09/02/2017, 16.10
VATICANO – CHINA - HONG KONG
Enviar a un amigo

El artículo del Card. Tong, sobre el diálogo China-Santa Sede, que despierta alegría y confusión

de Bernardo Cervellera

El optimismo del obispo de Hong Kong en relación al cambio de método de los nombramientos episcopales y a la función de la Asociación Patriótica. No queda claro si es un cambio en los hechos o algo meramente nominal, referido a un cambio de términos.  Los obispos “subterráneos” son patriotas y aman a su país, pero el partido sospecha de ellos. Libertad “esencial” en los nombramientos episcopales. Pero los obispos no son libres de desarrollar su ministerio. Los obispos patrióticos son controlados cuando reciben visitas de los miembros de la Iglesia universal. Las “chinches” (micrófonos ocultos) en las oficinas episcopales. 

Roma (AsiaNews) - Suscita alegría y confusión el nuevo artículo que lleva la firma del Card. John Tong de Hong Kong, que trata sobre las relaciones entre China y el Vaticano. Luego del artículo publicado en agosto pasado, sobre la “Comunión de la Iglesia en China con la Iglesia universal”, hoy él ha difundido un nuevo capítulo sobre el diálogo entre China y la Santa Sede, titulado “El futuro del diálogo Sino-Vaticano desde el punto de vista de la eclesiología”.

La alegría deriva del optimismo, unido a un sentido de pragmatismo (típico de la mentalidad china) que se respira en estas páginas. Según el Card. Tong, todo podrá volver a su lugar: el Papa será reconocido como autoridad suprema de la Iglesia; el cambio de la Asociación Patriótica (AP) de un instrumento de control al cual es obligatorio inscribirse, pasará a ser un organismo “voluntario”; la reconciliación de los 7 obispos ilícitos (eran 8, pero uno murió el 4 de enero pasado); el reconocimiento a futuro de los obispos subterráneos; la libertad “esencial” que el gobierno habrá de garantizar a la Iglesia católica (que ha de ser vista en forma separada de la libertad religiosa –y en parte política- de los musulmanes de Xinjiang y de los budistas del Tíbet).

La confusión surge cuando se trata de profundizar un poco más, al leer las distintas soluciones en perspectiva ante la difícil existencia de la Iglesia en China. Muy justamente, el Card. Tong afirma que el nudo de las cuestiones “eclesiológicas” –que se refieren a la naturaleza católica de la Iglesia, sin la cual ésta no puede vivir- es la cuestión del nombramiento de los obispos. Son secundarias las cuestiones referidas a la libertad de abrir escuelas, la restitución de los bienes secuestrados a la Iglesia (aunque esto lo imponga la ley china) y el poder difundir la propia fe. El Card. Tong denomina a estas cuestiones como expresiones de “una libertad completa”, a la cual, por “realismo”,  se puede renunciar en parte, al menos por ahora.

 

¿Un cambio de meras palabras?

Pero es precisamente la cuestión crucial del nombramiento de obispos lo que no resulta claro, llegando a ser incluso engañoso. Para el Card. Tong, “el Papa debe seguir siendo la última y más alta autoridad en lo que se refiere al nombramiento de obispos” y la elección [de un candidato] por parte de una Iglesia local dada, resulta solamente un modo de expresar las recomendaciones de la Conferencia episcopal local”. Sin embargo, en los hechos está sucediendo que el Consejo de obispos chinos –apuntado por la Asociación Patriótica y por el Ministerio de asuntos religiosos- elige al candidato y al Papa le dejan solamente la tarea de dar su bendición final: lo cual resulta poco para hablar de “la autoridad más alta”. Según fuentes chinas de AsiaNews que se encuentran cercanas a la mesa de diálogo, el gobierno incluso querría que el Papa sólo tenga el poder de veto, pero en tanto y en cuanto éste sea “motivado”.  Y si los motivos no son aceptables, el Consejo de obispos tiene derecho a proceder igualmente a la ordenación del candidato propuesto. No se comprende, por ende, si lo que dice el Card. Tong es una esperanza o si se trata de una lectura que él hace de la situación presente, en la cual cambian las palabras, al decirse que el Papa elige al candidato, pero la realidad es que los nombramientos se llevan a cabo de manera independiente. ¡Y el mismo cardenal admite que el acuerdo “sobre el nombramiento de obispos no diferirá mucho de los modos prácticos utilizados en la actualidad por las dos partes!”.  

 

Las acrobacias en torno a la Asociación Patriótica “voluntaria”

La acrobacia de las palabras también se hace evidente en lo referido a la AP, a la cual, se afirma, le sería quitado el poder de “elección y ordenación democrática” de los obispos, y que por ende, se convertiría en “aquello que su nombre significa literalmente, es decir, una verdadera Asociación Patriótica; una institución voluntaria, que une al clero y a los fieles que aman a su patria y a la Iglesia en los servicios sociales”. No queda muy claro si estas palabras son la expresión de un deseo, un sueño, una realidad o una mera ficción lingüística. Hasta ahora, la AP es, en virtud de su estatuto, una asociación “voluntaria”, pero todos los obispos oficiales son obligados a inscribirse en ella. Quien ha osado renunciar a ella –como Mons. Tadeo Ma Daqin, de Shanghái- fue inmediatamente sometido al arresto domiciliario. E incluso ahora que ha sido re-inscripto, sigue obligado al aislamiento en el seminario de  Sheshan, habiéndosele quitado el título de “obispo”, puesto que cuando se lo menciona, es identificado exclusivamente como el “padre Ma”.

Es más, estas palabras del Card. Tong no eliminan la realidad de que existe un dominio de la AP sobre la vida y la pastoral de los obispos. Prueben a reunirse con el obispo de Beijing y los despedirán, puesto que él no puede reunirse con un cura extranjero sin contar con el debido permiso.  Traten de hablar con un obispo de la AP, y él tratará de reunirse fuera de su oficina, al aire libre, para no ser escuchado por las “chinches” (micrófonos ocultos) colocadas por doquier.

 

Los obispos “subterráneos”

Desde este punto de vista, el problema de la libertad de los obispos subterráneos es similar al de los obispos oficiales. Siendo muy justo, el Card. Tong dice que “la actitud del gobierno en relación a las comunidades no oficiales ha cambiado notablemente, si se la compara con la asumida en los años ochenta”, pero esto no significa que no haya un control, que no hay arrestos, que no haya sospechas infundadas de “anti-patriotismo”. Y esto, incluso en el caso de obispos “subterráneos” como Mos. Julio Jia Zhiguo, que se han dedicado durante décadas al cuidado de la gente, de los enfermos, de los niños abandonados, desarrollando un trabajo a favor de la población y de un modo ciertamente patriótico, absolutamente no violento. El punto es que justamente este compromiso es lo que impulsa a guardar “sospechas”. Tal como fue declarado por el Prof. Richard Madsen, sociólogo de las religiones, el gobierno alimenta sospechas de que haya “demasiados actores no-estatales” en las obras de bien que se llevan adelante, puesto que de esta manera “el gobierno podría sentirse defraudado en su posibilidad de ‘ayudar a la gente’ y de ‘controlar a la gente’ y eso hace surgir un potencial conflicto”: puesto que el gobierno exige patriotismo, pero el Partido comunista exige una sumisión total, y no quiere que su totalitarismo sea aplacado por nadie.

Por otro lado, hace años que los obispos “subterráneos” (y oficiales) proponen al gobierno ser registrados en el Ministerio de asuntos religiosos, pero no en la AP, que quiere construir una Iglesia nacional “independiente” de la Santa Sede, pero sometida totalmente al poder del  Partido. El mismo pedido es expresado por el Card., Tong en su capítulo referido al “reconocimiento por parte del gobierno de los Obispos no oficiales”, pero la respuesta en todos estos años siempre ha sido un “no” rotundo.  Si hubiera un “sí” ante este pedido, realmente sería el inicio de una nueva era en las relaciones entre China y el Vaticano.

 

 “Libertad completa” y “libertad necesaria”

El último capítulo es uno de los más intrigantes. En éste, el Card Tong afirma que en comparación a la cuestión del nombramiento papal de los obispos, todos los demás problemas son secundarios. Eso es cierto, porque en el nombramiento de obispos se toca el elemento dogmático y sacramental del ministerio de la Iglesia católica. El problema surge por el hecho de que el Card. Tong presenta la “sanatio” del método de nombramiento y elección como un hecho consumado, “este acuerdo –dice él- es un notable avance”. Más arriba hemos expuesto nuestra perplejidad con respecto a este método, que nos parece un mero cambio nominal, de palabras, que no muda en nada la sustancia de la cuestión y reduce la función papal a una mera bendición de algo que ya fue decidido por otros y en otra parte.

Otra perplejidad cabe al reducir la “libertad esencial” al nombramiento de obispos, sin preocuparse por el ejercicio de su función. Es verdad que los “modos de difundir la fe y de gestionar instituciones educativas, la restitución limitada de las propiedades no son una amenaza ni infligen un daño a la naturaleza de la Iglesia católica en China”. ¿Pero es también así cuando un obispo debe pedir permiso para reunirse con huéspedes de la Iglesia universal? ¿O si un pastor es obligado a ausentarse de su diócesis durante meses, para sufrir un lavado de cerebro sobre política religiosa del gobierno-partido? ¿Si un obispo es obligado a participar en una ordenación episcopal ilícita, la cual carece del mandato papal? ¿Si por encontrarse con un co-hermano suyo de la Iglesia subterránea arriesga sufrir un boicot y a que se le impongan obstáculos a su ministerio?  

Quizás esta “libertad esencial” debiera ser un poco más amplia, de otra manera no se entiende cuál es la diferencia entre una situación con acuerdo y una situación sin acuerdo. Y entonces –como suelen decir los sacerdotes y obispos oficiales y subterráneos- “más vale postergar cualquier acuerdo hasta tanto no se nos garantice una verdadera libertad religiosa”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Dudas e indiferencia de los católicos chinos hacia el artículo del cardenal Tong
14/02/2017 13:42
Sacerdotes chinos: Cambiar la esencia de la Asociación patriótica es una esperanza vana
15/02/2017 18:19
El artículo del card. Tong: solo esperanzas sobre los diálogos China- Santa Sede. La ducha fría de Liu Bainian
13/02/2017 13:28
Richard Madsen: En los diálogos entre China y la Santa Sede, Beijing quiere destruir, o al menos debilitar la Iglesia
13/02/2017 23:36
Card. Tong: La comunión de la Iglesia en China con la Iglesia universal
05/08/2016 01:56