25/04/2017, 13.51
IRAK
Enviar a un amigo

Haciendo frente a los bombardeos, millones de peregrinos chiíes en el mausoleo del imán Musa

La comunidad chií recuerda el martirio del séptimo imán en el santuario Kadhimiyah. La capital iraquí paralizada por la afluencia de los fieles. A pesar de los temores, no hubo ataques o accidentes graves. Patriarca caldeo: El gobierno ha trabajado para asegurar "celebraciones con toda seguridad, controles imponentes "; continúa el intento de "reconciliación nacional".

Bagdad (AsiaNews) - "El gobierno ha querido garantizar celebraciones con seguridad, bloqueando de calles y carreteras y obligando a controles minuciosos en muchas zonas de la capital. Una señal que, cuando existe la voluntad, se puede evitar episodios" de violencia. Lo afirma a AsiaNews, el patriarca caldeo mar Louis Raphael Sako, al comentar sobre la celebración del fin de semana para una fiesta de la tradición chiita, que involucra a millones de personas. En el pasado, estas celebraciones fueron el motivo de ataques y terror; en este momento, las autoridades se han comprometido al máximo para proteger la seguridad de los fieles y ciudadanos.

"Ellos bloquearon calles y carreteras - dice el primado caldeo - para garantizar celebraciones con toda seguridad. También, en este momento los milicianos están comprometidos en batallas en Mosul y Anbar, donde se están concentrando gran parte de sus esfuerzos por lo que es más difícil organizar ataques en otros lugares. En la zona recrudece la batalla, la cual se prolonga y el resultado en la actualidad es incierto. El Estado Islámico sigue controlando la mayor parte de los territorios".

En el fin de semana cientos de miles de musulmanes chiitas han visitado el mausoleo del imam Musa Ibn Yafar al-Kazim, en Bagdad, para conmemorar el martirio del séptimo imán (de los 12) de la tradición chiita. El 23 de abril se produjo la ceremonia ritual que marca el punto más importante de una semana de celebraciones, con los fieles reunidos en torno al santuario que está en Kadhimiyah, distrito al norte de la capital iraquí.

Una multitud de peregrinos visitó Bagdad para participar en una de las conmemoraciones más importantes para el islam en Irak. Algunas estimaciones informan de al menos seis millones de visitantes en esos días. En los últimos años el festival se ha convertido en un verdadero evento de enormes proporciones, que termina paralizando la capital iraquí.

Los peregrinos caminaron las calles golpeando su cabeza y el pecho al paso de un ataúd, en el que (de manera simbólica) estarían contenidos los restos del profeta. Muchos han tratado de tocar la réplica al final de los actos finales de la procesión - que tuvo lugar a pesar del riesgo de ataques - con la postración de pecho ante el mausoleo. Para la tradición chiita, el imán Musa fue encarcelado en Bagdad y muerto por envenenamiento dentro de la prisión por orden del califa abasí Harun al-Rashid.

Imponentes las medidas de seguridad establecidas por la autoridad gubernamental en todo el territorio de la capital, con el temor de ataques por parte de militantes del Estado Islámico (EI) o lobos solitarios listos para atacar. Para el movimiento yihadista de matriz radical chií los sunitas se consideran "herejes" y se han convertido en los últimos años en uno de los objetivos privilegiados.

Para reducir el riesgo de ataques y permitir la multitud llegar al mausoleo se preparó el cierre de las principales intersecciones y las principales arterias de Bagdad. Bloqueado el tráfico de vehículos de varios días. Algunos peregrinos llegaron a pie a la capital, después de caminar durante varios días, especialmente entre aquellos que han venido desde el sur del país.

La tensión y las preocupaciones son confirmadas por el incidente que se produjo en la mañana del 23 de abril, cuando una persona anciana murió y otras 250 peregrinos resultaron heridos por la turba. Inició la aglomeración, el rumor de un atacante suicida dispuesto a inmolarse. Según fuentes policiales, un hombre comenzó a rasgarse su ropa después de haber perdido a su hija en la multitud. Los peregrinos, pensando que era un atacante suicida listo para activar los explosivos,  empezaron a gritar desencadenando el pánico. En la multitud resultaron muchos heridos, incluso ancianos y niños.

"Era obvia - concluyó mar Sako - la voluntad del gobierno para asegurar celebraciones con toda seguridad. Las elecciones se acercan [municipales en septiembre, políticas en 2018], y hay un intento de mostrar al electorado el compromiso de la clase política en clave de seguridad. Incluso los políticos han aprendido una lección de los últimos 14 años de violencia, y ahora hay un mayor compromiso en una óptica de comprensión, de la reconciliación nacional. Pero mucho dependerá del resultado de la batalla en Mosul".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Card Sako: nuevo obispo en Mosul, fuente de esperanza para cristianos y musulmanes
16/01/2019 12:03
Patriarca caldeo: ataque terrible contra peregrinos chiíes. Un país en el abismo
25/11/2016 12:48
Rouhani apreciado por el ayatollah Al Sistani
04/10/2013
Nassiriya, doble ataque de Isis: al menos 74 víctimas, entre ellas peregrinos iraníes
15/09/2017 12:32