24/01/2020, 14.47
CHINA
Enviar a un amigo

El virus de Wuhan, el orgullo de los ricos y la oración

de Shan Ren Shen Fu (山人神父)

El origen del virus está en la consumo de animales selváticos, en particular el de “zorros voladores”, conocidos como “murciélagos de la fruta”. Para la élite rica de China comer cosas raras e inusuales se convirtió en moda. Ocho personas habían denunciado la epidemia ya el 1° de enero, pero fueron arrestadas por “la difusión de noticias falsas”. 

 

Beijing (AsiaNews)- “Aquellos que tienen fe en Dios rueguen por la situación en China”: es el pedido del p. Shanren (“el cura de la mañana”), un famoso sacerdote bloguero del Norte del país, delante de la difusión de la epidemia pulmonar que se desató en Wuhan (Hubei), que se está difundiendo en muchas regiones de China. Recordando también la epidemia de SARS (2002-2003), el sacerdote expresa algunas consideraciones sobre las costumbres culinarias de los chinos. Pero sobre todo muestra que la élite rica del país creó una moda de nutrirse de especies de animales selváticos, contribuyendo a la difusión del virus. Casi en passant, él revela que 8 personas habían denunciado la epidemia ya el 1° de enero, pero fueron arrestados por “difusión de falsas noticias”. Este artículo que publicamos, posteado hace algunos días en las redes sociales chinas, fue oscurecido por las autoridades. (traducción a cargo de AsiaNews).  

 

 De las noticias que nos llegaron en los últimos días, la situación parece ulteriormente degenerada. Los pasajeros con mochilas y valijas, delante de la estación de Hankou, que consideran aún volver a casa para el Año Nuevo chino, se encuentran en cambio con vallas y detrás de ellas a la policía.

La ciudad de Wuahn está aislada. Una ciudad aislada significa una ciudad transformada en fortín: a las personas de afuera no les está permitido el ingreso y a las personas de adentro no se les permite salir.

La ciudad de Wuahn es una metrópolis donde residen más de 10 millones de habitantes y este nuevo coronavirus es denominado “virus de Wuhan”. El virus se difundió rápidamente difundido en la mayor parte de las provincias chinas haciendo que la situación sea siempre más crítica. Esto es causado ya sea por la escasa atención que el gobierno local había reservado a la epidemia, ya sea por la modalidad de transmisión interhumana. Con los ulteriores actualizaciones relativos a la epidemia, uno se pregunta también cuál será la fuente. En apariencia la fuente directa de la enfermedad pulmonar está en el así llamado mercado del pescado, que se reveló en vez ser un mercado donde se consumen animales selváticos. En un video publicado hace 2 días, la líder de Taiwán, Tsai Ing-wen narra que una vez un amigo suyo la invitó a cenar, durante la cual le sirvieron un sopa en la cual había un pedazo de carne. Sin pensar demasiado, ella la comió, después de que su amigo le confesó que era carne de zorros voladores también conocidos como “murciélagos de la fruta”. ¿Por qué son llamados así? Parece que esta especie de murciélagos se nura de fruta. En otro video se ve en cambio a un murciélago entero en un tazón, cuyo aspecto es más bien espantoso. Sin embargo, Tsai Ing-wen afirma: “El gusto de la carne es “¡bastante agradable!”.

En la Biblia el Señor estableció que podía comer el pueblo de Israel y que no podía. Esto significa que al hombre no le está permitido consumir determinadas cosas. Quizás porque los chinos no creen en Dios, ellos comen a escondidas de lo que Dios les dijo. Quien no conoce la palabra de Dios, no lo teme. Además siendo que los chinos son un pueblo que ama y entiende de cultura culinaria, parece que no haya ninguna especie animal que no pueda no ser comida. Por lo tanto, más es rara e inusual, más quien es rico quiere probar y probar. El hombre vivió un período en el cual comía exclusivamente carne cruda. En el momento en el cual entendió que se podía cocinar la comida en modos diferentes, agregando varios tipos de condimentos, el consumo de los animales domésticos no estaba más en grado de satisfacer el gusto. Así que el consumo de animales selváticos se volvió una moda. Una determinada cosa se convierte en “moda” porque el hombre no come por hambre (quizás también un ratón): el hombre no se satisface más de la comida cotidiana y de aquí nace la moda de consumir serpientes, erizo, pangolín, pavos reales, murciélagos. 

De hecho, la fuente directa de la SARS en 2003 fue justamente el consumir gato de algalia que, probablemente, antes de ser matado estaba infectado con la rabia, así que el virus SARS entró en el cuerpo del consumidor, que a su vez la transmitió a otros con una velocidad asombrosa. La mayor parte de los chinos vivió aquella experiencia en un terror esclavizante.

Si bien la SARS fue vencida, los chinos no sólo han aprendido la lección, pero el consumir animales salvajes siempre más se convirtió en un símbolo de privilegio para los ricos. Exactamente como aquel escándalo de dos mujeres que entraron en la Ciudad Prohibida a bordo de un Suv Mercedes: esto no está ciertamente al alcance de personas simples. A las personas simples, a los comunes ciudadanos chino les está permitido sólo suicidarse tirándose de un rascacielos, difundir algunas falsas noticias, crear un poco de desorden en los hospitales.

La élite es una clase social que afirma el derecho de gozar tantos privilegios justamente en nombre del pueblo y si renunciase a estos privilegios, el pueblo estaría contrariado. Que el pueblo sea realmente contrariado no se sabe y ninguno conoce la verdad. Pero una cosa es verdad y es que hay efectivamente tantos representantes que votan en nombre del pueblo, de los privilegios  a sí mismos. No obstante la gravedad de la epidemia, no se puso ningún ningún obstáculo a 40 familias en la ciudad de Wuhan de estar juntos para la cena de Fin de Año, ni en el Gran Gala de Fin de Año en las zonas de epidemia: las autoridades continúan asistiendo personalmente a las representaciones. Al contrario, 8 personas que han denunciado la epidemia ya el 1° de enero, fueron arrestadas con la acusación de haber denunciado falsas noticias, minando la estabilidad social. Y hoy, las personas están realmente en estado de agitación, pero el resultado es que los ciudadanos se quedaron aislados en la propia ciudad.

De repente, en Wuhan se convirtió en creció no sólo el precio de los barbijos, pero también el precio de las verduras en los supermercados. Muchos critican porque no se debe aprovechar de la catástrofe para enriquecerse, sino del punto de vista de la humanidad, delante de las góndolas que se vacía en un instante y la posibilidad de fácil ganancia, es difícil que los comerciantes no cedan a la tentación. ¡Aquí está justamente el problema! 

El virus pulmonar de Wuhan se volvió un evento público nacional. Y siendo que la ciudad de Wuhan está en estado de aislamiento, la llave para la estabilidad es como proveerse de comida a precios ecuos.

El corazón de cada uno está afectado por la gravedad de la epidemia, pero también por la valentía del personal médico que socorre para aliviar el dolor. Es por lo tanto necesario que aquellos que tienen fe en Dios recen por la situación en China.

Esta epidemia me hace pensar en la narración bíblica de Moisés que guía al pueblo de Israel durante el Éxodo, a la súplica hacia el Señor cuando Él quiere golpear a los israelitas que están venerando el becerro de oro. Los pasajes bíblicos describen esta historia en modo vívido y merecen una oración meditada: 

“Entonces el Señor le dijo a Moisés:Anda, baja, porque tu pueblo, el que sacaste de Egipto, se ha echado a perder.  Muy pronto se han apartado del camino que yo les ordené seguir. Se han hecho un becerro de oro fundido, y lo están adorando y presentándole ofrendas; y dicen: “¡Israel, éste es tu dios, que te sacó de Egipto!”. Además, el Señor le dijo a Moisés:

Me he fijado en esta gente, y me he dado cuenta de que son muy tercos. ¡Ahora déjame en paz, que estoy ardiendo de enojo y voy a acabar con ellos! Pero de ti voy a hacer una gran nación. Moisés, sin embargo, trató de calmar al Señor su Dios con estas palabras: Señor, ¿por qué vas a arder de enojo contra tu pueblo, el que tú mismo sacaste de Egipto con gran despliegue de poder? ¿Cómo vas a dejar que digan los egipcios: “Dios los sacó con la mala intención de matarlos en las montañas, para borrarlos de la superficie de la tierra”? Deja ya de arder de enojo; renuncia a la idea de hacer daño a tu pueblo.  Acuérdate de tus siervos Abraham, Isaac e Israel, a quienes juraste por ti mismo y les dijiste: “Haré que los descendientes de ustedes sean tan numerosos como las estrellas del cielo, y toda esta tierra que les he prometido a ustedes se la daré como su herencia para siempre. El Señor renunció a la idea que había expresado de hacer daño a su pueblo”. (Éxodo 32, 7-14).

Shan Ren Shen Fu

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Un médico muere en Wuhan. Crece el número de infectados en China y en todo el mundo
25/01/2020 10:44
Colapsados los hospitales de Wuhan. El silencio de Xi Jinping (Video)
24/01/2020 10:31
Wuhan: Los locutores de la Tv usan barbijos. Críticas al gobierno de la ciudad
23/01/2020 16:31
Virus chino: Wuhan, una ‘ciudad fantasma’
23/01/2020 10:46
Virus chino: 9 muertos y 440 infectados. Intentan aislar la localidad de Wuhan
22/01/2020 10:05