26/09/2017, 13.25
ISRAEL
Enviar a un amigo

Activista: el 'tabú' israelí sobre cuestiones nucleares pone en peligro la salud

No hay conciencia sobre los riesgos de los cuales las centrales nucleares son responsables. La primera seguridad debe ser la del ciudadano. La planta de Dimona tiene 1.500 malfuncionamientos, pero nadie sabe qué o dónde. Irán acepta las palabras del Primer Ministro "como hechos fácticos, aunque no lo sean". Se necesita que la sociedad civil se interese.

Jerusalén (AsiaNews) – En Israel, el "tabú" sobre la energía nuclear es un peligro para el país y para la salud de sus ciudadanos. Esta es la denuncia de la líder israelí Sharon Dovel. Junto con otros, la activista anti-nuclear presentó una petición a la Corte Suprema de Israel para pedir más transparencia en el programa israelí, que fue rechazada el 12 de septiembre.

En el caso, los autores denuncian que los métodos y funciones de monitoreo de la Comisión de Energía Atómica de Israel (Iaec) nunca han sido legalmente regulados desde su fundación en 1952, sino que se basan en una orden administrativa secreta emitida por el entonces Primer Ministro David Ben Gurion. La Corte rechazó la petición y fundamentó su decisión, sosteniendo que el argumento era "merecedor de un debate público", pero que es una responsabilidad del Knesset y no del poder judicial. Por su parte, el Gobierno sostiene que las actividades de la Comisión ya están bajo vigilancia.

Entrevistada por AsiaNews, Dolev sostiene que la ambigüedad y el secreto que envuelven la energía nuclear en el país ha hecho imposible controlar las plantas, poniendo en peligro la salud de las personas.

Un ejemplo evidente es el de la planta nuclear de Dimona, activa desde los años sesenta: "La Comisión ha dicho que hay 1.500 malfuncionamientos en el reactor, y los medios de comunicación reportaron la noticia, así, sin hacer preguntas. ¿Cuáles son los problemas? ¿Dónde están? ¿Por qué nos lo dicen ahora? Se tiene al mismo tiempo un reactor viejo, que no está supervisado, y los ciudadanos que no conocen los peligros involucrados con las instalaciones nucleares. Desatendido, puede haber accidentes no registrados, fugas radiactivas, problemas con la eliminación de desechos, etc.

La semana pasada, el gobierno llegó a un acuerdo con 168 ex empleados de la Central Dimona enfermos de cáncer, reconociéndoles a ellos y a sus familias un total de 78 millones de shekel israelíes (22 millones de dólares USA). La batalla legal entre las dos partes venía desde 2013, año en el que se estableció un comité para decidir si la enfermedad podía atribuirse al trabajo en el centro. El año pasado, el comité recomendó la compensación, aunque no reconoció el vínculo.

"Si no se habla de eso", continúa Dolev. "No hay presión para que la Iaec ponga la seguridad de las personas en primer lugar. Esto más allá de las personas daña la democracia, ya que no sólo los ciudadanos, sino también los medios de comunicación y el parlamento se están acostumbrando a no hablar o tratar asuntos importantes en nombre de la seguridad. Hay que tener en cuenta que la primera seguridad es la de los ciudadanos".

Esta actitud se confirma cuando se trata de Irán: "La mayoría de la gente en Israel acepta lo que se dice sin hacer preguntas. A causa del discurso del Primer Ministro [Benjamín Netanyahu] y a los medios de comunicación, muchos están convencidos de que Irán tiene o tendrá armas nucleares, y que las utilizará contra Israel. Este tipo de idea sólo puede ser el producto de la ignorancia. Irán no tiene armas nucleares, ha firmado un acuerdo que, aunque no es perfecto, está funcionando. La agencia de la ONU afirma que la están respetando".

Sin embargo, algo está cambiando recientemente. "Estoy muy feliz de ver a más y más personas con la intención de informarse", concluye Dolev. "Para nosotros es algo nuevo. La otra semana ... por primera vez una radio pidió mi opinión sobre Irán. Por primera vez, querían escuchar la otra parte. Es un gran paso adelante".

Israel es uno de los cuatro Estados poseedores de armas nucleares que no han ratificado el Tratado de No Proliferación, junto con India, Pakistán y Corea del Norte. En 1988, un ex técnico del Negev Nuclear Research Center de Dimona, Mordechai Vanunu ha sido condenado a 18 años de prisión por cargos de alta traición y espionaje por divulgar detalles sobre el sistema y la existencia de armas nucleares en el país . En la actualidad son dueños de viviendas por haber lanzado una entrevista en el Canal 2 en el 2015.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Católico arrestado por cultivar cannabis para tratar a su esposa en fase terminal
08/04/2017 12:24
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09