03/05/2016, 11.11
MEDIO ORIENTE
Enviar a un amigo

Crece la corrupción en los países árabes, siendo Líbano y Yemen los peores de todos.

Según el estudio conducido por Transparency International en nueves países árabes, el 92% de los libaneses y el 84% de los yemenitas considera que la corrupción está en aumento. Como contraparte, sólo el 28% de los egipcios y el 26% de los argelinos considera que la situación está empeorando. Túnez da la única nota de esperanza: el 71% considera que incluso las personas comunes “pueden marcar una diferencia” en la lucha contra la corrupción.

Beirut (AsiaNews/Agencias) - La corrupción es un fenómeno en continuo crecimiento, con una incidencia particular en el Líbano, nación que desde hace tiempo se ha precipitado en una gravísima crisis política, y en Yemen, atormentado por un conflicto sangriento con derivaciones extremistas islámicas. Es cuanto surge de un estudio elaborado por los expertos de Transparency International (TI), que fue publicado esta mañana, y el cual fue conducido en diversos países y territorios de la región árabe.

El estudio de la ONG con sede en Berlín (Alemania) muestra que el 61% de las personas que fueron entrevistadas en nueve Estados (Yemen, Egipto, Sudán, Marruecos, Líbano, Argelia, Territorios palestinos, Túnez y Jordania) considera que la corrupción está ”en aumento”. Sin embargo, los datos varían mucho de un territorio al otro.

De hecho, el 92% de lo libaneses, el 84% de los yemenitas y el 75% de los entrevistados en Jordania considera que la corrupción está creciendo;  en el lado opuesto, sólo el 28% en Egipto y el 26% en Argelia consideran que la situación está empeorando. Por otro lado, el 77% de los yemenitas y el 50% de los egipcios admitió haber pagado un soborno para poder hacer uso de un servicio público, contra el 9% de los tunecinos y el 4% de los jordanos.

A esto se agrega el descontento de la opinión pública contra sus respectivos gobiernos, acusados de no hacer lo suficiente en la lucha contra la corrupción: también en este punto el dato es realmente negativo en Yemen (el 91% muestra insatisfacción hacia el gobierno) y en Egipto (el 58% es del mismo parecer).

Según los expertos de Transparency International “la insatisfacción mostrada en relación a los dirigentes y regímenes corruptos” fue uno de los catalizadores “del deseo de cambio en la región”, y en particular ha sido el motor de varias de las Primaveras árabes, no obstante gran parte de éstas haya fracasado. “Cinco años más tarde –advierten- el estudio muestra que los gobiernos han hecho poco y nada en materia de leyes anti-corrupción”.  

Particular preocupación surge por el Líbano, que se ha precipitado en una gravísima crisis política, que está sin presidente hace ya más de dos años, y sin legislativas desde el 2009. Los datos arrojados por el país de los cedros son muy similares a los que han surgido de Yemen, nación que atraviesa una sangrienta guerra civil.

La única nota de esperanza proviene de Túnez, la única nación que fuera teatro de la Primavera árabe que no ha caído en el caos y la dictadura. Para el 71% de sus habitantes, todos pueden contribuir a la lucha contra la corrupción y “personas comunes pueden marcar una diferencia”; sin embargo, la mayoría (62%) afirma que la actuación del gobierno es insatisfactoria y que la corrupción continúa aumentando (64%).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Primavera árabe, sequía y cambios climáticos detrás de boom migratorio
24/01/2019 11:27
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Dubái: entre el caos y las oportunidades, intelectuales y políticos trazan el futuro del mundo árabe
18/04/2018 15:49
Oriente Medio: se derrumba la expectativa de vida a causa de las guerras y revueltas
27/08/2016 11:30
“Pena demasiado liviana” la condena de Mohamed Morsi a 20 años. “Escapó a la pena de muerte”
22/04/2015