Obispo de Kandy: Sin José Vaz, muchos asiáticos no serían cristianos
de Melani Manel Perera

El día de la fiesta del primer santo de Sri Lanka, Mons. Vianney Fernando recordó su "incomparable santidad" y "ardiente celo misionero". Una invitación a la Iglesia del país a no ser "una Iglesia estática, que sólo se preocupa por la administración, sino una verdadera Iglesia misionera".

 


Tewatta (AsiaNews) - Sin la "incomparable santidad" y el "ardiente celo misionero" de san José Vaz, "muchos asiáticos no serían cristianos", afirmó Mons. Vianney Fernando, obispo de Kandy, en la misa celebrada hoy en memoria de la fiesta del misionero y mártir de Sri Lanka. San José Vaz fue beatificado en 1995 por Juan Pablo II y canonizado por el Papa Francisco en 2015.

La misa se celebró en cingalés, tamil e inglés en la capilla del Cristo Resucitado de Tewatta, en la sede de Verbum TV, y se transmitió por televisión.

José Vaz es el primer santo canonizado de Sri Lanka. Nacido en la India en 1651 en una familia portuguesa, llegó a la isla de Ceilán en 1687 para evangelizar y apoyar a los católicos durante la persecución de los calvinistas holandeses. Murió en 1711. Juan Pablo II lo calificó como el mayor misionero de Asia. El Papa Francisco se refirió a él como "un sacerdote ejemplar", un modelo de "discípulo-misionero" para toda la Iglesia.

Mons. Vianney recordó "lo que hizo José Vaz hace 300 años, en circunstancias excepcionales, en medio de una terrible persecución": él "salvó la fe católica en Sri Lanka ... Vino a la isla poniendo en riesgo su vida, cuando no había un solo sacerdote en el país”. Fue “el único sacerdote que atendió a los católicos durante casi 10 años. Y durante 24 años [trabajó] con solo un pequeño grupo de sacerdotes hasta el final de su vida”.

Él "fundó el primer instituto religioso asiático", en una época en la que no había vocaciones nativas, y fundó el Oratorio de San Felipe Neri en Goa, que permitió a los católicos de Sri Lanka contar con misioneros de la India durante 150 años, “hasta 1806, cuando llegaron los británicos y garantizaron la libertad religiosa en este país”.

Monseñor Vianney destacó también "el gran respeto" que san José Vaz sentía por los no cristianos; el compromiso cultural que asumió, produciendo "un gran número de volúmenes de literatura cristiana y música sacra para servir a nuestro pueblo"; y el impulso que dio a la misión de los laicos.

Gracias a José Vaz, la Iglesia de Sri Lanka tiene hoy "una conferencia de obispos, un gran número de sacerdotes, y buenos líderes laicos". El obispo pidió a los fieles que siguieran su ejemplo..

"Debemos encontrar inspiración en su intensa vida misionera, para que nuestra Iglesia en Sri Lanka no sea una iglesia estática, que solo se preocupa por la administración, sino una verdadera Iglesia misionera, fiel al mandato original del Salvador resucitado, Jesucristo".

En la misa se rezó por todas las personas que contribuyeron a la evangelización de Sri Lanka. También se ofreció una oración especial por las víctimas del ataque terrorista de Pascua de 2019 y por los muertos a causa de la pandemia de coronavirus.

 

SL-Feast_mass_of_St._Josephiii.jpg SL-Feast_mass_of_St._Josephiii.jpg SL-Feast_mass_of_St._Josephiii.jpg SL-Feast_mass_of_St._Josephiii.jpg