12/04/2019, 13.43
CHINA
Enviar a un amigo

Fe y propaganda: la retórica del Partido para “sinizar” las religiones

de John Dotson

Para Beijing, urge eliminar las influencias extranjeras de la práctica religiosa china. Los principales voceros de esta campaña ideológica han sido las organizaciones religiosas controladas por el Estado. La raíz que la motiva son los temores del Partido ante posibles disturbios sociales. El budismo lamaísta, el cristianismo y el islam son objeto de mayores sospechas debido a su origen “extranjero”.

Washington (AsiaNews) – Bajo el gobierno de Xi Jinping, la cada vez más xenofóbica y paranoica retórica del Partido convierte al budismo lamaísta, a las iglesias cristianas no registradas y al islam en candidatos ideales para la “sinización” de la práctica religiosa. El proceso continuará en tanto y en cuanto las altas esferas de la dirigencia sigan alimentando ansiedad respecto a la seguridad de su poderío en el gobierno. Es la tesis que sostiene John Dotson, ex oficial de las Fuerzas Armadas de los EEUU y editor de la columna “China Brief”.  A continuación, brindamos su análisis. Una gentileza de la Jamestown Foundation. (Traducción al español de AsiaNews).

 

Introducción

En marzo, la Asamblea Nacional Popular (ANP) y la Conferencia Política Consultiva del Pueblo Chino (CPCPC) celebraron sus sesiones anuales en Beijing. Popularmente conocidas como las “Dos Sesiones” (Lianghui, 两会), las reuniones anuales de estos dos órganos comprenden dos de los eventos oficiales de mayor envergadura en el calendario político oficial de la República Popular de China (RPC). Las dos instituciones no detentan ningún poder real, pero las agenda fijadas en sus encuentros suelen brindar una visión acerca de cuáles son las preocupaciones e iniciativas políticas prioritarias que se debaten en las altas esferas del Partido Comunista Chino (PCC).  

De las dos instituciones, la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (Zhongguo Renmin Zhengzhi Xieshang Huiyi, 中国人民政治协商会议), o CPCPC, es aquella que menos llegan a entender los observadores extranjeros. La CPCPC es un legado de la fundación de la República Popular de China (RPC) en 1949, cuando fue convocada a modo de consejo representativo nominal de los diferentes partidos y agrupaciones políticas, organizada bajo la Coalición liderada por los comunistas, en la última etapa de la Guerra Civil China (1946-1949). Desde entonces, la CPCPC ha continuado existiendo oficialmente como un órgano de consulta del gobierno en materia política –pero la realidad, es que ha operado como una tribuna de propaganda, manejada por el Departamento de Trabajo del Frente Unido del Partido Comunista Chino (Zhongyang Tongzhan Bu, 中央统战部), o lisa y llanamente, del FU.

Este año, un tema primario en materia de propaganda, que salió a flote durante la CPCPC, fue la necesidad de “persistir en el liderazgo del Partido por encima de la religión [y] en avanzar en la Sinización de las religiones de nuestro país” (jianchi dang dui zongjiao gongzuo de lingdao, chixu tuijin woguo zongjiao Zhongguohua / 持党宗教工作的领导我国宗教中国化)[1].

El tema no es nuevo, y se remonta por lo menos al 2016, cuando el Secretario General del PCC, Xi Jinping, pronunció un discurso en el cual abogaba por una “teoría de la religión que partiera de un socialismo con características chinas” (Zhongguo tese shehui zhuyi zongjiao lilun, 中国特色社会主宗教理) (Xinhua, 23 de abril 2016). Desde entonces, el tema ha adquirido mayor prominencia en los discursos oficiales, y al convocarse el convenio de las “Dos sesiones” del corriente año, los medios oficiales señalaron que la “Sinización” de la religión sería un tópico importante a discutir durante la CPCPC (Renmin Zhengxie Bao, 10 de enero).

 

Las organizaciones religiosas controladas por el Estado abogan por un mayor control gubernamental

Durante la CPCPC, los principales voceros de esta campaña ideológica fueron las organizaciones religiosas de la RPC establecidas por el Estado. Estas organizaciones operan bajo la responsabilidad de la Administración Estatal de Asuntos Religiosos de la RPC (Guojia Zongjiao Shiwuju, 国家宗教事) – la cual fue incorporada al FU en la primavera de 2018 (China Brief, 24 de abril de 2018). Durante los encuentros de marzo de la CPCPC, los representantes de estas organizaciones estatales se alinearon cual papagayos a los eslóganes oficiales de la campaña de Propaganda en torno a la “Sinización”. Como ejemplo [podemos citar] la mesa redonda y la conferencia de prensa llevada a cabo el 7 de marzo:

  • Zhan Ru, vice jefe de la Asociación Budista china (CBA) destacó la importancia de promover la “armonía interna de las religiones de China” bajo la guía del PCC.
  • Dai Junfeng, líder de la Asociación Islámica de Kunming (Provincia de Yunnan) remarcó los esfuerzos llevados adelante por su organización a fin de “demostrar la unidad nacional y el progreso, e integrar el estudio de las doctrinas clásicas con los valores fundamentales del socialismo”;
  • Shen Bin, vice jefe de la Asociación Patriótica de los Católicos Chinos, destacó la necesidad de adherir a la dirigencia del Partido Comunista de China, sostener el rumbo que marca la Sinización y reforzar la implementación de las normativas en materia religiosa” (Global Times, 10 de marzo).

Lo que resulta más sorprendente es que la CPCPC haya sido utilizada como foro para abogar por la purga de influencias extranjeras en la práctica religiosa en China. En un discurso pronunciado ante la CPCPC el 11 de marzo pasado, Xu Xiaohong, presidente de la Comisión Nacional del Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías –la Iglesia protestante oficial de la RPC- afirmó que el advenimiento del Cristianismo en China estuvo acompañado de una “intensa agresión colonial por parte de Occidente”. Xu acusó a las “fuerzas anti-chinas de Occidente” de “procurar influenciar la estabilidad social de China e incluso de subvertir el poder político de China valiéndose del Cristianismo”. A la luz de ello, Xu ha reclamado que se proceda a “la continua eliminación de improntas extranjeras en las iglesias cristianas de China” y ha exhortado a los cristianos chinos a “avanzar continuamente en la práctica de los valores fundamentales del socialismo” (Taiwan Central News Agency, 12 de marzo; Hong Kong Free Press, 13 de marzo).

 

Las inquietudes del PCC con respecto a la religión y a los disturbios sociales  

La campaña en curso orientada a la “Sinización” de la práctica religiosa halla sus motivos en las sospechas surgidas en el seno del PCC, sobre todo, en relación a tres tradiciones religiosas en particular, todas las cuales han sido sometidas a renovadas campañas de represión a lo largo del último año: el budismo lamaísta, por ser presuntamente el elemento de la identidad cultural tibetana y mongola (China Brief, 10 de julio de 2018;  China Brief, 5 de marzo; HRW, 20 de marzo); las Iglesias cristianas no registradas y las sectas heterodoxas de inspiración cristiana como la “Iglesia del Dios Todopoderoso”, que son vistas como fuentes potenciales de disturbios sociales  (SCMP, 10 de septiembre de 2018; China Brief, 1° de febrero); el Islam, sometido a una creciente represión por ser presuntamente el motivador de un nacionalismo étnico y del extremismo en Xinjiang (China Brief, 25 de julio de 2018; China Brief, 5 de marzo). En lo que concierne a las religiones “nativas” como el taoísmo y el budismo chino, incluida su vertiente Han, estas tres tradiciones religiosas son fuente de mayores sospechas debido a sus orígenes “extranjeros” [2]. A la luz del carácter cada vez más xenofóbico y paranoico de la retórica del PCC bajo el mandato de Xi Jinping, este factor parece convertirlas en los principales candidatos para la “Sinización”.

Sin embargo, la propaganda coordinada desplegada en la CPCPC es al mismo tiempo parte de un impulso más vasto que ha apuntado en el último año a reforzar el control del PCC sobre todos los aspectos de la vida china: y que incluye no solo el credo religioso, sino también la cultura  (China Brief, 5 de marzo) y el debate público (Apple Daily (HK), 14 marzo 2018). Además, los temas vinculados a la propaganda que han sido mencionados durante la CPCPC deben ser considerados teniendo como trasfondo las evidentes preocupaciones del PCC en relación al rumbo del país, y las perspectivas de que se produzcan disturbios sociales (China Brief, 22 de marzo; China Brief, 22 de marzo). La campaña a favor de la “Sinización” de la religión –así como de otros aspectos de la vida civil- probablemente se mantenga en tanto y en cuanto los círculos de la alta dirigencia del PCC sigan albergando ansiedad acerca de su permanencia en el poder.  

________________________________________________________________________________

[1] Hay diferentes interpretaciones acerca de cómo debe traducirse un término chino que resulta clave: “Zhongguohua” (中国化) – que podría ser entendido como “sinización” (que conlleva un esfuerzo a fin de que algo se alinee más con la cultura china Han); o como “chinificación” (en el cual se sobreentiende que el punto en cuestión debe ser nacionalizado o controlado más estrictamente por el Estado). En los comunicados de prensa oficiales que la RPC difunde en idioma inglés en general se utiliza la primera traducción; sin embargo, es muy probable que esta última traducción capte mejor el significado que está detrás del impulso que lleva adelante el gobierno para extender la  Zhongguohua en la práctica religiosa china. Para dar con un comentario autorizado sobre esta cuestión, ver el documento publicado con la firma del director del Departamento de Trabajo del Frente Unidos del PCC: “You Quan: Persist in the Party’s Leadership over Religion, Persist in Advancing the Sinicization of Religion” [尤权:坚持党对宗教工作的领导,持续推进我国宗教中国化], Xinhua, 20 de marzo de 2019.  http://www.zytzb.gov.cn/tzyw/306776.jhtml

[2] Congressional-Executive Commission on China, 2018 Annual Report, p. 122.

https://www.cecc.gov/sites/chinacommission.house.gov/files/Annual%20Report%202018.pdf.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
El lobby de los intelectuales pide más libertad. Las zancadillas de los rivales de Xi Jinping
02/08/2016 19:26
Bao Tong: La censura impuesta por el PCC, destruye todo tentativo de mejorar China
21/03/2016 11:02
Beijing, la otra cara de la Asamblea Nacional Popular: un ‘desastre para el pueblo chino’
13/03/2019 17:04
ANP, Li Keqiang anuncia ‘duras batallas’ en la economía
05/03/2019 10:20