19/11/2019, 10.32
AFGANISTÁN
Enviar a un amigo

Kabul, la contaminación del aire mata más que la guerra

En el 2017, el aire tóxico que se respira en Afganistán mató a más de 26.000 personas; ese mismo año, el conflicto armado provocó casi 3.500 víctimas. Las peores condiciones de aire se registran en Kabul. El gobierno invita a evitar la quema de residuos, pero los pobres no tienen otros medios para darse calor. 

Kabul (AsiaNews/Agencias) – En Afganistán, la contaminación atmosférica provoca más muertos que la guerra. Es lo que revela un estudio sobre las condiciones del aire a nivel mundial, titulado “State of Global Air 2019”, elaborado por el grupo de investigación del Health Effects Institute. Según los expertos, en el 2017, el país asiático tuvo más de 26.000 decesos atribuibles a enfermedades relacionadas el tipo de aire que respira la población. Ese mismo año, las Naciones Unidas informaron que las víctimas provocadas por el conflicto armado fueron 3.483.

Según los expertos, el aire es prácticamente irrespirable en la capital, Kabul, donde viven casi 6 millones de habitantes. Los niveles de contaminación se equiparan con los de las ciudades más contaminadas del mundo, como Delhi y Beijing, bajo la lupa mundial desde hace varios años. El smog envuelve la ciudad en una densa nube tóxica la mayor parte de los días del año, a causa de los automóviles viejos que se alimentan con combustibles obsoletos y por los generadores eléctricos carentes de garantías para el cuidado del ambiente. A ello se suman la quema de los residuos y el humo proveniente de las fábricas de ladrillos, hornos y baños públicos. 

El estudio muestra que la mayor parte de las víctimas se envenena en su propio hogar. En efecto, en los duros inviernos que caracterizan la ciudad de Kabul, se combate el frío calefaccionando las habitaciones con cualquier material a disposición, como el carbón o el plástico. Los expertos resaltan que las partículas tóxicas liberadas por la combustión han provocado la muerte de 19.400 personas; y no solo eso: la polución atmosférica ha contribuido a disminuir la expectativa de vida dos años y medio. 

Para combatir el aire tóxico, el Departamento de Ambiente de Kabul ha lanzado un programa orientado a eliminar los vehículos antiguos; al mismo tiempo, la municipalidad invita a la población a no quemar los residuos para calefaccionar las viviendas, y en vez de ello, usar combustible. Mohammad Kazim Humayoun, director del departamento, declaró que “La lucha contra la polución es tan importante como la lucha contra el terrorismo”. 

Sin embargo, los combustibles y las estufas eléctricas son demasiado costosos para la mayoría de la población, extenuada por 18 años de guerra. Yousuf tiene 60 años, escapó de la parte oriental del país y hoy vive en un campo de refugiados, cerca de la capital, donde se alojan 100 familias. Él ha perdido cinco de sus 14 hijos a causa de enfermedades respiratorias, agravadas por el frío y la pobreza, que le impidió curarlos. “Somos pobres – cuenta a Associated Press – y no podemos permitirnos los medicamentos. Mis hijos merodean por el campo y recogen todo lo que pueden: papel, cartones, madera y plástico. Los usamos para cocinar y para mantener a los niños en un ambiente cálido”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Dos tercios de los niños afganos sufren por la guerra
20/11/2019 10:35
Muertos por intoxicación: primero, la India; le siguen China y Nigeria
19/12/2019 13:50
Kabul: la Iglesia católica, ‘una’ obra continua de caridad silenciosa’
16/07/2019 14:15
Atentado del ISIS en centro electoral de Kabul: 57 muertos
23/04/2018 15:33
Llega a Kabul la Caravana de la paz después de recorrer 700 km en 40 días
18/06/2018 12:50