04/02/2020, 11.33
VATICANO – ASIA
Enviar a un amigo

Celibato y misión en Asia y Europa

de Bernardo Cervellera

En Vietnam y otros países asiáticos el celibato es bienvenido como un regalo y una responsabilidad. Las vocaciones también crecen en la dimensión misionera universal. El gran valor del libro del Card. Robert Sarah y Benedicto XVI sobre el celibato eclesiástico. El fango de los dos partidos en la Iglesia: los super-Bergoglianos y los anti-Bergoglianos. Es hora de aprender de las Iglesias de Asia.

Roma (AsiaNews) - Recientemente regresé de un viaje a Vietnam, donde visité varias diócesis y me reuní con obispos y sacerdotes. Todavía me reconforta su testimonio: hay seminarios y conventos llenos de jóvenes, así como las iglesias los domingos; las vocaciones no faltan, acogen como una gracia casi natural y evidente, el don y la responsabilidad del celibato.

El problema de estas vocaciones es que, debido a las dificultades para la libertad religiosa y a las persecuciones del pasado, los jóvenes no siempre tienen modelos y maestros que puedan apoyarlos en su camino. También es cierto que, en este momento, incluso en Vietnam, se está produciendo una disminución de las vocaciones, causada por las familias con menos hijos, la secularización, la fascinación por la urbanización y el éxito mundial. Pero el entusiasmo con el que los jóvenes abrazan la vida consagrada en el sacerdocio y el monasterio es evidente para todos.

Y también es cierto que estos jóvenes y estas vocaciones sienten el deber de proclamar el Evangelio no sólo en su país, sino también en el extranjero (ciertamente: por mucho que el gobierno lo permita, ya que no todos logran recibir un pasaporte). Un obispo del norte del país me dice que cada vez más sacerdotes jóvenes en su seminario están dispuestos a servir a la Iglesia también en los países vecinos. Yo mismo he conocido sacerdotes vietnamitas en Hong Kong, Taiwán, Japón, y hay varios también en Europa y los Estados Unidos.

El punto es que - como siempre he experimentado viviendo en Asia en contacto con muchas comunidades - los católicos asiáticos ven en la fe un regalo que revoluciona la vida y la hace plena. Debido a la superabundancia de este don, aceptan el celibato sacerdotal y la misión en el extranjero también.

Regresé de Asia el mismo día después de la publicación del libro del Card. Robert Sarah y Benedicto XVI sobre el celibato eclesiástico, titulado (en francés, por ahora) "Des profondeurs des nos coeurs" (Desde lo más profundo de nuestro corazón).  En el aeropuerto de París recogí inmediatamente dos ejemplares (uno para regalar) y lo leí ávidamente: es una lectura profunda y estimulante. Me entero entonces de que las próximas ediciones no estarán doblemente firmadas, sino que sólo tendrán la firma de Card. Sarah, especificando que hay "una intervención" de Benedicto XVI, pero el contenido será el mismo. En este sentido, esta "corrección" - un poco formal - no cambia nada del valor del libro. El Papa emérito hace una importante reflexión sobre el vínculo y el desarrollo del sacerdocio desde el Antiguo al Nuevo Testamento y señala que el celibato fue requerido a los sacerdotes desde los primeros tiempos apostólicos. Y esto no como una "ley", sino como una... conveniencia: que el don total del sacerdote se combine con el don total del Señor Jesús.

La intervención de Card. Sarah es aún más apasionada porque muestra a través de su experiencia que la Iglesia crece y produce vocaciones allí donde los sacerdotes viven el celibato. Entre otras cosas, también hay algunas experiencias presentadas en AsiaNews.

Es triste que un libro tan bello y útil haya sido cubierto por el habitual fango de aquellos que se han convertido en dos partidos en la Iglesia: los super-Bergoglianos y los anti-Bergoglianos. Los primeros, diciendo que quieren "defender a Francisco", se asfixian y disparan contra cualquier contribución que no se acerque a su programa banalmente progresista y relativista. Los otros, queriendo "defender a Benedicto", martillan continuamente los supuestos errores del papado actual, reivindicando la tradición.

Es una lástima que de esta manera quede en juego el celibato - visto sólo como una ley a ser implementada o quitada - y la misión. Precisamente la misión, es decir, el deseo y la pasión por el mundo de conocer a Cristo, que debería ser la razón por la que vivimos y por la que se nos ha dado el bautismo, se pierde en esta mutua excomunión ideológica. Tal vez sea hora de aprender de las Iglesias de Asia.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: es inaceptable que alguien sea perseguido a causa de la fe
24/01/2018 13:48
Sínodo de Amazonía: el rito amazónico no está ‘explícito’ en el documento final
25/10/2019 17:35
Del Sínodo brota un río de Vida para la Amazonía
28/10/2019 11:53
Papa: Desde el Sínodo amazónico, el grito de los pobres es el grito de esperanza de la Iglesia
27/10/2019 12:29
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013