19/01/2015, 00.00
INDONESIA
Enviar a un amigo

Yakarta, Wahid Instituto: detrás de la violencia sectaria, la connivencia del Estado

de Mathias Hariyadi
De acuerdo con un estudio realizado por el prestigioso instituto, el 51% de los casos de ataques y abusos es trabajo del aparato de gobierno o funcionarios públicos. La policía y los miembros de seguridad comparten la negligencia o responsabilidad en los ataques contra las minorías. Disminuyen los casos de violencia, pero no cambió la política del gobierno. Incluso el nuevo presidente Jokowi, reformista, está desatento a los derechos de las minorías.

Yakarta (Agencia Fides) - Detrás de muchos casos de violencia confesional está  exponentes del gobierno y los funcionarios públicos. Esto es lo que pone de manifiesto  un estudio publicado recientemente el Instituto Wahid, organización interreligiosa con sede en Yakarta, fundado por el ex presidente indonesio Abdurrahman "Gus Dur" Wahid, icono del diálogo entre las diferentes religiones. La mayor parte de las agresiones o abusos con un fondo religioso, agregó el informe, son el trabajo de la policía y miembros de la seguridad en los planos local y de distrito. El año pasado el 51% de los ataques son obra del aparato estatal, para un total de 80 casos. Otros 78 casos (49%) son obra de personas o representantes de organizaciones y grupos que no tienen vínculos con las instituciones públicas.

Policías y funcionarios responsables de la seguridad, dice el Wahid Institute, son responsables porque son incapaces de golpear el molde del fundamentalismo religioso y la violencia ejercida por los movimientos extremistas islámicos. A menudo la policía muestran negligencia, poca atención y poco interés en su trabajo, fomentando así los ataques contra los cristianos, católicos y musulmanes movimientos minoritarios.

Entre las otras causas de violaciones de derechos de las minorías perpetrados por funcionarios estatales están la revocación arbitraria de permisos de construcción para casas de culto, o el cierre de iglesias y casas de oración, aunque cumplan con todos los documentos necesarios. A esto se añade la prohibición de celebrar las funciones del fin de semana, a menudo para complacer al sector extremista del país.

El estudio muestra, sin embargo, una "reducción" en los últimos dos años del 42% de violaciones y obstrucciones a la libre práctica de la adoración; y si en 2013 había 245 casos, en 2014 los ataques y abusos han disminuido a 158. Sin embargo, esta reducción de la violencia no coincide con una política de Estado y de Gobierno que tiene como objetivo defender la práctica del culto y la libertad religiosa.

"Las leyes discriminatorias y reglamentos en litigio siguen vigentes", enfatiza Yenny Wahid, presidente del instituto, "sin una particular intervención del Estado". La hija del ex jefe de Estado agregó que todavía hay cientos de chiítas y ahmadis desplazados y se les niega sus derechos básicos, ya que "no pertenecen a los movimientos oficiales islámicos". Y el nuevo presidente reformista Joko "Jokowi" Widodo no parece haber - hasta ahora - mostrado mucha atención a la protección de las minorías religiosas.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Oriente Medio "inquieto". Ciudadanía plena para restituir derechos a los cristianos y ayudar al islam
22/06/2015
Arzobispo de Mosul: la presencia de los cristianos en Irak está "en peligro, necesita la ayuda de todos"
01/07/2014
El Isis crucifica a los enemigos y proclama en "Califato" en los territorios de Siria e Irak
30/06/2014
Posibles ataques a iglesias: alerta máxima y seguridad en Indonesia
22/07/2015