03/01/2015, 00.00
COREA DEL SUR
Enviar a un amigo

Corea, el último saludo al p. Sinnot: combatió a la dictadura con el Evangelio

El misionero Maryknoll llegó al país asiático en el año 1960: en los primeros años trabaja en la pastoral y en la ayuda sanitaria a los pobres de la diócesis de Incheon. En 1974 se opone con fuerza al dictador Park y lucha para salvar a 8 inocentes del patíbulo: por esto es expulsado. "vuelve "a casa" en el 2005, nombrado miembro de la Comisión "Verdad", y pasa sus últimos años pintando, escribiendo poesías y rezando.

Seúl (Asianews)- Con una conmovedora y participada misa, la comunidad Maryknoll y muchos católicos de Corea del Sur han dado el extremo saludo al p. James Sinnot, valiente misionero que pasó su vida dando testimonio del Evangelio y que por haber defendido la verdad fue expulsado por la dictadura militar del general Park. El sacerdote, de hace años afectado por una grave enfermedad, murió después de una breve internación el 23 de diciembre. Los funerales se celebraron ayer en la catedral "del arrepentimiento y de la reconciliación" de Paju, en la frontera con el Norte.

Llegó a Corea del Sur en 1960, 7 años después de la firma del armisticio entre Seúl y Pyonyang, el p. Sinnot fue destinado a la diócesis de Incheon. Aquí su trabajo pastoral fue el de ocuparse de la salud de los más pobres, y llegó a construir un hospital para ellos. Muestra a los marginados de la sociedad el amor de Cristo, tratando al mismo tiempo de abrir el corazón de ellos que tienen un mejor rol en el sistema.

Son los años terribles de la varias dictaduras militares, y al mando está Park Chung-hee. Este hizo aprobar la Constitución Yushin, de hecho fue la instauración de la ley marcial. Las violaciones a los derechos humanos de los opositores están a la orden del día, y la conciencia empuja al p. Sinnot a dejar a sus pobres para ir a Seúl a apoyar a los movimientos democráticos.

En noviembre de 1974, organiza un sit-in de 11 horas con las esposas de 8 prisioneros políticos, condenados a muerte bajo falsas acusaciones. Junto a George Ogle, un pastor metodista americano, el misionero se compromete y se pone a buscar testimonios a favor de los condenados y logra hacer llegar de los EEUU a algunos diputados para informar a la opinión pública americana y presionar a Park. Este les concede una audiencia y asegura que la condena no se realizará.

A inicios de 1975 Ogle es expulsado de Corea y el 8 de abril la Corte Suprema confirma la condena de los 8 disidentes. A la mañana siguiente los encontraron muertos. Enorme fue el shock para el misionero y para los parientes de las víctimas. Tres semanas después al p. Sinnot se le informa que su visa caducó y que no será renovada. Tiene 2 días para salir del país. Volverá sólo en el año 2005, nombrado miembro de la Comisión "Verdad", que debe investigar sobre los crímenes cometidos durante la dictadura; en el año 2007 el proceso contra los 8 se vuelve a realizar, y todos son absueltos.

Poco después la enfermedad ataca al p. Sinnot, que se retira a la Casa madre de los Maryknoll para pintar, componer poesías y rezar. Sus cuadros se convierten en uno de los dones más apreciados por los huéspedes que allí pasan.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Seúl, la Corte constitucional prohíbe a un Partido político: "Vuelve la dictadura"
19/12/2014
Seúl, protestantes levantan la barra: La Park se niega a dimitir
29/11/2013
Corea, los obispos abren "una cuenta Francisco" para los pobres
03/11/2014
Beijing ofrece una recompensa por la cabeza de los refugiados de Corea del Norte
17/08/2016 10:02
Sudán, la historia de un misionero coreano que aparece en los libros escolares
16/11/2018 12:24