17/08/2019, 14.09
CHINA-HONG KONG
Enviar a un amigo

Beijing, la guerra de las “falsas noticias” contra las protestas de Hong Kong

de Lu Haitao

El gobierno está usando totalmente la máquina de la propaganda: falsos informes, parcialidades, ideología y patriotismo. jamás se explican los motivos de las manifestaciones. Los medios oficiales definen a los manifestantes como “mierdas de rata”. Chinos del continente se hace pasar como turistas, pero en realidad son policías y miembros de los servicios secretos. Prohibido enviar a Hong Kong yelmos, paraguas, máscaras, guantes que los manifestantes usan para protegerse de los gases lacrimógenos y de los proyectiles de los policías. 

 

Beijing (AsiaNews)- Las autoridades chinas clasifican a las protestas anti-extradición de Hong Kong como “revueltas” y dijeron que las violencias demuestran signos de “terrorismo”. Mientras que los enfrentamientos entre manifestantes y policía aumentan y la policía responde en modo siempre más brutal, la presencia de tropas chinas en Shenzhen (a pocos Km de Hong Kong) hace temer a la comunidad internacional que pueda suceder una intervención militar. 

Pero la guerra de Beijing contra Hong Kong tiene diversas facetas. En estos días se difundió la noticia que el correo y los servicios a domicilio se les prohibió enviar a Hong Kong yelmos, paraguas, máscaras, guantes que los manifestantes usan para protegerse de los gases lacrimógenos y de los proyectiles de los policías. 

Beijing también ha lanzado a todo vapor la máquina de la propaganda. los informes en los medios oficiales subrayan la violencia de las protestas, ignorando las razones y las causas. Las autoridades acusan a las “manos negras y extranjeras” provocar revueltas y denuncian a los países occidentales que tendrían un rol vergonzoso, si bien no dan ninguna prueba. Los medios estatales definen a los manifestantes con malas palabras. El canal de la CCTV concluyó su reportaje del atardecer con el deseo que “sean eliminadas estas mierdas de rata” (坚决剔除这些天怒人怨的“老鼠屎”).

Todo comenzó en junio, cuando millones de personas salieron a las calles para expresar su descontento hacia la ley de extradición. Al inicio Beijing permaneció en silencio y censuró cada información sobre las manifestaciones pacíficas en Hong Kong. Por su parte, la jefa del ejecutivo, carrie Lam declaró que “la ley está sepultada”, pero no la retiró formalmente. La inquietud creció y las protestas se hicieron más duras. Desde entonces, los medios oficiales rompieron el silencio y se concentraron sobre las violencias de las protestas y sobre el desprecio hacia los símbolos nacionales, sin mencionar los ataques indiscriminados de los mafiosos y la fuerza excesiva usada por la policía con un enorme número de armas y de gases lacrimógenos. La gente de Hong Kong sospecha que agentes, policía y hasta soldados de China se infiltraron en Hong Kong en modo secreto. 

El 12 de agosto, los manifestantes invadieron el aeropuerto de Hong Kong y muchísimos vuelos fueron cancelados. Los conflictos en el aeropuerto han provocado la ira de los medios oficiales y de los chinos del continente.  Fu Guohao (付国豪), reportero del “Global Times” – periódico pro-Beijing- fue bloqueado por los manifestantes a causa de su actitud sospechosa. Según algunos medios de Hong Kong, Fu estaba vestido de negro- el mismo color de los manifestantes- y sacaba fotos desde muy cerca de los rostros de los jóvenes. Primeramente, Fu dijo que era un turista, luego se le descubrió en su bolsa otra camiseta azul donde estaba escrito “Yo amo a la policía de Hong Kong”, la misma usada por los grupos mafiosos. Entonces algunos manifestanes furiosos lo golpearon y le ataron las manos. Y él gritó: “¡Pueden pegarme cuanto quieran, pero yo apoyo a la policía de Hong Kong!”.

Las palabras de Fu Guohua fueron exaltadas por los medios oficiales y compartidos en modo masivo en las redes sociales. Pero algunos internautas sospechan sobre la identidad de Fu. Él estaba desarrollando un trabajo periodístico en Hong Kong, pero poseía una visa turística que había caducado ya en el momento de su pelea y no tenía la tarjeta de periodista. Según una foto sacada por uno de los manifestantes, una de sus cartas de crédito estaba a nombre de otra persona, Fu Hao. A causa de esta doble identidad, se sospecha que Fu sea un agente de la policía china. el director del “Global Times”, Hu Xijin niega estas acusaciones e insistió que Fu estaba perfectamente en regla.

Pero circulan voces que la tarjeta de crédito de Fu haya sido robada cuando él fue atacado. Tal información se difundió por los medios oficiales, también si el sitio en Weibo- el Twiter chino- fue cancelado. Voice of America preguntó al director Hu Xijin si confirmaba sobre el robo y respondió: “Quizás sucedió. Si sucedió, la culpa es de esta persona (有可能有吧,有的话,谴责这个人)”.

Los medios de Estado llaman a Fu Guohao “un héroe”, pero mantienen el perfil muy bajo sobre otro ataque. Xu Jinyang(徐锦炀),  otra persona bloqueada por los manifestantes en el aeropuerto, se reveló ser un policía de Zhenzhen. Los medios oficiales dicen que Xu era “un turista” y no citan su nombre. Una investigación de Xu Jinyang sobre Baidu (la más importante plataforma china en internet) no da ningún resultado. 

También hay que decir que los ataques contra los 2 detenidos en el aeropuerto terminaron gracias a los manifestantes. Pero esto es omitido por los medios oficiales. El reportero Richard Scotford estaba presente y protegió a Xu Jinyang. Scotford fue luego entrevistado por algunos medios pro-Beijing y dijo que él no estaba de acuerdo con la violencia, pero comprendía la ira de la población de Hong Kong. Al final, Scotford vio que su discurso había sido distorsionado y usado para desacreditar al movimiento (v. su puesto, Foto 2).

Nathan Law, uno de los líderes estudiantiles, activo en el movimiento de los paraguas de 2014, se inscribió en la Yale University en los EEUU. El activista se convirtió en un blanco de la propaganda oficial. Los medios de Estado lo critican porque él incitó a los estudiantes hacia la huelga, pero luego se escapó a los EEUU. En facebook. Law escribió que “tirar fango no ayuda a resolver el dilema y produce sólo más enfrentamientos (抹黑式的攻击无助解决现时僵局,只会造成更大的群众对立)”. Law también precisó que él volverá a hong Kong el próximo año para las elecciones legislativas.

Además hay un exacto control de las informaciones: todas las posiciones diversas de aquellas de la propaganda son censuradas. China hizo grandes progresos en el área de los nuevos medios y el vacío de la información está lleno con una visión “sinicizada” y recamada de ideología.

Discursos llenos de odio se dejan difundir. Son crecientes los pedidos de una intervención militar. Estudiantes chinos en el extranjero molestaron los encuentro pro-Hong Kong en Australia y Nueva Zelandia y son apoyadas por las embajadas chinas.

No obstante la censura que normalmente ataca a facebook y Twiter, los jóvenes chinos logran entrar a estos medios y combaten los puestos pro-democracia o los inundan de mensajes con ideología patriótica. El año pasado muchas personas fueron amenazadas ser arrestadas si postean juicios en sitios extranjeros: una campaña sobre Twiter tomó de mira a muchos internautas y la policía lo obligó a borrar sus mensajes. Ahora el paso es mejorado hasta por la Liga de la juventud comunista, un grupo juvenil afiliado al Partido comunista. 

hay mucha ironía en las palabras del reportero del Global Times que atacó, grita: “¿Dónde está la libertad de prensa?”, ¿Dónde está el estado de derecho”, ¿Dónde está la humanidad?”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
La guerra di Beijing: ex piloto de la Cathay Pacific da las dimisiones
20/08/2019 15:55
Entre los chinos de ultramar, grupos pro-Beijing se alínean contra los que apoyan a Hong Kong
19/08/2019 11:12
Amenazas de muerte a los estudiantes de Hong Kong. La guerra de Beijing
16/08/2019 14:45
El aeropuerto de Hong Kong vuelve a la calma. Beijing grita al ‘terrorismo’
14/08/2019 14:31
Cierra el aeropuerto de Hong Kong a causa de las manifestaciones
12/08/2019 12:33