01/10/2013, 00.00
CHINA
Enviar a un amigo

XI Jinping insta a las religiones para ayudar en la lucha contra la corrupción

de Bernardo Cervellera
El desarrollo económico desenfrenado, el materialismo han afectado los criterios morales de la sociedad china, especialmente en el partido comunista. El Presidente y Secretario General piensa en dar más libertad para el budismo, el taoísmo y el confucianismo para restaurar la moral de la cansada sociedad china. Pero el profesor Liu Peng cree que es bueno lanzar una ley de pleno derecho de la libertad de todas las religiones, si incluye el Cristianismo y el Islam.

Roma (AsiaNews) - En uno de mis primeros viajes a China, hace más de 20 años, una anciana que estaba limpiando una iglesia de Guangdong, reclamó una mayor libertad religiosa. ¿"porque el gobierno ya no da libertad a nuestra fe? Básicamente lo que la fe cristiana enseña: honra a tu padre y madre, no mates, no hurtes... ¿estas no son cosas buenas para la sociedad? ".

La pobre sufría porque varios obispos no oficiales habían sido detenidos, también porque la corrupción de miembros del partido y de la Asociación Patriótica eran cada vez más evidente y destacaba el mandamiento "no robarás" frente a un miembro del gobierno, famoso por recibir sobornos.

Varias décadas después de aquel episodio, la corrupción en el partido y el gobierno se ha convertido en una enfermedad real. Según el Tribunal Supremo, que cada año informa sobre su labor, de 2008 a 2012, ¡al menos 143 mil funcionarios del gobierno fueron declarados culpables de corrupción, con un promedio de 78 por día!

La corrupción es un cáncer tal que el Presidente y Secretario del partido llama a la conversión a la honestidad, advirtiendo que si no cambia, es probable que derribe el partido. El mismo Xi Jinping en noviembre pasado, convirtiéndose en el Secretario General, gritó que "la peor corrupción sólo llevará al final del partido y del Estado. Debemos estar atentos! ".

Ahora Xi ha emprendido otra campaña de "cero tolerancia" contra miembros del partido que sobresalen "de las masas" y se deslizan en la ilegalidad (junto con la lujuria y el consumismo) haciendo incluso sesiones de autocrítica como en los tiempos de Mao.

El proceso de Bo Xilai, ex Secretario del partido en Chongqing o aquellos en preparación contra Zhou Yongkang, ex Ministro de seguridad y Jiang Jiemin, ex Presidente de la Corporación Nacional de petróleo de China, parecen ponerlo de relieve: nadie, ni grande ni pequeño; ninguno de los "los tigres", ni "los mosquitos".

Últimamente, según Reuters, para curar a China de la corrupción, Xi Jinping parece querer pedir ayuda a las religiones. Convencido de que la inmoralidad se ha extendido debido a un desarrollo demasiado apresurado y material sin referencias espirituales, confía en que se tiene que ser "más tolerante" hacia las religiones tradicionales. De esta manera espera que "las tradiciones culturales de China - el confucianismo, el budismo, el taoísmo - ayuden a llenar el vacío que permitieron que la corrupción emergiera".

Por ahora su voz y puntos de vista no incluye lo que significa "mayor tolerancia".  Todas las religiones oficiales (budismo, taoísmo, islam, católica, protestante) están sujetos a controles del gobierno sobre lugares de encuentro, personal designado, sobre las actividades de los fieles. Una creciente tolerancia tal vez podría aligerar el control, o permitir más libertad a cambio de una lucha contra la corrupción (espiritual).

La consideración de Xi Jinping tiene dos objeciones. La primera es que ya hace mucho tiempo el partido ha apoyado significativamente las actividades del confucionismo y el budismo, pero no se ha visto alguna mejora en cuanto a la corrupción.

Beijing ha asignado en 2002 cerca de 10 billones de dólares para financiar la reactivación de la sabiduría china antigua. Pero no parece haber habido buenos efectos, aparte de extender más en el mundo la lengua y la cultura de China. Lo mismo puede decirse con el gran apoyo brindado al budismo (excepto los tibetanos).

Además, hay la sospecha que estas religiones "tradicionales" crean especialmente en los fieles una total obediencia a la autoridad y al partido, o que  proyecta a sus seguidores hacia la felicidad más allá de la historia.  El activista Hu Jia, él mismo un budista, dijo al respecto: "Los budistas aceptan su destino y su situación culpando a sus malas acciones logradas en vida anterior". De esta manera no hay que acusar al partido a las injusticias, detenciones, la contaminación, las incautaciones de viviendas o propiedades comerciales, el desequilibrio entre ricos y pobres.

También según el gobierno, el budismo es preferible que el cristianismo y el islam porque "cura mejor las divisiones sociales".

La segunda objeción es que dando prioridad a las "religiones tradicionales" crea discriminación entre los fieles: no se entiende por qué si el budismo penetró en China desde la India sólo unos siglos antes de que el cristianismo y el islam, debe ser considerado como más "tradicional" que la segunda.

En cualquier caso, se aprecia el vínculo que establece el jefe del partido entre la moral y la religión, incluyendo el vacío espiritual y la corrupción, la falta de fe y la desintegración social.

El año pasado, Asianews publicó una serie de artículos del profesor Liu Peng, de la Academia de Ciencias en Beijing sobre la crisis del marxismo en China y la necesidad de restaurar en China un ideal a través de las creencias religiosas (ver: 25/07/2012 el talón de Aquiles del poder chino: religión; 31/07/2012 Liu Peng: los chinos han "perdido la fe" en el ideal propuesto por partido; 06/09/2012 después de las religiones "fallidas" de Mao y Deng China busca a Dios; 19/09/2012 para salvarse, el partido comunista chino debe garantizar la libertad religiosa).

La idea de Liu Peng es que el Estado no controla las religiones, pero deja que penetre en la sociedad China para restaurar la coherencia, la moralidad, la cohesión dentro y fuera de la historia.

Para que esto suceda es necesario que China se dotara de una ley sobre las religiones. Desde los tiempos de Mao ahora las religiones en China están sujetas a las regulaciones que son traducidas, aplicadas, cambiadas, manipuladas según el uso y abuso de los capos. No hay una ley que proteja las religiones (o las prohíba). El Prof. Liu Peng, quien es Presidente del Instituto de Pushi para las ciencias sociales en Beijing, en un seminario que se celebró en junio pasado reiteró su argumento de que China necesita adoptar una ley sobre las religiones (no una). Según el académico, esto resolvería los problemas que el Estado tiene con las religiones a través del derecho y permitiría al Estado a tomar ventaja de la influencia benigna de la religión en la sociedad.

Esto traería beneficios no sólo para el nivel de corrupción, sino también de la armonía social y limitantes idealistas. Tal vez para Xi Jinping es tiempo para escuchar la advertencia de la anciana de Guangdong.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Bangladesh: tres arrestados por el homicidio de bloggers opositores al Islam
19/08/2015