19/04/2018, 19.47
FILIPINAS
Enviar a un amigo

‘Acto vergonzoso y antidemocrático’ el arresto de una anciana religiosa misionera

La religiosa australiana que está en el país desde hace 27 años, tiene 71 años y es una conocida activista por los derechos humanos. Desarrolló su obra entre los agricultores y las poblaciones indígenas. Las autoridades acusan a la religiosa por “haber participado en manifestaciones anti-gobierno”. La Iglesia católica y los activistas expresan temores de una campaña gubernamental contra el disenso.  

Manila (AsiaNews)- “Es un acto vergonzoso, un gesto muy antidemocrático por parte del gobierno. Se tendrían que avergonzar, porque hablar en favor de los pobres no puede ser un crimen”. Quien lo afirma es el p. Edwin A. Gariguez, que está a cargo del Secretariado nacional para la acción social (NASSA) y Caritas Filipinas, brazo humanitario de la Conferencia episcopal (CBCP). Entrevistado por AsiaNews, el sacerdote comenta así el temporáneo arresto de una anciana misionera australiana, conocida activista por los derechos humanos.

Durante un discurso a las Fueras Armadas, el presidente Rodrigo Duterte reivindicó ayer la “plena responsabilidad” por la detención de sor Patricia Anne Fox (foto), de 71 años y superiora de las Religiosas de Nuestra Señora de Sion en Filipinas. Duterte declaró haber ordenado una investigación sobre la misionera por “conducta desordenada”, justificando la disposición como una movida legal contra los extranjeros “indeseables”, que “no tienen derecho de criticar al gobierno de la nación”.

Sor Patricia, está en el país desde hace 27 años donde desarrolló su obra entre los agricultores y las poblaciones indígenas. Recientemente, la religiosa tomó parte en una misión internacional de investigación y solidaridad que investigaba sobre presuntas violaciones de los derechos contra los campesinos y los tribales Lumad, en la isla meridional de Mindanao. Las autoridades acusan a la religiosa de “haber participado en manifestaciones anti-gobierno” en las ciudades de Davao y Tagum.

Hace tres días, 6 funcionarios de la Oficina de Inmigraciones (BI) han detenido a sor Patricia en la casa de la misión en Quezon City y la han llevado a la división de inteligencia en Manila, donde dispusieron su detención, que duró 22 horas. Las autoridades la han liberado después de haber establecido que la religiosa poseía una visa válida como misionera, que la hace o convierte en una “extranjera con regular documentación”.

La oficina de inmigración afirma que la religiosa no está sujeta a procedimientos penales en cuanto no fue arrestada en flagrante delito. Sin embargo, está en curso una investigación para establecer si existen elementos para su expulsión del país. Según la ley de inmigración, a los extranjeros les está prohibido adherir a acciones de masa o de actividades políticas, dado que el acto equivale a violar las condiciones de su permanencia.

Después de su liberación, sor Patricia admitió a los cronistas que participó en manifestaciones de solidaridad con grupos de campesinos pero “no a manifestaciones anti-gobierno”. “Los llamaría (encuentros) religiosos, porque estamos llamados a estar junto a los pobres-declaró- No he adherido a manifestaciones políticas de parte, porque sí soy activa en las cuestiones relacionadas con los derechos humanos”.

La Iglesia católica y los activistas por los derechos humanos expresan temor que detrás del arresto de sor Patricia se oculte una campaña del gobierno contra el disenso. Durante una visita a la religiosa en las horas de la detención, Mons. Broderick Pabillo, obispo auxiliar de Manila, declaró: “No hay todavía una ley marcial, pero ya están dando la caza a las personas que se oponen”.

A las palabras del prelado le hicieron eco las del p. Edwin A. Gariguez, quien afirma: “Estoy convencido que lo que aconteció no influenciará la obra misionera de la Iglesia en Filipinas. En virtud de su ministerio profético, la Iglesia está llamada a ser valiente, desvergonzada en el expresarse en nombre de la Verdad, de los derechos de los últimos y de los oprimidos. Por esto, no podemos dejarnos intimidar por el gobierno. Llevaremos adelante nuestra misión y el gobierno no podrá hacer nada para detenernos”.

“El arresto de sor Patricia-continúa el sacerdote-va contra los valores culturales del pueblo filipino. Somos gente muy caritativa en relación con el prójimo y ver a una religiosa de 71 años en prisión ha lastimado la sensibilidad de los ciudadanos. La detención de sor Patricia es inaceptable también para los seguidores de Duterte, porque la piedad y el respeto hacia las personas ancianas son parte integrante de nuestra tradición. En las redes sociales se vieron reacciones muy duras, he leído muchos comentarios de personas indignadas”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Obispos contra la expulsión de sor Patricia Fox. ‘¡Que continúe sirviendo al pueblo!’
28/04/2018 10:51
La expulsión de sor Fox es una advertencia para los extranjeros: “A Duterte no se le critica”
06/11/2018 15:20
Manila, terminó la batalla de sor Fox: fue expulsada, ya está en Australia
05/11/2018 12:34
Manila, sor Fox se resiste a ser expulsada y pide sostener a los misioneros
20/09/2018 13:58
Manila, rechazado el recurso contra la expulsión de sor Patricia Fox
24/05/2018 12:11