26/02/2015, 00.00
EGIPTO - LIBIA - ISLAM
Enviar a un amigo

Egipto: el dolor de las familias de los 21 mártires decapitados. Elogios para la ofensiva egipcia en Libia.

de André Azzam
La historia de las últimas conversaciones de familias con 21 coptos egipcios muertos por militantes del Estado Islámico. Algunos jóvenes regresaban a casa, por miedo a las tensiones y la creciente violencia extremista. Pesar de miembros de la familia por la falta de visita del primer ministro y las autoridades de los pueblos.


El Cairo (AsiaNews) - Esta es la tercera y última parte del testimonio de Nuestro corresponsal en Egipto. Los acontecimientos de los últimos días traen la noticia de la devastación de varias iglesias y pueblos en Siria por parte de militantes del Estado Islámico (EI), la violación y el asesinato de mujeres, el secuestro de más de 150 cristianos asirios, incluidas las mujeres, los niños y los ancianos. Frente a la creciente tensión en el mundo islámico a las familias de los 21 mártires coptos egipcios lamentan la muerte de seres queridos, unidos en la oración y el recuerdo. Todos los jóvenes asesinados se encontraban en Libia para trabajar, se habían alejado de sus pobres aldeas para proporcionar una mejor educación a sus hijos y construir un futuro mejor para sus familias. (Para la primera parte ver aquí; parar la segunda ,aquí).

En la lejana y remota aldea de Menbal, encuentro, destruida por el dolor, los padres de Milad Saber, el mártir que en el momento de la decapitación ha invocado el nombre de Jesucristo. La suya es una familia de agricultores. La madre recuerda la última llamada telefónica con su hijo: "Por lo general, mi marido lleva el celular con él a través de los campos. Ese día había olvidado mi teléfono en casa, así que decidí tomarlo y, en el camino a los campos, el teléfono sonó. Era mi hijo amado Él me preguntó: '¿Usted necesita algo, mamá?' Yo le respondí: 'Lo único que quiero es que usted está bien Nos dijeron que la situación no es buena, ven a casa". Él respondió: "No te preocupes, mamá Que el Señor me protegerá y sucederá lo que tiene que suceder'". Luego añadió con una sonrisa llena de sufrimiento: "Ahora tenemos nuestro mártir en el paraíso Es una gran bendición y una gracia muy grande que no nos lo merecemos. No puedo olvidar sus últimas palabras:"Estoy yendo a casa, mamá. Bendíceme y encuéntrame una buena esposa'...".

Milad era el tercero de cuatro hijos. El hermano mayor, Hani, explica que el muchacho consiguió su diploma secundario en trabajo manual en 2010 y viajo el mismo año a Libia para trabajar como pintor de casas. Su jornada de trabajo comenzaba a las 7:00 de la mañana y terminaba a la puesta del sol. Vivió con otros ocho compañeros egipcios en un pequeño apartamento de tres habitaciones a siete kilómetros de Sirte. "Me arrepiento de no ser capaz de llegar a ella, porque no había lugar", añade.

Aún máslejano, en el pueblo de Dafash vive la familia de Ezzat Boshra Nassif, otro mártir que trabajó como pintor de casas en Libia. La esposa Myriam informa: "Nuestra casa es pequeña. Mi marido esperaba desarrollar aún más y sobre todo enviar a nuestra hija Jouvanya a una escuela privada, ya que se vio obligada a interrumpir sus estudios en el sexto año de la escuela primaria". Se sentían constantemente en el teléfono, a través de la aplicación Viber que permite a aquellos que tienen un teléfono inteligente tener largas conversaciones sin tener que pagar nada. Myriam le envió docenas de fotografías de su hija. La última llamada que le dijo: "Voy a partir esta mañana a las 10. Llevo algunos dulces y chocolate para nuestra hija, un televisor, una manta, una colcha de lana fina y otros teléfonos. Te llamaré cuando llegue a la frontera a A-Solloum. Por favor, preparar el pollo asado porque estoy cansados ​​del menú sencillo de exilio. Espero poder ver a nuestro ángel Jojoe". Pero el destino ha decidido de manera diferente. La viuda continúa: "Nuestra hija me preguntó: "¿Por qué llevas ropa negros?' Yo le dije: 'Por qué los otros tienen que ser lavados".Pero ella me dijo: 'no es porque papá voló al cielo'....".

En el pueblo de Al-Souby la familia de Malâk Farag Abrâm se une en el duelo por su asesinato. El muchacho tenía un diploma en la agricultura y murió antes de cumplir los 30 años. El padre dijo que Malak estaba casado durante un año y medio y debía dejar a Libia porque su esposa estaba embarazada de pocos meses. Su hija tiene ahora casi nueve meses. Decidió ir a trabajar en Libia para dar una mano para ayudar al padre y hermano menor y una hermana que se había comprometimos recientemente. "Yo no quería que partiera, debido a la situación. Pero él me aseguró que las tensiones eran en Trípoli, no en Sirte, donde la situación estaba en calma". "Siempre me preguntaba por su hija. Me preguntaba: '¿Está bonita? ¿a quién se parece?', Y yo dije:"a  tú hermana Madonna' Él estaba feliz, pero, por desgracia, nunca pudimos enviarle las fotografías".

En el pueblo de Maqârius, aún más distante, la viuda de Sameh Salah habla de la última conversación que tuvo con su marido. Y 'rodeado de muchas personas que se agolpan en su pequeña casa con sólo dos habitaciones: "Él quería ver a su hermana con el teléfono. Me pidió despertar al niño Shenouda porque quería verlo, también él. Me hizo preguntas acerca de nuestra hija Marianne,  de 14 meses. Me rogó que orara por él, porque sentía que nunca volvería a verla". A su lado se sienta el tío del mártir asesinado, que acompañó a su sobrino en el coche desde que era un niño, después de que su madre se había mudado con su nuevo marido, tras la muerte del padre de Sameh. El tío dijo: "Siempre hemos oído hablar de la época de los mártires, y ahora la estamos viviendo realmente".

Cerca de allí, el pequeño pueblo de Samsoum el hogar de la familia de Guergues Samir, quien era el hijo mayor. Su madre dijo: "Era tan bueno, sin malicia Él estaba comprometido con la hija de mi hermana y habíamos comprado la fe. Quería volver a casa porque su matrimonio estaba programada en ocho meses, pero él me dijo: 'Será mejor que trabaje duro en este momento'. Ni siquiera pudimos dar los regalos de Navidad, pero ahora está en el cielo". El padre recuerda cuando su hijo se fue con él sobre los hombros del burro y lo llevó a la escuela en un pueblo cercano. "Me encantaría tener una escuela aquí en nuestro pueblo", dice. "La llamaría" La escuela de los mártires'". Un niño no puede ir a Arabia Saudita porque toda la familia se ve afectada por el virus de la hepatitis B

Para llegar a la aldea de Al-Gabaly, conocido como Manqatîn, la única manera es ir detrás de una furgoneta. Toda la población reunida en la iglesia llora los dos mártires de la aldea, Louqâ Nagâty y 'Essâm Baddâr. El sacerdote repite algunos versículos de las Sagradas Escrituras. La casa Louqâ está cerca de la iglesia; muchas mujeres alrededor de la mujer viuda que sostiene a la hija de dos años. Las mujer sonríe emocionada con un rostro radiante: "Éramos una pareja de fusión total, unidos en Cristo Él fue muy amable y cariñoso y soñaba con una vida mejor para nosotros Aquí está nuestra hija de 11 meses. Nos habíamos casado el 16 de junio de 2013. Vivíamos juntos por un corto tiempo y luego fuimos a Libia durante un año y medio".

Junto del  padre de Louqâ se sienta el de Essam. Ambos lamentan el hecho de que ninguna personalidad ha ido a la aldea para visitarlos, para ofrecerle sus condolencias. Todo el mundo es feliz con las represalias que Egipto está llevando a cabo contra los asesinos de sus mártires.

Como Hâni Sâber  ha expresado a Menbal, dados los sentimientos de todas las personas en los diferentes pueblos, "Es lamentable que el Primer Ministro no haya venido a nuestro pueblo. Estaríamos encantados si lo viéramos con las personas que están aquí y cómo viven. Y si él se habría dado cuenta de la precariedad de los caminos. Él entendería por qué los jóvenes aquí se ven obligados a ir a trabajar en Libia o en otros lugares".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
No a la burka, estudio del Corán, iguales derechos entre musulmanes y cristianos. Egipto cambia
07/10/2015
Un monumento por los 21 mártires coptos decapitados en Libia
17/02/2020 15:42
Los mártires coptos decapitados por el Isis en Libia fuente de fe y de milagros
16/02/2019 10:51
Una catedral dedicada a los mártires egipcios decapitados en Libia
17/02/2018 11:37