26/06/2019, 14.56
INDIA
Enviar a un amigo

Gloria Karthik: de niña de la calle a modista, con la ayuda de las salesianas de Chennai

La mujer de 31 años es madre de cuatro niños. Vivía en un barrio de chabolas y no estudiaba. Fue criada con amor por las Hijas de María Auxiliadora en Marialaya (la “Casa de María”). El objetivo de las religiosas es “restaurar la dignidad humana de las niñas que viven en la calle”. En la India, hay casi 18 millones de menores que viven al día. La Iglesia católica gestiona unos 14.500 establecimientos, que incluyen escuelas, liceos y universidades”.

Nueva Delhi (AsiaNews/Agencias) – De una penosa vida en un barrio de chabolas, pasó a vivir del trabajo gratificante como modista: es la historia de Gloria Karthik (foto 2), que, de pequeña, fue rescatada por las religiosas salesianas de Chennai (Tamil Nadu). La mujer hoy tiene 31 años y es madre de cuatro niños. Tenía ocho cuando una asistente social le propuso a sus padres que dejasen estudiar a la hija en Marialaya (Casa de María), un instituto gestionado por las Hijas de María Auxiliadora, más conocidas como las salesianas de Don Bosco. “Fue mi salvación -cuenta Gloria-; las hermanas me educaron y me dieron una vida digna. Sin ellas, hubiera estado destinada a una existencia miserable en un barrio pobre”. 

Marialaya es un instituto de cuatro plantas situado en el barrio de George Town. Nacido en 1990, el lugar recibe a niñas y jóvenes de entre seis y 18 años. En este momento hay 100 jóvenes viviendo junto a las hermanas, que desde su creación, han criado y educado a más de 2.000 niñas. Sor Sebastiar Caroline (foto 1), la coordinadora de los programas, explica que el centro enseña “habilidades comunicativas, lengua inglesa y cómo resolver problemas o manejar el tiempo y el dinero una vez que dejen el instituto. Alentamos a las jóvenes a crear y cultivar relaciones de amistad y vínculos humanos. Promovemos su espíritu de liderazgo, desarrollando el talento en el canto y la danza”. 

Sor Soosai Muthu Arul, la directora, explica que el fundamento de todo es la dignidad humana. El objetivo de Marialaya “es crear un ambiente familiar, en el cual poder reparar su dignidad como seres humanos. La mayor parte de las niñas han sido abandonadas, son huérfanas o tienen un solo progenitor. Casi todas ellas vivían en la calle. Todas provienen de contextos familiares sumamente pobres y de barrios de chabolas”. 

Según UNICEF, en la India hay entre 15 y 18 millones de niños viviendo en las calles. A causa de la extrema pobreza, se ven privados de sus derechos humanos fundamentales, como el acceso al estudio, la posibilidad de jugar y de recibir atención médica. La mayor parte de los niños a duras penas logra consumir un plato de comida al día. Para sobrevivir, muchos quedan envueltos en actividades delictivas o terminan siendo víctimas de la explotación económica o sexual. 

La Iglesia católica india trabaja con dedicación para sostener a millones de niños y adultos pobres. Gestiona en el país un total de 14.500 establecimientos que incluyen escuelas, liceos y universidades; más de 1.000 institutos de formación y capacitación; 704 hospitales; más de 1.000 orfanatos y 1.700 pensionados; bajo su esfera hay casi 2.500 centros que abarcan dispensarios, leprosarios y hogares para ancianos. 

“Curar las heridas del alma es la tarea más difícil del Marialaya”, afirma Brittila Machado, que se desempeña como asistente social en el centro hace 20 años: “Muchas niñas desarrollan formas de autodefensa del mundo exterior, como si encerrándose en ellas mismas pudieran eliminar el dolor sufrido”. Es el caso de Kanmani, una menor llegada a Marialaya en el 2016, cuando tenía seis años, que permaneció encerrada en un mutismo obstinado durante meses. Finalmente, las hermanas descubrieron que ella era abusada por el padrastro, con la connivencia silenciosa de la madre. 

El centro también administra un curso provisorio de tres meses para 50 niños. Además, en toda la ciudad de Chennai han abierto 18 escuelas vespertinas para las jóvenes pobres, que no lograr asistir a clases con regularidad. Algunas ya han conseguido un trabajo y mantienen a los progenitores, muchos de los cuales no consideraban que estudiar fuera importante para sus hijas. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Hermana de la India: los niños de la calle merecen un futuro
31/05/2017 14:14
Bombay, celebraciones por el 60° aniversario del santuario de la Virgen de Don Bosco
13/11/2017 12:42
Kanchan Kumari Sao: Quiero ser una empresaria de mí misma, contra los matrimonios infantiles
05/10/2017 13:51
Tamil Nadu, abiertas las inscripciones de niños cristianos: escuela católica acusada de favoritismos
11/03/2019 10:24
Salesiano indio: El "Parlamento de los Niños" para evitar el fenómeno de las novias precoces
11/10/2016 13:22