25/02/2020, 13.14
UCRANIA-CHINA
Enviar a un amigo

Miedos y protestas contra los evacuados a raíz del virus. Llamamiento de la Iglesia, de Epifanij

de Vladimir Rozanskij

En la región de Poltava, la población se niega a recibir a las 73 personas evacuadas, provenientes de China. Entre ellas, hay 45 ucranianos; los demás son ciudadanos de Noruega, Israel, Bielorrusia, España, Montenegro, Kazajistán, Argentina, Costa Risa, Ecuador, República Dominicana, Panamá y de otros Estados. Cortes de calles y lanzamiento de piedras contra los autobuses donde eran trasladados. “Que el a la enfermedad no ofusque nuestra mente y nuestra humanidad”.

Moscú (AsiaNews) – “Que el miedo a la enfermedad no ofusque nuestra mente y nuestra consciencia, nuestra misma humanidad”. De esta forma, la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, guiada por el metropolitano Epifanij de Kiev, respondió a las protestas y al lanzamiento de piedras contra siete autobuses a bordo de los cuales viajaban ciudadanos ucranianos y de otras nacionalidades que fueron evacuados de China a causa del coronavirus. En los últimos días, ellos fueron trasladados al territorio, para permanecer en el sanatorio de la Guardia Nacional de Ucrania, en la región de Poltava. Aquí están transcurriendo los 14 días de cuarentena, junto al personal médico que los sigue. Al pasar por la región vecina, Novye Sandzhary, la población salió a las calles para protestar, lanzando piedras contra los autobuses y rompiendo algunas ventanas de los vehículos.

El corresponsal de la agencia Nastojashee Vremja informa que en la noche del 20 de febrero, la policía dispersó a los manifestantes de las calles y efectuó cuando menos 4 arrestos. En la ciudad se hizo presente el Primer Ministro de Ucrania, Aleksej Goncharuk, quien declaró el estado de emergencia en la región. Los manifestantes cuestionaron el hecho de que centro médico local no esté equipado para el aislamiento total de las personas, Es por ello que trataron de cortar las principales vías de acceso a la zona, provocando reiterados enfrentamientos con la policía. 

El jefe de la administración regional de Poltava, Oleg Sinegubov, también acudió al lugar para hablar con los ciudadanos y funcionarios locales, e hizo un llamado a la moderación, con un mensaje en Facebook: “Cualquiera podría hallarse en la situación de estas personas, que están regresando a casa. Son hijos, padres, familiares de alguien. Ya han sido controlados por médicos chinos y ucranianos: ninguno ha manifestado síntomas de una grave infección respiratoria”. 

La noticia del traslado desde Wuhan se difundió el 19 de febrero. En el centro de la Guardia Nacional se han acomodado 73 pacientes, de los cuales 45 son ucranianos, y los demás. ciudadanos de Noruega, Israel, Bielorussia, España, Montenegro, Kazajistán, Argentina, Costa Rica, Ecuador, República Dominicana, Panamá y de otros Estados. 

Los diputados del Consejo Provincial de Poltava han pedido al presidente Volodymyr Zelenskyj que se evite dejar a estas personas en el hospital local. Ellos también sostienen que las instalaciones no son seguras para la atención de pacientes con enfermedades infecciosas de ese tipo. Según las declaraciones, ellos afirman que “comprendemos que debe haber un centro dedicado a los enfermos de coronavirus, y a aquellos que han entrado en contacto con las personas infectadas, pero este [tipo] de centro no existe en nuestra región”.  

Previo a ello, el Ministerio del Interior había comunicado que cuatro edificios del centro de Poltava habían sido alistados para la cuarentena de los evacuados, con un doble cordón sanitario para la “defensa, custodia y desinfección”. En los alrededores del centro hubo un importante despliegue policial y de la Guardia Nacional, con patrullas a pie y móviles, además de un sistema de vídeo-vigilancia. El presidente Zelenskyj ha prometido que en las próximas dos semana, el sanatorio de Novye Sandzhary “será el objetivo más controlado del país” y que “se ha hecho todo lo posible y hasta lo imposible” para impedir la difusión del coronavirus en Ucrania. Tal como sucede en Rusia, Ucrania ha suspendido el ingreso de toda persona proveniente de China; el regreso al país solo puede hacerse con vuelos de chárter preparados a tal fin con antelación”. 

La Iglesia Ortodoxa ucraniana ha invitado a todos a “mostrar compasión” por sus conciudadanos evacuados desde China, y con esta intención, publicó un llamamiento en Facebook. La Iglesia del metropolitano Epifanyj (Dumenko) “observa con disgusto que se difunden actitudes agresivas relacionadas con el regreso a la patria de algunos hermanos nuestros, ucranianos… El temor y el aislamiento impulsan a una incapacidad de acogida recíproca. La Iglesia no puede responder por la parte médica de la cuestión, que sigue siendo competencia de los especialistas y es regulada por el Estado. Sin embargo, debemos destacar el significado moral que este desafío tiene para nuestra vida en común, y al cual debemos dar una respuesta adecuada”. El texto concluye recordando que “El llamamiento a la compasión y a la caridad hacia el prójimo es el fundamento de la ley divina: que el miedo a la enfermedad no ofusque nuestra mente y nuestra conciencia, nuestra misma humanidad”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
He visto la muerte y la vida en Wuhan (I)
31/03/2020 20:26
Monseñor Zhao: combatir el virus ‘elevando los corazones’ con la resurrección de Jesús
27/02/2020 13:38
Católicos chinos sin misa desde hace dos semanas: las casas son lugares de oración (Videos)
03/02/2020 18:41
Moscú y Kiev celebran el Bautismo de la Rus’, pero por separado
31/07/2018 11:06
Coronavirus: muerto un quinto médico en Wuhan
03/06/2020 18:15