22/01/2016, 12.51
JAPON - VATICANO
Enviar a un amigo

El “samurai de Cristo” Ukon Takayama será proclamado beato

El Papa Francisco firmó el decreto sobre el martirio del Siervo de Dios Justo Takayama Ukon, muerto en el exilio en las Filipinas, por no haber querido abandonar su fe. Superior regional del PIME en Japón: “Una noticia maravillosa, que trae mucha alegría a la Iglesia en Japón. Toda la vida de Takayama fue un canto de amor y de fidelidad al anuncio cristiano”.

Tokio (AsiaNews) – Ukon Takayama, señor feudal del Japón imperial, convertido al catolicismo en 1564, será beato. Lo estableció el Papa Francisco esta mañana, firmando el decreto sobre su martirio, ocurrido por odio a la fe en 1615. Cinco siglos después de su muerte, no obstante la dificultad de hacerse de los documentos acerca de su vida, la Iglesia japonesa puede, por lo tanto, festejar a su primer católico en recibir, de manera individual, los honores del altar.  

El Superior general de Pontificio Instituto de las Misiones Extranjeras en Japón, el Padre Mario Bianchin, dice a AsiaNews: “Se trata de un bellísima noticia, que brinda mucha alegría a la Iglesia en Japón. Los obispos locales prepararon en un primer momento la causa, con la esperanza de que pudieran ser reconocidas sus virtudes heroicas. Pero era muy difícil completar la investigación, por la falta de fuentes y documentos originales. Hace aproximadamente un año, fuimos informados de que él había optado por el martirio”.

Ukon Takayama nace en la Prefectura de Osaka en 1552 , en la familia de Takayama Tomoteru, señor del castillo de Sawa. Cuando cumple 12 años, el padre se convierte –tomando el nombre de Darío- y hace bautizar al hijo con el nombre de Justo. Padre e hijo son ambos daimio de nómina imperial, señores feudales que tienen eL derecho y el permiso de la Corte para contratar a un ejército privado e incluso servirse de los samuráis. El mismo Justo, antes de la conversión, practica el bushido, el “camino de la espada”, que representa el código de conducta de los guerreros japoneses.

El nuevo beato, continúa el misionero, “era un personaje muy destacado de su tiempo, por su relevancia desde el punto de vista político. Podríamos definirlo como alguien de ‘alto rango’ en el gobierno de los feudos locales. Y justamente, por esta elevada posición suya, sufrió muchísimo después del bautismo. Pero, como surge claramente de los textos y de los testimonios de la época, toda su vida fue un canto de amor y fidelidad al anuncio cristiano. Incluso en su condición de daimyo”.

Justo Takayama vivió gracias al apoyo de muchos amigos nobles: sin embargo, cuando el cristianismo fue prohibido totalmente en 1614, el ex daimyo elige la vida en el exilio y guía a 300 cristianos más rumbo a Manila, donde el grupo llega el 21 de diciembre, y es acogido por los jesuitas españoles y los católicos locales. Un grupo de ellos propone a los exiliados que soliciten apoyo a España para derrocar al gobierno japonés, pero Justo se niega a ello. Morirá 40 años después de su arribo a Filipinas, el 5 de febrero de 1615: es sepultado en el país con honores militares y con el rito católico. Actualmente, una estatua suya domina la Plaza Dilao: el nuevo beato (ver imagen) está vestido con el traje típico del samurái, pero la katana (la espada tradicional de los guerreros japoneses) se dirige hacia abajo. Sobre ella, resalta una imagen de Jesús.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Ukon Takayama, el "samurái de cristo" será beatificado en el 2015
10/11/2014
El p. Mario Bianchin: Justo Takayama Ukon, modelo de santidad imitable
09/02/2017 14:24
Fue beatificado Justus Takayama Ukon, “el samurái de Cristo”
07/02/2017 13:02
Manila, Card. Tagle: ‘Cada día somos mártires’ del amor de Dios
05/02/2018 15:08
P. Luigi Soletta, en Japón el sol brilla a la medianoche
21/04/2016 14:24