11/10/2019, 15.07
SIRIA - TURQUÍA
Enviar a un amigo

Bombardeos contra los kurdos: hay víctimas y evacuados. Fuente de AsiaNews: cristianos atacados, mayor inestabilidad

En el tercer día de la ofensiva, se cuentan cientos de muertos y miles de personas huyendo de la zona. Hay víctimas entre la población civil. Fue atacada una iglesia en Tall Jihan. “Gran dolor” del Consejo de Iglesias del Oriente Medio. Fuente institucional kurda: el desarrollo de los hechos depende de Trump en un 99%; serio riesgo de desestabilización para el Kurdistán iraquí, en caso de ser invadido por refugiados. 

 

Damasco (AsiaNews) - Desde esta mañana se registran nuevos y violentos enfrentamientos entre las milicias kurdas y el ejército turco, en el marco de la ofensiva lanzada por Ankara al otro lado de la frontera, en el noreste de Siria, que hoy entra en su tercer día. Las Fuerzas democráticas sirias - una alianza árabe-kurda, protagonista de la lucha contra el Estado Islámico (EI, ex ISIS) - luchan para repeler el avance de las fuerzas armadas turcas, que ayer conquistaron 11 localidades, de las cuales dos fueron arrancadas al “enemigo” kurdo.  Al día de hoy, el saldo es tremendo: más de cien víctimas, decenas de miles de evacuados y un choque frontal entre el presidente de los EEUU, Donald Trump -que prefiere desentenderse del tema - y el establishment político e institucional de Washington. 

Una fuente institucional kurda de alto nivel, solicitando ser protegida con el anonimato, ha informado a AsiaNews que “lo que está sucediendo no colaborará para la estabilidad en la zona” y que “tendremos varios millones de refugiados más”. Los kurdos “han asegurado la estabilidad del área” en los últimos años, “protegiendo a los cristianos y a los árabes en Qamishli y combatiendo contra el ISIS en Kobane y en Raqqa”. Los motivos que el presidente Recep Tayyip Erdogan ha alegado para justificar la operación “Fuente de paz” “no son sino un pretexto”, prosigue la fuente, ya que “en ocho años de guerra jamás se vio que la parte kurda atacara a Turquía”. Mientras que por el contrario, en dirección opuesta, es decir, “desde el norte y sur de Turquía, en dirección a Siria, han transitado cuando menos 35.000 terroristas con sus familias, para matar a árabes y kurdos”. 

En tanto, los combates se concentran en este momento a lo largo de una franja de 120 km entre Turquía y Siria. Ankara reivindica la legitimidad de la ofensiva con el propósito de repeler la amenaza de las milicias kurdas de las YPG (aliadas con el PKK, una agrupación rotulada como terrorista y proscrita en Turquía) y crear una zona segura al otro lado de la frontera, para asegurar el retorno de casi tres millones de refugiados. En realidad, lo que teme Erdogan es el surgimiento de un Estado kurdo al borde de la frontera, y recurre a todos los medios a su alcance para impedir la realización del proyecto, usando como pretexto la lucha contra el terrorismo. 

Fuente locales informan que casi todos los habitantes de Tal Abyad y Ras al-Aïn han abandonado sus hogares para huir de los combates. El Ministerio de Defensa turco habla de 227 “milicianos” kurdos muertos desde que se inició la ofensiva. El lanzamiento de misiles y morteros hacia el otro lado de la frontera turca habría causado la muerte de nueve civiles, entre ellos, un bebé de 9 meses. Los misiles y bombas lanzadas por el ejército turco han impactado en las localidades con población mayoritaria cristiana, como Raas el Ayen y Al Darbasiyah, cerca de Qamishli, provocando víctimas fatales. La iglesia siro-ortodoxa ubicada en Tall Jihan también fue blanco de los ataques.

Ayer, el presidente turco volvió a amenazar a Europa. “Si continúan refiriéndose a la operación como una “invasión” o una “ocupación” -dijo el sultán - abriremos las puertas a los 3,6 millones de refugiados sirios y se los mandaremos a ustedes”. Uno de los peligros que subyacen a la ofensiva es la fuga de cientos de yihadistas, actualmente encerrados en las cárceles situadas contra la frontera controlada por los kurdos. Desde Bruselas, Ilham Ahmad, el presidente del Consejo Democrático Sirio (SDC) solicitó a la Unión Europea poner freno a la agresión turca, que arriesga provocar un resurgimiento del ISIS y abrir una nueva era de violencia y genocidios. 

“Las primeras víctimas de los bombardeos turcos -prosigue la fuente, miembro de una institución kurda - fueron dos cristianos, En el área que fue embestida por misiles hay una importante comunidad caldea, asiria y armenia que desde hace años vive en paz con los kurdos, turkmenos y árabes. En todos estos años, quien favoreció el tránsito de terroristas en el mundo ha sido precisamente Ankara”. Cabe remarcar, sin embargo, que la ofensiva no habría sido posible sin el visto bueno, o al menos el consenso tácito de Rusia y Estados Unidos. Ahora, agrega la fuente, “la pelota vuelve a Trump, quien, de alguna manera, ha avalado el ataque, en parte para distraer a la opinión pública de los problemas internos y del posible juicio político por el caso Ucrania. Al presidente, que ha mencionado que los kurdos no colaboraron en Normandía, le recuerdo la contribución de miles de soldados de la marina kurda contra Japón. Dicho esto, ahora compete a él procurar una mediación; que se llegue a una solución en el corto plazo depende de él en un 99%”.  

“El pueblo kurdo -concluye la fuente - se siente traicionado y abandonado, por Occidente y Europa en particular. En los últimos días, las autoridades turcas efectuaron nuevos arrestos entre políticos, periodistas y voces críticas que no aprueban la ofensiva en curso contra los kurdos sirios. A decir verdad, el mayor peligro es la desestabilización del Kurdistán, donde terminarán buscando refugio cientos de miles de personas que huyen de las bombas y de la violencia, en caso de que la ofensiva continúe”.  

Por último, ayer el Consejo de las Iglesias de Medio Oriente (MECC) emitió un comunicado para condenar la violencia, afirmando que sigue “con gran dolor” el ataque contra los kurdos en el noreste de Siria, el cual podría tener “graves repercusiones” en la “integridad territorial” del país. Además, la ofensiva lanzada por Ankara arriesga “exacerbar” la crisis humanitaria que atraviesan “los refugiados y los desplazados”.  

Tras expresar el deseo de que pueda salvaguardarse la unidad de Siria, el MECC “eleva sus oraciones pidiendo el fin de todas las formas de violencia, y la protección de la dignidad humana”, la cual representa “el pilar de toda paz y estabilidad”. Las Iglesias del Oriente Medio afirman una vez más y enérgicamente “el derecho de los pueblos a la autodeterminación”, en línea con los principios del mundo árabe e internacional, y de acuerdo con los valores del “amor, la justicia, los derechos humanos y la responsabilidad común” en la construcción de la paz. Por ello, concluye la nota, es necesario “interrumpir la espiral de violencia y de guerra en la región” y abocarse a la “convivencia entre las religiones”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Erdogan aplaca la ofensiva en Siria, pero continúa la represión interna contra kurdos y disidentes
19/10/2019 09:36
Arzobispo de Erbil: riesgos de nueva emergencia prófugos de la ofensiva turca contra los kurdos
15/10/2019 16:18
Vicario de Alepo: EEUU y Europa han traicionado a los kurdos y vigorizado a los yihadistas
14/10/2019 14:20
El ejército de Assad con los kurdos para rechazar la ofensiva turca. Crece el peligro ISIS
14/10/2019 11:24