03/12/2019, 09.46
LÍBANO
Enviar a un amigo

En Bekaa, un padre de familia se suicida por no poder alimentar a sus hijos

de Pierre Balanian

Naji Diab Al Fliti, de 40 años, estaba desocupado y no tenía ni 50 centavos en sus bolsillos para pagar la merienda de su hija. El país, sumido en el colapso económico: los estragos del hambre, la desocupación y el costo de vida elevado. Según el Banco Mundial, en el 2020 más del 50% de la población libanesa vivirá por debajo de la línea de pobreza.

Beirut (AsiaNews) - Todo el país está en estado de shock ante la noticia de que un padre de familia se suicidó el domingo 1° de diciembre, víctima de la grave crisis económica y del fracaso del Estado en asegurar un mínimo de asistencia social a las personas más indigentes. Naji Diab Al Fliti, de 40 años (v. foto), pertenecía a uno de los clanes más numerosos de Arsal (Bekaa norte), tristemente famosa por ser el territorio libanés que cayó bajo el dominio de Daesh, y luego fue liberado por el ejército libanés y por los Hezbollah. 

Padre de dos hijos -Ranim, de seis años, y Mohammed de un año -, Naj quedó desempleado hace dos meses, y debido a ello no pudo costear el tratamiento de una de sus dos esposas, enferma de cáncer. En el país, los medicamentos para el tratamiento del cáncer no solo no son brindados por el sistema de salud, sino que además son vendidos por los cárteles de la medicina a precios tres veces más altos que en Turquía, desde donde son importados.  

Para poder saciar el hambre de su familia, Naji no tuvo más remedio que endeudarse, comparando alimentos en una tienda cerca de su casa. Pero en los últimos días, el dueño del negocio de negó a continuar fiando sus compras, pues la deuda había alcanzado las 700.000 liras libanesas (unos 350 dólares). La gota que rebasó el vaso llegó a la mañana siguiente, cuando su hija, Ranim, le pidió 1000 liras libanesas (50 centavos de dólar) para comprarse una manouché (una pizzetta con tomillo y sésamo) como colación para comer en la escuela. Pero Naji no tenía ni siquiera 1000 liras para darle a su hija. El día anterior, Naji no había podido comprar la leche para su bebé de un año. La hija de seis años ahora se siente culpable por haber pedido a la madre que le diera 1000 liras para comprarse la merienda: la madre siente culpa por haber pedido a su hija que hablara con el padre, que, con lágrimas en los ojos, le había respondido: “No tengo lo que me pides”. 

Resignada, la hija se dio la vuelta y se fue, acompañada por su madre. Pero Naji no pudo soportar la humillación. Al regresar a casa, la esposa lo encontró ahorcado, colgado de una cuerda. La hermana de Naji contó que la noche anterior, su hermano había ido a buscarla, pero no le pidió ayuda, a pesar de que era necesario comprar combustible para las estufas y así combatir las primeras señales del frío. A la hermana, que había intuído la tristeza que sentía, siempre le respondía con la misma mentira: “Me hace mal al estómago”. 

La muerte de Naji ha sacudido a los habitantes de Arsal, que apensas supieron del suicidio, se reunieron frente a la sede de la municipalidad para protestar, echando la culpa de la miseria a los distintos gobiernos “asesinos”  que se han sucedido en el Líbano desde la guerra civil en adelante. 

El Líbano está en pleno colapso económico y el hambre está causando estragos, al igual que la desocupación, la falta de trabajo y el elevado costo de vida como consecuencia de la devaluación de la lira libanesa contra el dólar. 

Según datos recientes del Banco Mundial, en el 2020 más del 50% de la población libanesa arriesga vivir por debajo de la línea de pobreza; el 59,64 % de las cuentas bancarias del país tienen un saldo menor a 3.300 dólares; la desocupación afecta a entre el 40% y el 60% de la fuerza laboral. Sobre todo entre los jóvenes - y entre ellos hay 30.000 recientemente graduados  – , son muchos los que piensan que emigrar es la única salvación. 

Según los datos del Banco Central del Líbano, obtenidos por AsiaNews, el 8% de los depositantes, es decir, los titulares de 24.000 cuentas corrientes, son poseedores del 51% de los depósitos, es decir, de cerca de 85 millardos de dólares. A diferencia del 1,75 millones de depositantes restantes, que, sumados, poseen menos de un millardo de dólares.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Patriarca maronita: Líbano, un barco que se hunde en el colapso económico y financiero
18/11/2019 13:13
Beirut aplaza las deliberaciones parlamentarias para elegir premier. Hariri vuelve a escena
09/12/2019 10:33
Madres musulmanas y cristianas, unidas para apagar la mecha de la guerra civil
28/11/2019 12:01
Beirut: enfrentamientos entre manifestantes y grupos chiítas. Card. Raï: a los políticos les falta coraje
25/11/2019 10:36
Nuevo llamamiento del patriarca Raï, por un gobierno ‘neutral y limitado’. Continúan las protestas
04/11/2019 10:09