21/06/2019, 16.55
FILIPINAS
Enviar a un amigo

Guerra a la droga, activista denuncia: ‘Duterte cuenta mentiras a los filipinos’

Rubylin Litao es diaconisa de la Iglesia metodista unida y coordinadora de Rise Up for Life and for Rights. Nacida en noviembre de 2016, la organización reúne los esfuerzos de varias denominaciones religiosas y asociaciones para contrarrestar los homicidios y buscar justicia. “Tenemos el deber de luchar por la verdad”.

 

Manila (AsiaNews)- El presidente filipino Rodrigo Duterte y su administración “mienten a los ciudadanos sobre la guerra a la droga, en curso en las calles de los barrios más pobres del país” Lo declara a AsiaNews, Rubylin Litao (Foto), diaconisa de la Iglesia metodista unida y coordinadora de Rise Up for Life and for Rights.

El grupo une a activistas por los derechos humanos, líderes cristianos y familias de personas que han perdido la vida a causa de operaciones antidroga o asesinatos extrajudiciales. Hace 2 días la policía nacional (PNP) llevó a 6.600 el número de los muertos oficiales en la represión deseada por el presidente. “Las estadísticas proporcionadas por el gobierno sobre las víctimas- afirma Litao- cambian en continuación y no son atendibles. Según los informes de los medios y activistas confiables, el número está comprendido entre las 27 mil y las 30 mil unidades. ¡Aunque si se tratase de una o 2 personas solamente, sería un hecho gravísimo!”.

Nacida en noviembre de 2016, la red Rise Up junta los esfuerzos de las varias denominaciones religiosas y asociaciones comunitarias, para contrarrestar los homicidios y buscar justicia. La organización está comprometida en programas para apoyar a las familias de las víctimas y ayudar a los tóxico-dependientes a rehabilitarse. “La así llamada ‘guerra a la droga’, convocada por el presidente después de su subida al poder- en junio de 2016- inmediatamente provocó sospechas alarmantes: en sólo 2 meses, las personas asesinadas en circunstancias que hay que aclarar ya eran unas 4 mil. La cosa más preocupante es que las víctimas pertenecían a comunidades urbanas más pobres y no están sometidas a regulares procesos”, cuenta Litao.

“Esto-prosigue el activista- llevó a activistas, en particular a personas de la Iglesia, a hacer algo para defender la vida, detener los homicidios y afrontar las raíces del problema de las drogas ilegales. Nosotros no estamos en contra de los programas del gobierno para contrarrestar el fenómeno, pero sí nos oponemos a un acercamiento que permita el asesinato de personas. Con el apoyo de otras organizaciones, sobre todas Promotion of Church People's Response (PCPR), hemos dado vida a una campaña: junta de firmas, reuniones de oración, vigilias. Al inicio, muchos nos criticaban porque considerábamos que estuviésemos contra el presidente a priori. En octubre de 2016 iniciamos a ir a las comunidades, documentar los varios casos de abusos y encontrarnos con las familias de las víctimas. Éstas tienen miedo, no saben a quién dirigirse, porque la mayor parte de sus seres queridos murieron durante la operación en estilo Tokhang”.

Tokhang es un término compuesto por 2 palabras en cebuano, lengua madre de Duterte: tuktok es una onomatopeya que indica “llamar” y hangyo significa “pedido”. Ellas se refieren a la irrupciones de la policía en las casas de los sospechosos. En coordinación con los militares y gracias a la ayuda de informadores, las unidades de la policía local compilan los elencos de los presuntos despachadores o consumidores de droga en los barangays (barrios). los agentes se presentan luego a la puerta de las casas de los sospechosos, invitándolos a “rendirse” en las comisarías de la zona. Pero, los activistas denuncian que “los policías adoptan la política de “antes dispara y luego, en el caso, preguntas’”.

No obstante la documentada violencia de la guerra a la droga, muchos filipinos continúan apoyando las drásticas políticas del presidente. El apoyo popular del cual goza Duterte no sorprende sin embargo a Litao: “Los precedentes gobiernos-explica- no han fatto lo suficiente para contrarrestar la difusión de las drogas. El presidente, con su modo de obrar directo y que habla a la panza de las personas logró capitalizar sobre el malestar general. Pero nosotros tenemos el deber de batirnos por la verdad para la verdad, hace entender a los filipinos que el presidente cuenta mentiras”. (P:F)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
En Manila, Duterte se dirige a su hijo: ‘Si eres culpable, estás muerto”
21/09/2017 11:15
Auxiliar de Manila: Sombras de Marcos sobre el país, pero la Iglesia vigila
01/09/2016 12:12
Manila, primera condena por los homicidios extrajudiciales sostenidos por Duterte
29/11/2018 15:14
La Iglesia filipina apoya la investigación ONU sobre las muertes en la guerra a la droga
16/07/2019 11:00
Manila, la ONU abrirà una investigación sobre los muertos en la guerra a la droga
12/07/2019 13:35