03/03/2020, 12.58
CHINA
Enviar a un amigo

Karluk: Los uigures son discriminados porque son ‘diferentes’

Para el académico uigur, la realidad cotidiana en el este de Xinjiang/Turquestán oriental es mucho peor de lo que revelan documentos recientes. Los confucianos han considerado al "diferente" como un traidor. El ostracismo del Partido también hacia los tibetanos, mongoles, cristianos, Falun Gong y extranjeros. La comunidad internacional paralizada por las amenazas de Beijing.

Ankara (AsiaNews) - "La condición del pueblo uigur es mucho más trágica que la descrita por los medios de comunicación internacionales. Esto es lo que Abdürreşit Celil Karluk, sociólogo uigur de la Universidad Haci Bayram Veli de Ankara, dijo a AsiaNews. Para el experto en cuestiones étnicas de China, "los dirigentes de Beijing han logrado paralizar la acción de la comunidad internacional gracias a las amenazas y a la corrupción". Según las Naciones Unidas, más de un millón de uigures (de una población de casi 10 millones) y otras minorías de habla turca de religión islámica están detenidos arbitrariamente en Xinjiang, la región autónoma occidental de China. En el caso de Beijing, se trata de centros de educación y asistencia profesional para combatir el terrorismo, el separatismo y el extremismo islámico. Los activistas de derechos humanos y muchos gobiernos, incluidos los Estados Unidos y la Unión Europea, los describen como campos de internamiento. En una investigación publicada el pasado 1 de marzo, el Instituto Australiano de Política Estratégica (Aspi) afirma que más de 80.000 reclusos uigures están empleados en fábricas fuera de Xinjiang como parte del programa de "reeducación" del gobierno. Para los editores del estudio, estos ciudadanos chinos son sometidos a "trabajos forzados", explotados por 83 grandes marcas internacionales, incluyendo Apple, Samsung, Microsoft, Google, Mitsubishi, Siemens, Sony, Nike, Adidas y LaCoste - además de Huawei, el gigante chino de las telecomunicaciones. La investigación de Aspi llega poco después de la publicación de documentos que arrojan luz sobre los aspectos burocráticos de la actual represión étnico-religiosa en lo que los uigures llaman "Turquestán Oriental". A continuación, publicamos la entrevista completa con Karluk.

Profesor Karluk, han aparecido nuevos documentos y datos sobre la represión sufrida por los uigures en Xinjiang: ¿cree que son fiables?

Lo que se ha publicado recientemente no refleja plenamente la realidad en la que viven los uigures en su tierra. Según la tradición burocrática del Partido comunista chino (PCCh), las órdenes y directivas escritas no coinciden con lo que se ha aplicado en la práctica: la condición del pueblo uigur es, por lo tanto, mucho más trágica de lo que se ha descrito hasta ahora. Los líderes locales del Partido, especialmente en Xinjiang y el Tíbet, toman medidas represivas para complacer a sus superiores y lograr el ascenso profesional.

Muchos observadores sostienen que el PCCh pretende borrar las tradiciones islámicas en Xinjiang porque suponen una amenaza para la estabilidad sociopolítica de China. ¿Es este el objetivo de las autoridades comunistas?

El objetivo del Partido no es masacrar o erradicar a los uigures porque sean musulmanes. La filosofía Han, el grupo étnico mayoritario en China no acepta la diversidad y la coexistencia entre las diferentes culturas. Hay un viejo dicho confuciano: "El que es excluido de mi clan es un traidor". El PCCh tiene la misma actitud hostil hacia los tibetanos, mongoles, cristianos, miembros de Falun Gong y, en general, todos los extranjeros.

En la tradición confuciana la "diferencia" es una amenaza. El pensamiento del PCCh es entonces más autoritario que el confuciano y ve en los uigures un peligro porque son una nación "diferente", lista para construir su propio Estado moderno, con su propio sistema cultural de referencia. En China, también los Hui son de credo musulmán, pero el Partido no los considera peligrosos porque se han adherido a los principios confucianos y han aceptado su "sinización".

¿Cree que la comunidad internacional, y en particular Turquía, está haciendo lo suficiente para detener la represión en Xinjiang?

Los dirigentes de Beijing han logrado paralizar la acción de la comunidad internacional mediante amenazas y corrupción. Lo mismo ocurre con Turquía, que por afinidad étnica, lingüística y cultural debería tener en su corazón el destino del pueblo uigur. Ankara y el resto del mundo deberían hacer más para detener la masacre de los uigures en China, que es un crimen contra la humanidad.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Está encarcelado Qurban Mamut, periodista uigur desaparecido hace tres años atrás
10/06/2020 10:37
Xinjiang: la confiscación de pasaportes, “contra el terrorismo”
25/11/2016 10:56
Nursultán, aplazan la deportación de dos kazajos a China
08/01/2020 12:46
Mujer china kazaja escapa de los campos de Xinjiang: ‘No quiero volver a las torturas’
03/01/2020 14:56