11/02/2020, 14.52
CHINA
Enviar a un amigo

China combate el "virus" de la información independiente sobre la epidemia

de Bernardo Cervellera

Se amplía la lista de personas puestas "en aislamiento" y detenidas por interesarse en la situación de los infectados por el coronavirus: el periodista y abogado Chen Qiushi; el profesor de filosofía Zhou Xuanyi; el activista Guo Quan. Y luego los doctores: el "mártir" Li Wenliang; Xie Linka del Centro de Cáncer del Hospital Unión; Liu Wen del departamento de neurología del hospital de la Cruz Roja. Dudas sobre el trabajo de OMS, que no pide verificaciones independientes. Los silencios de los países occidentales, que aíslan a Beijing, pero lo dejan hacer.

Roma (AsiaNews) - Mientras el mundo aplaude la majestuosa forma en que China está luchando contra la epidemia de coronavirus, nadie habla del éxito del gobierno en la lucha contra otro "virus": el de la información libre.

Periodistas, abogados, profesores, médicos son capturados por la policía, amenazados o detenidos por expresar sus preocupaciones o difundir imágenes y figuras distintas a las oficiales.

Radio Free Asia informa de que el periodista y abogado Chen Qiushi fue detenido por la policía y puesto "en aislamiento" (como los pacientes con coronavirus) por sus mensajes de vídeo desde Wuhan. Uno de los últimos informes de Chen es sobre los nuevos hospitales construidos "en pocos días". El periodista muestra que no están destinados a tratar a pacientes con enfermedades infecciosas, sino que son "hospitales de emergencia", lazaretos, donde los pacientes se amontonan por centenares en dormitorios, a menudo sin ningún examen o tratamiento médico.

Otra víctima de la policía es el profesor Zhou Xuanyi, filósofo de la Universidad de Wuhan, que ha sido denunciado por sus propios alumnos por expresar su opinión sobre cuestiones sociales acerca del retraso del gobierno en la lucha contra la epidemia y en la comunicación de la situación a la población.

Fue denunciado por "cuestionar al Partido Comunista" y por "odiar a la nación". Aunque el alcalde de Wuhan y el gobierno reconocieron que tardaron en ponerse en acción, una nota de la Academia de Ciencias Sociales, bajo la cual trabaja Zhou, decía que sus palabras "violan los estándares de comportamiento profesional que un maestro debe mantener en la nueva era" de Xi Jinping.

En este marco, Rfa también menciona el arresto de Guo Quan, un exprofesor universitario y activista prodemocracia, en Nanjing.

Estas detenciones se producen en un momento en que la opinión pública china expresa su dolor y sus críticas por la muerte de Li Wenliang, el médico de 35 años que emitió por primera vez una alerta sobre el virus y fue amenazado y silenciado por la policía y sus superiores en el hospital. Hoy Caixin informó de la entrevista con otros dos médicos que han sufrido el mismo destino que Li Wenliang. Son Xie Linka, del Centro de Cáncer del Hospital Unión, y Liu Wen, del departamento de neurología del hospital de la Cruz Roja. También ellos, habiendo ya hablado en diciembre de la extraña neumonía aguda, fueron impedidos por la policía de difundir la noticia.

También vale la pena mencionar aquí a dos figuras académicas que denunciaron la falta de libertad de información. Son Xu Zhangrun y Xu Zhiyong. El primero, un profesor de derecho de la Universidad de Qinghua, publicó un artículo criticando a los dirigentes por no controlar la epidemia de coronavirus. El segundo publicó un artículo en las redes sociales en el que pedía a Xi que dimitiera porque era "incapaz de gestionar las crisis". Ambos se enfrentan a la cárcel.

Por lo tanto, desde el comienzo de la epidemia, ha sido evidente que el control de la información ha causado daños a la población china y a la comunidad internacional, permitiendo que el virus se propague por todo el mundo. Bastantes personas se preguntan si la Organización Mundial de la Salud, con su reticencia a declarar la emergencia y con sus abrumadores elogios al "método chino" de contener la epidemia, no ha hecho también el juego a Beijing, sin exigir libertad de información y verificación autónoma de la situación.

Hasta ahora, de hecho, no hay más cifras de muertes e infecciones que las que han puesto a disposición de las autoridades sanitarias de Beijing. El hecho de que muchos países hayan cerrado sus caminos hacia China y hayan tomado medidas sanitarias sustanciales demuestra que no confían en lo que dicen las autoridades chinas. Pero permanecen en silencio mientras los aplauden, dejando sus manos libres para sofocar cualquier crítica.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Li Wenliang, el médico mártir del coronavirus, no era cristiano
18/02/2020 13:37
OMS: Sólo enfermedades leves en el 80% de los infectados por coronavirus
18/02/2020 11:06
Más de 70.000 casos de coronavirus; los muertos se elevan a 1772. Reforzado el aislamiento de Hubei
17/02/2020 10:20
Coronavirus: más de 1000 muertos; 108 en el día de ayer
11/02/2020 11:53
Llamamiento de académicos chinos: No permitan que la muerte de Li Wenliang sea en vano
08/02/2020 13:11