23/02/2021, 13.18
MYANMAR
Enviar a un amigo

El G7, la UE, Malasia e Indonesia, cada vez más críticos contra el golpe de Estado en Myanmar

de Francis Khoo Thwe

El grupo del G7 condena la violencia de los militares, pide la liberación de los presos políticos y apoya "el reclamo de democracia y libertad" del pueblo birmano. La UE ha decidido imponer sanciones selectivas y bloquear la ayuda humanitaria al gobierno de Naipyidó. Indonesia (que ahora "apoya al pueblo de Myanmar") revisó su posición. Un tribunal malasio detiene la repatriación de 1.200 inmigrantes ilegales. Entre ellos hay algunos que necesitan asilo

Rangún (AsiaNews) –  A tres semanas del golpe militar y del arresto de las principales figuras democráticas del país, crecen las críticas contra la Junta. A la condena del golpe ahora se suman los países de la ASEAN (Asociación de Países del Sudeste Asiático), tradicionalmente silenciosos y nada dispuestos a entrometerse en los "asuntos internos" de un país que además, resulta ser su aliado.

En Londres, el grupo de países del G7 (Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Gran Bretaña), junto con el alto representante de la Unión Europea (UE), expresaron hoy en un comunicado su oposición a la toma del poder por parte de los militares y criticaron su violencia. "El uso de balas letales contra personas desarmadas", dijeron, "es inaceptable. Quien responda con violencia a las protestas pacíficas tendrá que rendir cuentas".

El G7 exige el fin del "secuestro sistemático" de manifestantes, médicos, miembros de la sociedad civil y periodistas, y pide que se levante el estado de emergencia, decretado por la Junta. "Aunamos nuestros esfuerzos para condenar el golpe de Estado en Myanmar" continúan. "Una vez más, pedimos la liberación inmediata e incondicional de las personas detenidas arbitrariamente", en particular de Aung San Suu Kyi y del presidente Win Myint. El G7 declara que "acompaña al pueblo de Myanmar en su reclamo de democracia y libertad".

Ayer, los ministros de Asuntos Exteriores de la UE decidieron imponer sanciones selectivas contra los militares golpistas y bloquear la ayuda al gobierno de Myanmar, orientada al desarrollo de la nación.

El Alto Representante de la UE, Josep Borrell, también dejó claro que con el bloqueo no cesarán los lazos comerciales con el país, para evitar que la población civil se vea afectada.

Entre los países occidentales, que ya han implementado sanciones selectivas contra los generales golpistas se cuentan Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña.

Estados Unidos, junto con la India, Japón y Australia, (el llamado "QUAD", Quadrilateral Security Dialogue) han declarado que quieren un retorno "urgente" de la democracia en Myanmar.

Por su parte, China primero aconsejó a todo el mundo que evite inmiscuirse en los "asuntos internos" de otro país, para luego expresar que "no estaba contenta" con el golpe de Estado, negando oficialmente que estuviera ayudando a la Junta con el envío de soldados y armas.

A los países que critican el golpe de Estado ahora se suman algunos del sudeste asiático. El gobierno de Singapur, el mayor inversor extranjero en Myanmar, tras calificar las sanciones de ineficaces, dijo que deseaba el regreso de la democracia. Hoy, Indonesia y Malasia se sumaron a este reclamo.

El ministro de Relaciones Exteriores de Indonesia, Retno Marsudi, declaró hoy que en Myanmar "debe llevarse a cabo una transición democrática inclusiva, siguiendo los deseos del pueblo". Anteriormente, según algunos rumores, el país parecía respaldar la propuesta de la Junta, de celebrar nuevas elecciones. La decisión fue muy criticada por la población de Myanmar, que en las elecciones del pasado mes de noviembre permitió una victoria asombrosa de la Liga Nacional para la Democracia. "Indonesia", dijo hoy Retno, "está preocupada por la situación y apoya al pueblo de Myanmar”.

En un principio, Malasia había expresado su "grave preocupación" por el golpe de Estado, pero pocos días después aceptó la oferta de la Junta de repatriar a 1.200 inmigrantes ilegales a Myanmar. Entre ellos se encuentran miembros de la comunidad cristiana Chin y grupos étnicos Shan y Kachin, que luchan contra el ejército. Gracias a la presión de los activistas humanitarios, un tribunal malasio revocó hoy la orden de repatriación. La ONU ha pedido que se verifique si entre los migrantes hay personas que necesitan asilo. Según las Naciones Unidas, hay al menos seis que necesitan protección internacional.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Rangún: China visita a la junta militar mientras siguen los enfrentamientos con las milicias étnicas
01/09/2021 15:28
Rangún, crece la represión; la resistencia no cesa
15/02/2021 12:31
Huelga general contra el golpe de Estado. Al menos 4 muertos
22/02/2021 10:38
Rangún, hoy se esperan más protestas. ONU: ayer hubo 18 muertos y más de 30 heridos
01/03/2021 10:13