17/03/2020, 10.44
RUSIA
Enviar a un amigo

En Rusia también crece el número de infectados por coronavirus

de Vladimir Rozanskij

Hasta ahora, las estadísticas oficiales hablaban de 93 casos positivos; la mayoría (83) habría contraído la infección en el exterior. El país está cortando las vías de comunicación con las naciones limítrofes. En Moscú, se han limitado las reuniones, que no pueden superar las 50 personas. Las iglesias no cierran; la comunión se distribuye utilizando cucharas descartables. El patriarca Kirill celebra sus 44 años de ordenación episcopal.

Moscú (AsiaNews) - Del 15 al 16 de marzo, en Rusia se ha triplicado el número de personas que resultaron positivo al test de coronavirus, pasando de 30 a 93. Ahora comienzan a tomarse medidas más adecuadas para afrontar lo que, hasta el momento, parecía ser un problema “ajeno”. A tal fin, la vice premier Tatjana Golikova reunió a un comité de lucha contra el coronavirus, y dio a conocer los números recientes (hasta ahora no había información oficial al respecto), declarando que de las personas infectadas, “4 se han recuperado, 79 están hospitalizadas en habitaciones esterilizadas y 57 presentan un cuadro leve, casi sin síntomas; solo 2 personas se encuentran en terapia intensiva, con problemas respiratorios”. De los 93 casos, la mayoría (83) habría contraído el virus en el exterior, mientras que 7 rusos se infectaron por contactos dentro del país. Golikova negó las versiones según las cuales se habrían ocultado las estadísticas de los días anteriores.

El primer ministro Mikhail Mishustin está ultimando los detalles de algunos decretos oficiales para las medidas de contención del virus, que abarcan desde la provisión de gasas hasta el despliegue de personal médico y voluntarios, e incluyen medidas económicas destinadas al sistema sanitario  y a las personas afectadas por la difusión de la pandemia. Rusia también está cortando las vías de comunicación con los países limítrofes (los ingresos desde China ya se habían suspendido hace un mes), que incluyen los trenes provenientes de Bielorrusia, el principal itinerario del transporte ferroviario desde Europa.  El vocero del Kremlin, Dmitrij Peskov, declaró que “la administración del presidente no considera que la situación sea extrema, al punto que amerite declarar el estado de emergencia en el país”. 

En Moscú, el alcalde Sergej Sobjanin cerró las escuelas hasta el 10 de abril, y recomendó a los ancianos evitar salir de casa. Tanto en la capital como en la provincia se suspendieron todas las actividades recreativas en las que participen más de 50 personas. Todas las personas que lleguen a Moscú provenientes de Europa o EEUU deberán someterse a dos semanas de aislamiento. En el país se está debatiendo si es necesario pasar a regímenes de clausura más estrictos, como demuestran las experiencias china e italiana. 

La iglesia Ortodoxa también comienza a poner en guardia a los fieles respecto de las “manifestaciones culturales masivas”, como anunció el metropolitano Ilarion (Alfeev), pero sin interrumpir las celebraciones litúrgicas en las iglesias”. La única excepción son aquellas incluidas en los decretos de gobierno que dictan la clausura. Además, el metropolitano agregó que “si los fieles no se sienten bien de salud, es mejor que no vayan a la iglesia”. Sin embargo, reafirmó que “la Santa Comunión, según la doctrina de la Iglesia, solo puede influir en la persona de manera positiva: es una gracia que transmite una energía de sanación para el alma y para el cuerpo”, siempre que su distribución respete las medidas higiénicas necesarias en tiempo de epidemia. En las iglesias de Perm’, en el norte de la región de los Urales, la comunión se distribuye utilizando cucharas descartables, de un solo uso.  

El patriarca de Moscú, Kirill (Gundjaev) decidió celebrar igualmente la solemne liturgia del 14 de marzo, día del 44to. aniversario de su ordenación episcopal. Lo hizo en la capilla doméstica dedicada a Todos los Santos, en su residencia del monasterio de San Daniel, ubicada en el centro de Moscú. Durante la celebración en el altar, que en las iglesias ortodoxas está separado del aula litúrgica, solo participaron 4 clérigos. Varios obispos y colaboradores del patriarcado permanecieron a varios pies de distancia del altar, excepto uno de los presentes, que le regaló una cesta de flores al patriarca. El mismo Kirill pronunció un discurso de agradecimiento por los saludos y buenos deseos recibidos, y admitió que “ había pensando en celebrar a puertas cerradas, pero luego pensé que esto no sería justo”.   

En Ucrania se registra, en tanto, la primera víctima del coronavirus: una jubilada de 71 años, probablemente contagiada al besar los íconos de una sala del Museo Radomysl’, donde recientemente había circulado un contingente de turistas provenientes de Italia. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Hierbas, inciensos, vodka, campanas: las extrañas recetas contra el coronavirus
24/03/2020 11:09
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00
Moscú, las oraciones y las culpas: los ritos cristianos, en la era del coronavirus
07/04/2020 12:18
Iglesia Ortodoxa rusa: alerta por coronavirus, que abarca la comunión y el beso a los íconos
13/03/2020 14:04
Cirilo se rinde: también la Iglesia rusa en cuarentena
30/03/2020 10:29