por la crisis. La tercera: las personalidades oficiales se ocupaban sólo de sí mismas; su fama y fortuna era mucho más importante que la prosperidad y la seguridad de su país. Así el país podía sólo morir.

Hasta hace algunos años, hubo muchas personas que ponían sus esperanzas en Xi Jinping, pensando que él fuese un líder inteligente y capaz. También el emperador Chongzhen se convirtió en emperador casi por casualidad y en modo vigoroso y veloz eliminó la dictadura de los eunucos. De tal modo que él fue considerado como un líder sabio y prometedor, que habría llevado a la prosperidad. De todos modos, más allá de las luchas internas y de su capacidad de manipulación del poder, su habilidad en el gobernar la nación y su compromiso en la diplomacia fue un desastre. Se equivocó en cada importante decisión. Gente de buen corazón lo acusó diciendo que fueron errores debidos a evaluaciones equivocadas. 

La performance de Xi Jinping en estos años es una simple réplica del emperador Chongzhen. A parte de la eliminación de los disidentes y de la concentración del poder en nombre de la anti-corrupción, él no ganó ningún crédito ni en los asuntos nacionales, ni en la diplomacia con los extranjeros. El emperador Chongzhen rechazó negociar cuando las tratativas eran posible y así alentó a los enemigos a un ataque agresivo, haciendo sí que la nación sufriese muchas pérdidas. también Xi Jinping rechazó tratar cuando los diálogos pacíficos todavía eran posibles y esperó hasta que no fue miserablemente abatido en la guerra comercial entre China y los EEUU. Al final, fueron los simples chinos los que sufrieron las consecuencias. Es posible que todo el país sea destruido.

Una importante razón que frenaba a Chongzhen del tener diálogos de paz fue la arrogancia de la entera clase dirigente. Tal arrogancia hacía dudar al emperador, que no quería tomarse ninguna responsabilidad. Los burócratas y los intelectuales de la clase alta de hoy presentan un fuerte similitud con aquellos de la dinastía Ming. El así llamado patriotismo, marcado por la arrogancia, presiona sobre las espaldas de Xi Jinping y Liu Hue, asi que ellos no pueden retroceder ni siquiera medio paso. De otro modo serían clasificados como traidores, rechazados también después de muertos. Es como dice el dicho: “Si levantan la piedras que les cae sobre sus propios pies”.

Más de hace 2.00 años atrás, nuestros antepasados sabían ya que para el fin de un país, el paso necesario o precedente es cuando a los literatos les falta un decisión moral. Al finalizar la dinastía Ming, la clase intelectual y burocrática estaba llena de talentos, sin embargo era imposible convencer a las personas a que trabajasen por la nación. Se decía: “Un grupo de talentos para luchas internas; ninguna capacidad de luchar contra el exterior”. Pero, ¿realmente no había talentos? No. El sistema de selección dada vuelta y el ambiente político rindieron inútiles talentos excelentes y hasta rindieron difícil su sobrevivencia.

Las prisiones políticas de Xi Jinping son tan similares a las de Chongzhen, que ambos parecen propiamente hermanos. En tal atmósfera, no obrar permite a cada uno no ser dañado. Los patriotas que eran devotos y leales con el emperador estaban casi seguros que habrían terminado mal. Con esta atmósfera difundida entre las personas de gobierno, era imposible que la dinastía no cayese.

El pueblo fue obligado a rebelarse por la oposición de la clase dirigente. Ésta pensaba sólo en la supresión con la fuerza. El resultado era que los problemas no encontraban jamás solución. Después de la muerte de Dashing King Gao, vino Dashing King Li, que tuvo tanto suceso al punto de conquistar la casa del emperador. El emperador Chongzhen concluyó su vida muriendo, sin un lugar donde ser sepultado. Examinando la respuesta de Xi Jinping a las protestas de la gente de Hong Kong, parece que él esté siguiendo la serie de pensamientos del emperador Chongzhen. 

¿El resultado podrá ser diferente?

Más allá del hecho que si el presidente Trump es un líder sabio o una gran emperador, en esta guerra comercial con los EEUU, China no es un opositor capaz. Al mismo modo, el ejército chino no era un opositor capaz contra el ejército de Qing, al final de la dinastía Ming. En aquel período, toda la clase en el gobierno y los estudiosos de las generaciones sucesivas pensaban que la paz era el único modo para hacer sobrevivir a la dinastía Ming. Pero, cuando la batalla estaba en acto en dos frentes, no hay ninguna capacidad de suceso, dado que el ejército de Qing, con continuos ataques, protegía la revuelta de los campesinos y la protegía de la destrucción.

¿Cómo es que el ejército Qing, aún siendo una minoría, logró estabilizar su gobierno inmediatamente después de la ocupación de China? ¿Cómo es que jamás la incompetente clase burocrática de la dinastía Ming fue capaz de servir bien también a los gobernantes extranjeros? ¿Cómo es que los chinos comunes, que se revelaban continuamente, vivieron en modo pacífico bajo un gobierno extranjero? Hay estudiosos que no entienden esto. 

Mirando el presente, donde la gente de Hong Kong prefiere el gobierno colonial británico al régimen comunista chino, todos deberíamos comprender la razón. Aceptar el mal menor: ¿no es quizás este el mismo principio que guió el cambio de la dinastía Ming a las dinastía Qing?

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Coro de críticas de Beijing, por la ley de EEUU sobre la democracia en Hong Kong
21/11/2019 16:38
Ley de EEUU sobre Hong Kong: simbólica, pero con un efecto disruptivo
05/12/2019 09:37
Beijing amenaza a los EEUU por la firma de Trump a la ley sobre Hong Kong
28/11/2019 09:29
Beijing reprende a los EEUU por la ley sobre los derechos humanos de Hong Kong
26/09/2019 12:09