14/06/2019, 15.42
AFGANISTÁN
Enviar a un amigo

Además de quitar vidas y educación, los talibanes también ‘roban’ el patrimonio artístico afgano

Cada año, se contrabandean miles de piezas provenientes de tumbas y museos, que luego son revendidas en Occidente y en el Golfo como obras “sin proveniencia”. Hace dos días, se derrumbó una antigua torre en la fortaleza de Gazni. El minarete de Jam terminó en manos de combatientes y está en riesgo de saltar por los aires como las estatuas del Buda de Bamiyan.

Kabul (AsiaNews) – Además se llevarse la vida de miles de civiles cada año, y de dejar a los niños sin la posibilidad de estudiar, los talibanes también están despojando a Afganistán de su patrimonio artístico y cultural. Es lo que sostiene el Dr. David Thomas, arqueólogo con una larga trayectoria en el Oriente Medio y en Asia Central, al ser entrevistado por la  Antiquities Coalition, una ONG americana que defiende el arte en todo el mundo. Según el experto, “la mayor parte de las piezas [catalogadas como] sin proveniencia, y que pertenecen al “mundo iraní oriental’ en el mercado del arte (y en alguna que otra colección museística) viene de Afganistán, y algunas, del sitio de Jam. El principal mercado está en Occidente, pero el del Golfo también está en aumento”.

Según el arqueólogo, cada año, en Afganistán se contrabandean obras de arte, como las puertas de madera labrada, objetos que han sido sustraídos de antiguas tumbas musulmanas o de museos. A menudo ocurre que los responsables de estos hurtos son “habitantes del lugar, que saquean los sitios arqueológicos en un mero intento por sobrevivir y alimentar a sus familias”.

La última obra de arte que ha terminado en manos de los milicianos fundamentalistas armados es el Minarete de Jam (foto 1), en la turbulenta provincia de Ghor. Para prevenir su derrumbe debido a una inundación extraordinaria, el 30 de mayo el gobierno de Kabul envió un equipo de operarios al lugar, para reforzar la base octogonal, acompañado por militares,  para proteger el sitio. Pero los talibanes tomaron el control del monumento, luego de asesinar a 18 soldados.

El Minarete de Jam es el segundo más alto del mundo realizado en ladrillos. Se eleva hasta los 65 metros junto al río Hari Rud, encuadrado por montañas de casi 2.400 metros de altura. Es uno de los ejemplos más refinados de la arquitectura islámica, con sus incisiones coloreadas tomadas de los versículos del Corán, con molduras y tejas esmaltadas, alternadas con franjas pobladas del estilo caligráfico Kufi y Nakshi. Data de 1173 y fue construido durante la dinastía de los Guríes o Gúridas, que gobernaba, además de Afganistán, Irán y parte de la India, Pakistán y Asia Central. Los gobernantes se convirtieron del budismo al islam en el siglo XII. En el año 2002, la UNESCO lo declaró patrimonio de la Humanidad, junto con las piezas que rodean el sitio arqueológico.  

El Dr. Thomas subraya que el sitio ubicado junto al minarete ha sido despojado y saqueado en los últimos años. Gracias a las expediciones realizadas en el territorio y a las imágenes satelitales, han logrado localizar 1.100 excavaciones realizadas por ladrones, de las cuales 121 se encuentran en una franja de 50 metros entre el minarete y el antiguo puente que solía conectarlo con la fortaleza.

Antes del Minarete de Jam, la población quedó consternada por la destrucción de las estatuas del Buda en Bamiyan (foto 2), que fueron hechas estallar en el 2001 por orden del Mulá Omar, quien consideraba que eran “ídolos paganos”. Las imponentes estatuas de 53 y 35 metros de altura, de inestimable valor, habían sido esculpidas en piedra en el siglo III d.C.

Además del vaciamiento de la cultura perpetrado por los talibanes, cabe destacar la negligencia del gobierno de Kabul, que no logra proteger ni siquiera las obras situadas los territorios que controla. Es el caso de la antigua torre del fuerte de Ghaznain (foto 3), en la ciudad de Gazni, que se desplomó hace dos días. Según las autoridades, su derrumbe se produjo por el agrietamiento debido a la filtración del agua de lluvia; para la población, la culpa es del gobierno. El derrumbe de la torre no es sino el último ejemplo del estado de abandono del patrimonio artístico afgano, que entre las guerras, los saqueos y la imposibilidad de visitarlo, arriesga quedar sepultado en el olvido.  

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Afganistán: una valerosa marcha por la paz en el bastión talibán
03/06/2019 17:15
Kabul, los talibanes contra la Cruz Roja
16/08/2018 13:49
Continúa la ofensiva de los talibanes: hay cientos de muertos, incluso civiles
14/08/2018 10:42
Ataque talibán en Gazni: al menos 14 policías muertos
10/08/2018 10:34
Papa a los museos eclesiásticos italianos: La santidad es la belleza más verdadera de la Iglesia
24/05/2019 13:54