30/03/2020, 13.57
INDIA
Enviar a un amigo

La India, en cuarentena: el drama de cientos de millones de pobres. La ayuda de las diócesis

de Nirmala Carvalho

Millones de personas se han quedado sin trabajo y regresan a pie a sus aldeas de origen. El primer ministro Modi se excusa por las dificultades que causa la parálisis total del país. Parroquias, diócesis y asociaciones cristianas asisten a los migrantes, dalits y refugiados. Sacerdote: “Los llaman ‘come-ratas’. Nuestra asistencia es una bendición para ellos”.

Bombay (AsiaNews) – Las diócesis de toda la India se mueven para responder al drama de los pobres, que son los que más sufren a causa de la cuarentena que rige en todo el país, para contener la difusión del coronavirus. En diálogo con AsiaNews, Mons. Felix Machado, arzobispo de Vasai y secretario general de la Conferencia Episcopal India (CBCI), declara: “En todas las diócesis indias, las pequeñas comunidades cristianas se abocan a servir de manera altruista a los demás y sobre todo a los ancianos, a aquellos que están solos y en las periferias. Es una red que trabaja intensamente desde hace años. Los líderes de los grupos conocen la situación de aquellos que viven en su zona, y se aseguran de llegar a todos, sin excluir a nadie”. 

Las frágiles condiciones de los pobres están provocando una crisis humanitaria. Un país paralizado ha dejado a millones de personas sin trabajo en las grandes ciudades. En su mayor parte se trata de migrantes económicos que se han transferido desde otras zonas, mayormente rurales, en busca de mejores condiciones de vida. Lo poco que ganan lo envían a las familias, que han quedado en sus pueblos de origen. Es el caso de Goutam Lal Meena, que en Gujarat ganaba 400 rupias por día (4,8 euros). Como ha perdido el trabajo y el transporte se ha interrumpido en todo el territorio, tuvo que volver a pie hasta su casa, recorriendo casi 300 km. Las redes sociales, los canales de televisión y los periódicos están repletos de historias de desesperación, como la de un grupo de operarios textiles que recorrieron 500 km, desde Rahtak (en Haryana) hasta Kanpur (en Uttar Pradesh).

Frente a esta tragedia humana, durante su discurso semanal por la radio, el primer ministro se excusó, a sabiendas de las dificultades que provoca el bloqueo total, especialmente para los pobres. Sin embargo, agregó, “no había otra manera” de frenar la rápida difusión de la pandemia. Hoy, el número de personas infectadas ascendió a 1.164, y los muertos, a 30. 

El Pbro. Warner D’Souza es el párroco de la iglesia de St. Jude, en Malad, y secretario de la Comisión de Iniciativas Pastorales de la arquidiócesis de Bombay, y ha puesto en marcha programas orientados a los más necesitados de la comunidad. Entre ellos cabe citar: la suspensión de la colecta de fondos destinados al bienestar social, para aquellos que no pueden afrontar el gasto; la revisión del presupuesto destinado a las celebraciones culturales de los próximos dos meses, que será reservado para los pobres; se ha asegurado el pago del alquiler a una familia de la comunidad de St. Michael que no ha podido costear el gasto en los últimos siete meses. 

Mons. Machado informa que “el clero, los religiosos y las hermanas de Vasai se están ocupando de los tribales, de los migrantes de todas las castas y credos, que han perdido su trabajo y su techo. Muchos de ellos son empleados de la construcción. La Iglesia es una Madre para ellos;  y se ocupa de sus hijos”. 

La diócesis de Nashik, en el Maharashtra, también trabaja en favor de los pobres y dalits. Mons. Lourdes Daniel cuenta: “Todos nuestros sacerdotes e iglesias ayudan a cualquier persona que toque a nuestra puerta. No dejaremos que nadie sufra el hambre. La Iglesia es para todos; es un refugio para los dalits y tribales, porque en ella no hay discriminaciones. La situación más grave se vive en el distrito de Ahmednagar, donde hay una alta concentración de pobres”. 

El brazo social de la arquidiócesis de Nagpur ha distribuido productos alimenticios a 350 familias de migrantes pobres, que han quedado bloqueados en la zona y no pueden regresar a casa. El arzobispo Elias Gonsalves afirma: “Mi corazón está con los que sufren. He ordenado a los directores de las asociaciones de Nagpur y de Amravati que comiencen a asistir a los trabajadores estacionales y a aquellos que trabajan en las fábricas de ladrillos. Que el Señor nos ayude a ayudarlos”.  

Mons. Peter Machado, de Bangalore, ha puesto en marcha la distribución de alimentos y la preparación de refugios temporarios para las personas que han quedado paralizadas en la diócesis. Él subraya que “no se puede dar una ayuda ‘de fachada’; es necesario un gran sacrificio de nuestra parte”. Es por eso que se ha delineado un plan de asistencia transversal: médicos, religiosas y hospitales cristianos se ocupan de asistir a los enfermos y han alistado unidades enteras para atender a los infectados; algunas escuelas católicas han sido acondicionadas para recibir a los migrantes, a los sin techo y a los refugiados; cada parroquia debe disponer de voluntarios para llevar alimentos y otros artículos de primera necesidad a los pobres de la comunidad. 

En Uttar Pradesh, el Pbro. Anand Mathew de la Indian Missionary Society está coordinando varias organizaciones interreligiosas de las sociedad en la provincia de Varanasi. Así han logrado distribuir 5 kg de arroz, 5 kg de harina, medio litro de aceite, medio kg de legumbres, verduras, jabón, sal, mascarillas, pan y bizcochos a casi 1.000 familias, prescindiendo de su pertenencia religiosa o social. Tristemente, “a los marginados, a los dalits y a las personas vulnerables se lo llama ‘comedores de ratas’ – dice – y se ven obligados a comer hierba. Esta campaña es una bendición para ellos”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
El suceso de Kerala en la lucha al Covid-19
20/04/2020 16:33
Migrantes en Varanasi: de trabajadores jornaleros a mendigos
03/04/2020 18:32