11/05/2020, 12.25
ORIENTE MEDIO - CHINA
Enviar a un amigo

La emergencia por coronavirus refuerza los lazos entre las naciones del Golfo y Beijing

Síntonía entre la naturaleza autoritaria del régimen chino y la de las monarquías del área. Riad elogia la gestión china de la Pandemia y olvida los silencios de Beijing, que la colocan en el banquillo de los acusados. La política agresiva de los Saud en el mercado de petróleo, en clave anti-rusa. Egipto envió material médico e izó la bandera china en los monumentos. 

 

Riad (AsiaNews/Agencias) - La emergencia desencadenada por la pandemia del nuevo coronavirus ha infundido nueva fuerza a las relaciones entre el Oriente Medio y China, que avanza en su proyecto de suplantar a los Estados Unidos (y a Rusia) como potencia hegemónica en la región. Analistas y expertos resaltan que el acercamiento que se constata en los últimos años se ha visto favorecido por la naturaleza autoritaria que comparten el régimen chino y las monarquías de la península árabe.  

En los últimos meses, Riad ha elogiado en más de de una oportunidad la gestión de la crisis de Covid-19 por parte de China, manteniendo silencio sobre el rol de Beijing en la difusión de la epidemia. En el momento de mayor criticidad, los sauditas enviaron material médico y firmaron un contrato de 256 millones de dólares entre las dos naciones, para la provisión de tests e hisopados, y para el envío de médicos. 

Esto también se ve confirmado por el tono utilizado por los medios sauditas, entre otros, por al-Arabiya, que llegó a afirmar que “China es el único país que ha sabido manejar esta crisis”. Una diplomacia del dinero y de las palabras, que ha permitido a Beijing desarrollar una política de “soft power” en la región, hoy reforzada por la provisión de material médico y por las proclamas de una renovada cercanía con las naciones del Golfo. 

A la emergencia por coronavirus se suma la crisis del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia, desatada en el mes de marzo, en el contexto del colapso de la demanda de China, primer importador mundial. Ante la negativa de Moscú respecto a regular las cuotas de mercado, Riad respondió con un ulterior aumento de la producción, que culminó con un derrumbe en los precios, que cayeron por debajo de los 20 dólares por barril. 

El reino wahabita ha adoptado una política agresiva, con precios increíblemente bajos y condiciones especialmente favorables a los clientes asiáticos. La compañía nacional Aramco ha hecho importantes inversiones en las refinerías chinas, sentando las bases para una relación duradera en el plano energético. A esto se suma el proyecto de la cúpula de gobierno sunita, que apunta a diversificar su economía en el marco de plan Vision 2030, mientras Beijing busca extender cada vez más su influencia en Europa, con la “Nueva Ruta de la Seda”, que pasa por África y Oriente Medio.

Además, el perfil autoritario de los gobiernos regionales se adapta mejor que el de Europa cuando se trata de reforzar las relaciones económicas y comerciales en un contexto crítico como el actual. En el último tiempo, Beijing evitó comentar el homicidio del periodista y activista Jamal Khashoggi en el Consulado saudita en Estambul, o la participación de la coalición árabe liderada por los sauditas, en Yemen.  Y Riad, que se presenta como líder del mundo musulmán, no atinó siquiera a criticar a los chinos por el trato recibido por los uigures en la región de Xinjiang.  Al referirse al tema, el príncipe heredero saudí afirmó que Beijing “está en su derecho de tomar las medidas anti-terrorismo” que considere más oportunas. 

Además de los países del Golfo, otras naciones, como Egipto, se han beneficiado con la pandemia para  hallar nuevas vías de comercio con China. En las primeras fases de la crisis, el presidente Abdel Fattah al-Sisi envió material médico, y El Cairo izó la bandera china en algunos monumentos emblemáticos de la capital y en el valle del Nilo. Este despliegue no se detuvo ni siquiera cuando la pandemia puso de rodillas a países de la región, como Irán: cuando un funcionario de Teherán se “atrevió” a criticar a Beijing por la gestión de la pandemia, tuvo que retractarse pocas horas después, por orden explícita de la plana radical de líderes religiosos ligada a los ayatolás.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
El precio del petróleo toca fondo: al coronavirus, se suman los problemas entre Moscú y Riad
31/03/2020 13:57
El Estado islámico "es el grupo terrorista más rico del mundo"
24/10/2014
FMI: crece la deuda pública en el mundo árabe, afectado por la caída del petróleo
11/02/2019 12:06