29/06/2019, 11.35
SINGAPUR
Enviar a un amigo

Católico y gay: el testimonio de un fiel de Singapur

“Muchas veces me sentí rechazado e incómodo, pero he acudido, buscado y amado a esta Iglesia imperfecta”. Para la Iglesia, las personas que tienen tendencias homosexuales deben ser acogidas “con respeto, compasión y delicadeza”. Al igual que los heterosexuales, los gays son llamados a vivir una vida casta y santa. 

 

Singapur (AsiaNews/Catholicfamily.org.sg) – ¿Qué significa ser católicos, y al mismo tiempo, homosexuales? Es el tema de un testimonio, que la Comisión para la Familia de la arquidiócesis de Singapur ha publicado ayer en su sitio web. Presentado de forma anónima, el relato describe el camino de fe de un católico singapurense que siente atracción por personas de su mismo sexo. A pesar de ello, continúa viviendo en “una Iglesia que cuida y ama a sus ovejas, sin importar si estas son negras o rosas”.  

En una breve introducción, la Comisión Arquidiocesana recuerda a los fieles algunas enseñanzas de la Iglesia Católica en materia de homosexualidad. En particular, subraya que hombres y mujeres con “tendencias homosexuales profundamente arraigadas” deben ser acogidas por la comunidad “con respeto, compasión y delicadeza” (Catecismo de la Iglesia Católica, Nro. 2358). “Como cualquier otra persona -se lee en la premisa- las personas que presentan tendencias homosexuales también son llamadas a una vida casta y santa, ya que pueden tenerla”. La Iglesia distingue entre tener una inclinación homosexual o una atracción hacia el mismo sexo (que no es de por sí pecado), y participar en actos homosexuales (que es contrario a la virtud de la castidad). La Iglesia enseña que cada personas es hija de Dios. esta verdad define la identidad de todas las personas, prescindiendo de cuál sea su género u orientación sexual.  

Los prejuicios e incomprensiones mutuas suelen crear divisiones entre católicos y homosexuales. “Sin embargo, yo encarno ambas identidades”, afirma D. al principio de su testimonio. “Identidad. ¿Es algo que me cuesta llevar? Sí, -prosigue-. Principalmente, lucho con la identidad y la soledad. Pero estoy seguro de que esto no es un problema exclusivo de la comunidad LGBTQ. Es verdad que puedo encontrar una escucha entre mis amigos gay y también dentro de la comunidad/ministerio de la Iglesia, de la que soy parte hace muchos años. La dificultad reside en poder decir cómo están las cosas, sin filtros.  Filtro lo que digo cuando estoy entre mis amigos gays, que nos son capaces de comprender del todo las posiciones de la Iglesia; también filtro cuando estoy entre amigos cristianos que intentan entenderme y estar presentes para mí, pero no saben del miedo que siento por el solo hecho de hablar de mi sexualidad”. “Temo apagarme, si tuviese que perder mi lugar en la comunidad y la oportunidad de trabajar en el ministerio”, agrega.  

El encuentro con una asociación católica internacional ha significado un viraje en la vida de D. Courage es un ministerio de sostén confidencial, espiritual y pastoral, que ayuda a hombres y mujeres con tendencias homosexuales a vivir vidas castas en comunión, verdad y amor. Los miembros de Courage participan regularmente en encuentros de oración, reflexión, donde ponen en común su experiencia personal. De esta manera, crecen juntos en la fe y el discipulado y se apoyan mutuamente en el camino espiritual. “Courage ha sido un maná del cielo” -declara D.-. Ahora siento que vivo plenamente los principios fundamentales de la castidad cristiana. Sé que soy una obra de Dios, una obra que está en proceso, y que se va haciendo con Su gracia. Ha pasado más de un año. Decir que estoy en casa es un eufemismo. Soy acogido, aceptado y sostenido por Dios y por los demás, para que yo viva mejor la fe cristiana”.  

Courage – cuenta D. – ha cambiado mi perspectiva sobre la vida; me ha mostrado que solo debo ser yo mismo en la plenitud de la realidad en que vivo mi vida, y dónde puede realizarse mi santo deseo de aspirar a ser, esforzarme y tratar de ser ese hijo de Dios que justamente soy en verdad. Sin embargo, Courage no ha cambiado mi punto de vista sobre la Iglesia. Siempre he creído y vivido en una Iglesia que cuida y ama a sus ovejas, sin importar si estas son negras o rosas. Muchas veces me he sentido rechazado o incómodo por las palabras de un cura, del obispo o del Papa, o por las acciones de los que están en mi rebaño. Pero he hallado que en igual o quizás mayor medida, soy enteramente ayudado, buscado y amado por esta Iglesia imperfecta”. 

(Photo credit: Página de Facebook, Arquidiócesis de Singapur, Iglesia Católica)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Arzobispo de Singapur: No hay que criminalizar a los gay; pero tampoco favorecer las leyes sobre las uniones homosexuales
21/09/2018 14:55
Singapur, Mons. Goh a los artistas: Ofrecer belleza, verdad y amor
13/03/2019 16:09
Singapur, la arquidiócesis aclara la relación entre hombre y naturaleza
07/10/2019 18:03
Coronavirus: los singapurenses siguen la misa en Internet o en la radio
24/02/2020 15:13